Inversión pública     
 
   05/02/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

INVERSIÓN PÚBLICA

UNA comisión de las Cortes ha empezado a ocuparse del debate de los presupuestos

del Estado para 1972. Por primera vez, como es sabido, este presupuesto es anual

y no bianual, lo que permitirá un mayor control de la Inversión desde los puntos

de vista legislativo y económico.

Al presentar el presupuesto a las Cortes, el ministro de Hacienda, señor Monreál

Luque, volvió a insistir en su función expansiva. Para ello, deliberadamente, el

presupuesto del Estado se ha establecido con un déficit del 4 por 100 —16.000

millones de pesetas—, que será cubierto acudiendo al mercado de capitales. ,Las

emisiones, de deuda pública son , siempre ´• cubiertas inmediatamente. Así es

que la lenta reactivación se verá animada, .una, vez aprobados estos

presupuestos del Estado, por una inversión privada de 16.000 millones de-

pesetas.

El Consejo de ministros >le ayer acordó igualmente fuertes inversiones públicas,

principalmente en lo que concierne a abastecimientos de aguas, carreteras- y -

centros de enseñanza. Por lo que respecta a Obras Públicas, el titular de la

cartera, don Gonzalo Fernández de la Mora, informó a las Cortes sobre las

realizaciones de su Departamento. Señaló que los cuatro próximos años se

caracterizarán por una preferente atención a las autopistas En los próximos ocho

años, el Ministerio piensa acondicionar 120.000 kilómetros de carreteras; la

inversión va a concentrarse sobre cinco puertos marítimos (Gijón, Bilbao,

Barcelona, Huelva y Las Palmas), y en las nuevas obras hidráulicas se observará

el objetivo de la lucha contra la contaminación.

El ministro de Industria, señor López de Letona, viene haciendo en los últimos

días repetidas declaraciones públicas sobre los problemas Industriales y

económicos del país. Y lo viene haciendo con un realismo ejemplar. En su última

intervención pública para hacer el balance del ejercicio industrial, el ministro

reconoció que sólo en construcción naval hemos logrado dimensiones europeas. El

señor López de Letona advirtió que los Índices de productividad son muy bajos y

recordó lo que todos sabemos y lo que motiva nuestras preocupaciones: que la C.

E. E. es nuestro principal cliente y nuestro principal proveedor.

En 1971, según los datos aportados por el ministro, crecieron los costes

salariales en un 13,6 por 100 por hora trabajada; los aumentos de productividad

por persona empleada sólo crecieron en un 4,3 por 100. Las inversiones

descendieron entre un 3 y un´4 por 100. Los datos no son halagüeños. Para el

señor ministro si son positivas las perspectivas. «Se dan las condiciones

necesarias —dijo— para la reactivación.»

 

< Volver