Autor: Muñoz Gras, Antonio. 
   Redundancia en el BOE     
 
 El Alcázar.    02/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

CRÓNICA DE LA CIUDAD REDUNDANCIA EN EL BOE

A mí me parece que en esto de la «militarización» de la policía municipal madrileña se ha incurrido en

redundancia, ya que, por estructura y reglamento, creo que los Cuerpos de Policía Municipal están

sujetos a la jurisdicción militar. El caso es que, con redundancia o no, el tráfico acusó ayer en nuestras

calles una serie de complicaciones, achacables, según fuentes municipales, a que era viernes, y si nos

atenemos a portavoces de los agentes descontentos, a que la huelga anunciada se llevó a efecto, en un

sesenta por ciento, de siete a nueve de la mañana. También se nos indica que los embotellamientos

menudearon a lo largo del día, posiblemente a causa de actitudes un tanto pasivas.

Sin entrar en el capítulo de las reivindicaciones salariales de estos servidores públicos, hay otro aspecto

que sí deseamos considerar en esta breve anotación: el que se refiere al descontento de los policías

municipales por la manera en que se desarrolla el funcionamiento de la grúa. Alegan deterioro de su

imagen al tener que intervenir en conflictos que, en bastantes ocasiones, consideran evitables, y solicitan

que la grúa únicamente intervenga cuando los propios agentes consideren necesaria la intervención. Esto

es, en los casos claros de vehículos mal estacionados que provoquen entorpecimiento grave de la

circulación. Que, en realidad, es para lo que se creó la grúa.

En este punto —sin entrar en los otros, como he dicho— debemos dar la razón a los agentes descontentos:

la grúa se está empleando con fiebre sospechosa últimamente. Y el hecho de que la mayor parte de los

servicios sean prestados por una empresa particular concesionaria conduce a interpretaciones, no por

fáciles, menos ciertas. Aunque, según la citada empresa, debe pensarse en la posibilidad de concederles

una distinción a su generosidad, ya que, según he leído, «pierden dinero hasta ahora». Eso se llama

altruismo, si señor.

Antonio MUÑOZ GRAS

 

< Volver