Autor: Alcaide Inchausti, Ángel. 
 Apunte económico. 
 La difícil recuperación económica     
 
 ABC.    03/02/1976.  Página: 49. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

APUNTE ECONÓMICO

LA DIFÍCIL RECUPERACIÓN ECONÓMICA

Los primeros indicadores económicos correspondientes al mes de diciembre pasado

apuntan hacia una incipiente, pero ostensible recuperación de la actividad

económica. La demanda de electricidad creció algo más del 10 por 100 sobre

diciembre de 1974, tasa la más alta registrada en todo el año. Las opiniones

empresariales en noviembre se mostraron menos pesimistas. Incluso la demanda

exterior se vio reforzada con el crecimiento de la exportación de mercancías en

un 9 por 100, después de cuatro meses consecutivos con tasas negativas.

Por Julio ALCAIDE INCHAUSTI

Esperar que el nueva año se iniciara con unas expectativas más optimistas era la

consecuencia obligada del último comportamiento de los indicadores económicos.

Si la tendencia manifestada se mantenía era razonable prever un crecimiento del

producto real en el nuevo año que, sin alcanzar las ya lejanas tasas del 7 ´o el

9 por 100, sí podía aspirar a una modesta tasa del 3 por 100, lo que en

definitiva supondría na alivio al deterioro del nivel de empleo que el país

padece. Si a ello se unía un cierto freno a la tendencia inflacionista y nina

posición algo menos desfavorable de nuestra balanza de pagos con el exterior,

habría razones sólidas para, contemplar con cierto sosiego la salida de la

crisis económica más acusada, más

penosa y más larga sufrida por la economía española después del ya lejano Plan

de Estabilización Económica de 1959.

Pero en el momento en que mayor era la esperanza, la insolidaridad hispana

explotó en un rebrote de los que con tanta frecuencia fue testigo nuestra

Historia. El perjuicio social y económico que se va a derivar de la profusión de

huelgas y cierres de fábricas en el mes de enero será difícil de cuantificar. La

factura de las huelgas de enero, como se ha dicho, la pagaremos, todos los

españoles.

Otro factor de incertidumbre viene dado por la exigencia masiva de aumento de

los ingresos nominales que se está generalizando a lo largo y a lo ancho de toda

la sociedad española. En estas condiciones luchar contra la inflación va a ser

imposible.

Que la herencia socio-económica recibida de la anterior etapa comporta

desigualdades e injusticias irritantes es poco discutible; pero nos parece que

al nuevo Gobierno,, que valerosamente trata de remontar aquella situación, se_

le debería prestar, por la sociedad española, la asistencia y el apoyo necesario

para hacer efectivas las aspiraciones del Rey, expuestas claramente en su

mensaje de la Corona.—J. A. I.

 

< Volver