La asociación de futbolistas profesionales. 
 Algo que no comienza bién     
 
 Informaciones.    11/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

ALGO QUE NO COMIENZA BIEN

MADRID, 11 (INFORMACIONES).

LA futura Asociación Nacional de Futbolistas profesionales tiene ya fecha para su constitución: el 18 de

febrero del año próximo. Mucha exactitud, como puede verse. Pero el nacimiento de esta nueva tentativa

de los jugadores, a iniciativa, parece, de un grupo de personas ajenas al fútbol, no se aprecia que nazca

con acierto o, al menos, con buen pie.

De momento, los profesionales que firman a iniciativa han puesto el asunto en manos de un abogado,

quien, al parecer, acaba de inscribirse en el Colegio de Madrid. No debe tener mucha experiencia y menos

en el tema futbolístico. Le acompañan a este abogado otro experto en marketing y una tercera persona,

que fue jugador del Atlético de Madrid y que nos informan se dedica a trabajar en el ramo de seguros.

Quizá son hombres válidos, pero por el momento desconocidos en un mundo tan peculiar y nada fácil

como son las relaciones entre futbolistas y clubs.

A la iniciativa de constitución no han respondido todavía algunos equipos de Primera División, varios de

Segunda y más del cincuenta por ciento de los de Segunda B. Es decir, que aquellos más modestos, más

necesitados, por tanto, de protección, son los que no han respondido a la primera llamada, aunque,

naturalmente, tienen tiempo por delante para hacerlo. Si a todo esto añadimos el que alguno de los

iniciadores haya podido adaptar su decisión por considerarse entre la élite de los futbolistas millonarios y

estimar que podría ser censurado con otra postura, ya es sintomático y, por consiguiente, poco

espeanzador el nacimiento de esta Asociación, que quiere unir a los futbolistas, protegerles, ayudarles y,

en suma, resolver los problemas que les atosigan según ellos, otra cosa hubiera sido que la promoción de

este organismo hubiera nacido al revés: de abajo arriba. De los modestos a los famosos. Curiosamente, los

primeros son los más escépticos, por el momento.

 

< Volver