Reflexiones de un neocapitalista sobre el desarrollo español. 
 Don Eduardo Merigo: "Si el país no se apunta a la expansión habrá un millón de parados en 1979"     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 11. 

REFLEXIONES DE UN NEOCAPITALISTA SOBRE EL DESARROLLO ESPAÑOL

Don Eduardo Merigo: Si el país no se apunta a la expansión habrá un millón de

parados en 1979»

MADRID, 2 (INFORMACIONES.)—El proyecto del Cuarto Plan de Desarrollo es

desolador. El sistema económico español, tal conso está concebido, no puede

sobrevivir. El problema fiscal es simplemente un problema de supervivencia. De

seguir con los esquemas actúales de la política económica —sin una reactivación

clara—, la frase del Rey «ni un español sin trabajo» se traducirá en la

existencia de un millón de parados en 1979, hecho politicamente inadmisible.

En estas frases se resumen las lineas principales de la conferencia de don

Eduardo Merigo ,-larga temporada de trabajos en la O. C, D. E., perteneciente al

«staff» de Hacienda con Barrera— sobre «Ideas para una nueva etapa del

desarrollo económico español».

La disertación del señor Merigo —que se autocalificó como neocapltalista— se

celebró en el salón de actos del Ateneo de Madrid, decorado con retratos de

personajes ilustres de nuestra historia —Azcárate, Núñez de Arce, Cánovas,

Olózaga, Moret, etcétera— y presidido por un busto de bronce del general Franco.

Don Eduardo Merigo definió al neocapitalismo como el peor de los sistemas

concebibles y el mejor de los sistemas existentes. Es lo único —dijo— que ha

permitido en ¡a realidad libertades Individuales. Se mostró partidario de un

cierto neocapitalismo, donde las diferencias de renta —según su propia

expresión— no sean tan flagrantes como en. nuestro país.

La tesis del señor Merigo es que hay que lanzarse por la via del crecimiento con

tasas altas, sin paños calientes. No crecer, afirmó, significa no invertir, no

transformarse, no cambiar de estructuras. Al final de su conferencia manifestó a

INFORMACIONES que no comprendía cómo ciertos economistas de izquierdas aceptaban

la tesis de un bajo crecimiento del producto nacional bruto.

Sostuvo que la socorrida apelación a la balanza de pagos —a lo que se llama

critica situación de la balanza de pagos— para propugnar tasas modestas de

crecimiento económico no era más que una disculpa. Todavía, afirmó, tenemos unos

niveles de reserva altísimos y nuestro endeudamiento exterior es muy bajo.

¿Qué pensarían ustédes —se preguntó— de un padre de familia con dificultades

financieras que decide disminuir gastos y no compra la bicicleta que su hijo

mayor necesita imprescindiblemente para trabajar?

Contraer la inversión no soluciona nada. Si no compramos la bicicleta, nunca

saldremos de las dificultades de la.balanza de pagos a largo plazo, aunque a

corto´ estaremos en mejor situación contable.

El señor Merigo se mostró drástico y convencido: «La política económica debe

hacer todo —reformas estructurales, incitación al ahorro, etcétera.—, menos la

infrautilización de ios recursos productivos.»

La .conferencia del señor Merigo forma parte del Ciclo de Economía que,

organizado por el Ateneo de Madrid, va a desarrollarse del 1 al 12 del actual,

con intervención, además del conferenciante de ayer, de don Rafael Martínez

Cortinas, don José Ramón Lasuen. don Jesús Prados Arrarté, don Manuel Punes

Robert, don Pablo Canto y don Ramón Tamames.

 

< Volver