Ver, oír y... Contarlo     
 
 Ya.    14/12/1972.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 30. 

XII-1972

INFORMACION NACIONAL

Pag, 17 — YA

Ver, oir y... contarlo

Precios máximos y precios reales

O. de N. dice en "Pueblo": "Apenas publicada la nota del gobernador civil de

Madrid, don Jesús López Canelo, sobre loa precios máximos de los alimentos en

los comercios madrileños, se produjo un curioso efecto de subida en algunos

mercados madrileños. Los precios que estaban más bajos han subido. En algunos

casos se han superado las cotas establecidas—bien ampliamente, por cierto—por el

propio gobernador civil. Desconocemos cuáles han sido las sanciones que han

caído sobre los comerciantes afectados. Pero los precios han rebasado los to-.

pes máximos establecidos en varias ocasiones, cosa que está probada

documentalmente.

El Ayuntamiento de Madrid realiza un Informe diario de laa cotizaciones en cinco

mercados municipales de distrito: Torrijos, Olavide, Vallehermoso, Tirso de

Molina y Ballesta. En este Informe se dan los precios máximos y mínimos a que se

han " cotizado los alimentos. Como la lista del Gobierno Civil habla de precios

máximos, sólo hay que comparar la lista municipal de los precios existentes con

los precios fijados como máximos, Y se han producido ya-los siguientes

desajustes: De los obreros y de los profesionales puede venir el cambio de

sociedad

Don Amando de Miguel, sociólogo, es entrevistado en la revista "Hechos y Dichos"

por Francisco García de Paso.

A nivel de sectores entonces, ó de dónde puede venir un cambio social? ¿La clase

obrera, los colegios profesionales...? .—Esos serían dos sectores clave, los

obreros y loa profesionales. Son, a mi modo de ver, los que van a prefigurar un

poco el futuro, porque están sujetos & una mayor capacidad de cambio.

¿Son los que más fuerza tienen en el país?

Sí. -Yo diría que las profesiones en el sentido más amplio (las profesiones más

bien" medias y superiores,

de tipo técnico en el sentido más amplio; no Jas profesiones tradicionales, como

médicos o abogados...) y también los grupos de obreros más ilustrados son loe

que tie"nen más posibilidades como fuerzas de cambio y de presentación de

alternativas, de vitalidad, de asimilación de nuevas formas de vida, en último

término como fuerzas de cambio social, político y religioso y, en fin, de todos

los .estilos.

Pero, yendo a la base, ¿qué aspiraciones, quó exigencias latentes tiene el

pueblo español en este momento?

Yo creo qu» la categoría ´´pueblo" no existe. Eso del "hombre medio", el

"español medio", el "pueblo"... es una figura literaria.

Entonces, ¿España, de cara al cambio, es solamente los grupos profesionales?

No, yo no digo eso en absoluto. Quiero decir que, mirando a un cambio hacia el

futuro, en loe grupos profesionales e incluso en la Iglesia, que en cierta

manera se podría asimilar a los grupos profesionales, hay una sensación da

querer dominar ese futuro, de adelantarse´ a él, de preverlo..., qu« llama la.

atención por lo "fino", lo sutil que es. En cambio, en otros grupos de clase

media, en los propios estudiantes, en la Universidad o en la Administración, la

esclerosis es tan grande que contrasta, que resulta todo lo contrario. Estos

grupos no tienen ese sentido del futuro, no prefiguran un cambio hacia adelante.

Pero ni mucho menos quiere decir que eso sea lo único, .ni lo que cuenta, ni lo

más´bueno... ¡ no hay ninguna palabra de ésas. Es una comprobación empírica de

un hecho lo que quiero decir.

El Gobierno quiere potenciar la fabricación de coches De "Informaciones": "El

Ministerio de Industria parece últimamente centrado en la potenciación del

sector del automóvil en España. La modificación de las normas sectoriales que

dieron entrada a la Ford ha sido la más resonante ´de las actuaciones del citado

Departamento. Sin embargo, esta medida no resuelve el problema estructural de la

industria. La cuestión clave es que en España hay demasiadas fábricas y, ;en

cambio, las series de fabricación son cortas, por lo que el automóvil resulta

caro y tiene que ser muy protegido de la competencia exterior. Esto puede ser

especialmente grave si España se integra algún día en el Mercado Común y tiene

que alinear su arancel con el de estos países. Para colmo, como acaba de poner

de manifiesto el director general de Industrias Siderometalúrgicas, señor Pérez

de Bricio, ninguno de los automóviles que se fabrican en nuestro país son

auténticamente españoles. Es lógico que si nos incorporamos a la C. E. E., las

firmas extranjeras cierren las fábricas que tienen establecidas en España.

