Autentificar la representación     
 
   23/12/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

AUTENTIFICAR LA REPRESENTACIÓN

DON Alberto Monreal Luque, ministro de Hacienda, hombre que está desarrollando

una dinámica política monetaria y presupuestarla pronuncié unas palabras en el

Ritz de Madrid en el homenaje que le rindieron lo* procuradores de las

Comisiones de Hacienda y Presupuestos- que también merecen una reseña defender.

No corazon de Arturo español —viene a decir el señor , Monreal Laque—, se

maldefinen 7» sobre todo, estorban la .construcción de un clima moral nacional

afirmativo y fecunda

Citando a Shakespeare y a Pindáro, Monreal Luque pidió que el sistema sea lo que

parece y que «llegue a ser lo que es». ((Entiendo —afirmó— que para ejercer con

plenitud una auténtica (unción de Gobierno es necesario contar con los intereses

y la opinión de los españoles en las Cortes representados. Asimismo es también

menester que nuestras´ Cortes, que no se rigen por un sistema de mayorías o

minorías, sino por un criterio de organicidad en la representación,

autentifiquen ésta al máximo».

El día anterior —jueves—, en el último l´leno dé Cortes del año, fue aprobado el

proyecto de ley de Presupuestos para el año entrante. Más de 177.000 millones de

pesetas califican el presupuesto justificadamente de «social», al ser dedicados

a partidas de esta significación, «Si un presupuesto —dijo el ministro— se

legaliza cuando cumple con los principios de derecho público que le disciplinan,

sólo se legitima cuando sirve al interés general de la economía a la que ese

presupuesto se refiere». Definió a grandes rasgos el activo del balance de 1972

en los hechos de la apreciada cotización de la peseta en los mercados exteriores

(fuerte reserva de divisas), tuerte crecimiento del producto nacional y energía

en el impulso de las inversiones y las exportaciones.

Sobre los precios —preocupación ´cotidiana del año que finaliza—, dijo: «Si

quiere evitarse este crecimiento de los precios con origen en la oferta y en los

costes, la única alternativa razonable es actuar sobre su causa, estimulando el

aumento de estas producciones escasas.»

 

< Volver