Anticorrupción y RTVE     
 
 Arriba.    08/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ANTICORRUPCION Y RTVE

Se¤or Director:

El Comit‚ Anticorrupci¢n RTVE se viene resistiendo a polemizar personalizando con quienes

intentan desmentirlo. Una tentaci¢n que le ser¡a f cil satisfacer, dada la inconsistencia

dial‚ctica de sus oponentes. Pero entiende que no es esa su misi¢n y no desea adem s

minimizar la gravedad del asunto que lleva entre manos, rebaj ndolo a nivel de pugna sen-

sactonalista con ribetes de ®ajuste de cuentas¯.

Sin embargo, s¡ quisiera puntualizar algunos extremos:

El Comit‚ Anticorrupci¢n no es ®unos cuantos compa¤eros¯, sino un colectivo de trabajadores,

emanado de la Asamblea General de Trabajadores, quien recibi¢ este encargo: investigar los

posibles casos de corrupci¢n ideol¢gica o econ¢mica¯, asi como las situaciones de "despilfarro

o mala utilizaci¢n de los fondos de RTVE¯ para evitarlas ®mediante una adecuada

racionalizaci¢n del plan de producci¢n y del esquema organizativo de la empresa.

Estos conceptos, poco o nada difundidos en los res£menes period¡sticos, necesariamente

sint‚ticos, figuran sin embargo en nuestra ®Hoja Informativa n£mero dos¯, como pre mbulo a

la presentaci¢n de situaciones concretas. Por tanto, las situaciones que el Comit‚ se ha visto

obligado a sacar a la luz y las personas implicadas en ellas son susceptibles de ser clasificadas

(cosa que el Comit‚ no ha hecho) bien como de corrupci¢n, bien como de despilfarro o

inadecuada racionalizaci¢n del trabajo.

Que el Comit‚, cuando utiliza el t‚rmino corrupci¢n lo hace en todas sus variantes acad‚micas:

"alterar, da¤ar, pudrir, pervertir o sobornar", como alguien ha escrito, pero tambi‚n ®vicio o

abuso introducido en las cosas no materiales¯ (acepci¢n cuarta en el Diccionario de la Real

Academia) y "oler mal" (acepci¢n s‚ptima del verbo corromper).

Que el Comit‚ no entra en valorar los talentos de las personas ni la cantidad o calidad de su

trabajo, ni la brillantez de los resultados, ni si tienen o no autorizaci¢n de sus superiores para

hacer lo que hacen o percibir los emolumentos que perciben.

Que mucho menos se propone dirigir ataques personales contra nadie. Dentro de la modestia

de sus posibilidades y de la precariedad de los medios de que dispone, lo que el Comit‚ intenta

es, sencillamente, dar ta alarma acerca de unas estructuras, profundamente maleadas, cuya

caren¢la de controles democr ticos dan lugar, de hecho, a abusos objetivos quiz 

perfectamente legales. Lo que no significa que sean l¡citos. Sin decir, seg£n ‚tica y raz¢n. Sin

embargo, las estructuras no son et‚reas. Est n compuestas por personas que,

necesariamente, han de salir a la luz cuando se pone en cuesti¢n la trama en la que est n

integradas, a menos de convertir en pura abstracci¢n las m s palpables realidades.

Que la correcci¢n de las posibles Irregularidades de RTVE no va a salir ni de las declaraciones

del Comit‚ Anticorrupci¢n (que no tiene ni desea para s¡ funciones judiciales ni ejecutivas) ni

tampoco de las l¢gicas exculpaciones de los aludidos, sino de la acci¢n decidida de quienes

tienen la responsabilidad de administrar los medios audiovisuales del Estado: el Consejo

Rector de RTVE, cuya urgente convocatoria es absolutamente precisa, y el director general del

Medio a quien el Comit‚ Anticorrupci¢n se permite hacer un nuevo llamamiento para que

abandone su mutismo y adopte las medidas que sean menester.

El Comit‚ Antlcorrupci¢n de RTVE

 

< Volver