Esta situación, calificada por el señor Pérez de Brieio de "caótica", ha

obligado al Gobierno a tomar una serie de medidas para potenciar el sector. Para

ello—según informa Europa Press—, el Ministerio de Industria piensa concederle

diversas ventajas de tipo crediticio y fiscal e incluso proyecta calificarlo

como "sector prioritario". En este caso, los fabricantes gozarían, para mejorar

la ampliación de sus instalaciones, del acceso al crédito oficial y al de

exportación, y se beneficiarían de diversas desgravaciones y exenciones

fiscales, mayores facilidades para acceso al mercado de capitales, etc. El

objetivo es que cada - fábrica produzca por lo menos 100.000 vehículos al año,

meta de la que están alejados Authi, Citroen y Chrysler."

Algunos ceros"—, sino con afirmaciones que no pueden ser olvidadas hoy.

Cuatro, exactamente: — 1) Con esta ayuda simplemente, "el Estado presta a la

Iglesia el auxilio de los medios precisos para que, en el orden moral, se cumpla

y realice su misión sobre la tierra".

2) Ante esta ayuda "no cabe hablar de largueza", puesto que simplemente "se

trata de satisfacer el deber primordial del hombre y de la sociedad de dar a

Dios la gloria que le es debida".

3/ Esta ayuda no se hace en rigor a la Iglesia sin más (y mucho menos a la

jerarquía o el clero), puesto que "el beneficio de esa acción religiosa,

moralizante y educadora, .que realice la Iglesia, así asistida, refluirá

directamente en bien de la propia Patria española".

4) Pensar en pasar factura por esa ayuda o exigir a cambio tales o cuales formas

de apoyi político seria entrar e» "los viejos conceptos liberales de regateo

entre potestades extrañas, con conceptos de tregua o

de transacción entre enemigos».

Estos son, nos parece, los principios básicos^en los que cabria y cabe de hecho

una evolución hacia adelante, pero no hacia atrás—sobre los que puede entenderse

algo en este asunto, sin ver traiciones o ingratitudes en lo que es simple

fidelidad al Concilio Vaticano II. La Iglesia tiene obligación de recordar, pero

no debe detener s e en los recuerdos. Existió Pío XI, y cuanto dijo fue y sigue

siendo verdad.

Existieron Pío XII, y Juan XXIII, y Pablo VI, y existió el Vaticano II, y es

toda esa gran fidelidad la que

la Iglesia, tiene que mantener, sin detenerse atada por los libros de

contabilidad.

Si la Iglesia española ofreciese hoy a España un catolicismo convertido en

estatua de sal, infiel a cuanto las corrientes del mundo y de la Iglesia

universal le piden, traicionaría a la Iglesia y traicionaría a España.

Porque en verdad el problema no está en olvidar o agradecer un pasado, sino

sencillamente en construir con amistosa sinceridad—un presente V un futuro."

1961-70: el mayor aumento de población en Cataluña de "Tele-Exprés": "La

población catalana ha aumentado en un 30.5 por 100 en la década de los años

sesenta. De 8.935.779 habitantes ha pasado a 5.122597. Estos datos, que facilita

la Memoria Económica de las Cámaras de Comercio. Industria y Navegación .de

1971, contrastan inmediatamente con el diferente aumento de la población

española en conjunto en el mismo periodo: 11,3 por 100.

Para explicar esta acusada desproporción existe básicamente una

causa: la Inmigración desbordada Que han experimentado unas cuantas comarcas

catalanas, en especial la barcelonesa y. las que la rodean, por una parte, y la

tarraconense, por otra. Como ejemplos, vale la pena citar el Baix

Llobregat, que ha crecido en un 126,10 por 100; el Maresme (52 por 100), el

Valles oriental (67 par 100), el Valles occidental (75 por 100), el tarraconense

(62 por 100), el Baix Camp (85 por 100), el Anoia (35 por. 100)... Como

consecuencias de ese alud inmigratwio se´ha producido un creciente

anarcourbanismo y un déficit acusado de servicios públicos—escuelas, sanidad,

zonas verdes y deportivas...—, que han aumentado de un modo casi irritante la

incomodidad de pueblos que de la noche a la mañana se han convertido en

ciudades-dormitorio. La densidad de la población catalana ha pasado de 122

habitantes por kilómetro cuadrado en 1960 a 160 en 1970. Sólo Canarias tiene una

densidad similar, que es casi tres veces más elevada que la densidad media

española, que en el mismo período mencionado ha pasado de 60 a 67 habitantes por

kilómetro cuadrado. La diferencia entre acumulación humana en la periferia y

acumulación humana en .el interior—excepción hecha de Madrid—se ha acentuado,

con el fenómeno Inmigratorio de Cataluña, de un modo ostensible. Las comarcas

cuya población ha crecido más que el promedio general—la barcelonesa y lag

contiguas, como ya ha quedado dicho—suponen hoy el 28,7 por 100 de toda la

población catalana. Es evidente, pues, que el proceso hacia una sociedad más

urbana e industrial se ha acelerado con la presencia da estos nuevos

habitantes."

Un discurso

 

< Volver