Autor: Mora, Jose Luis. 
   Mayor nivel de vida     
 
   23/04/1964.  Páginas: 6. Párrafos: 43. 

MAYOR NIVEL DE VIDA

Por Jost Luis MORA

LA técnica, el trabajo, la acción de la Iniciativa privada y del sector público

en el campo de la producción, la actuación de la Administracldn fijando

directrices político-económicas y el mero transcurso de los años, son factores

todos ellos que «e lian concertado en los últimos cinco lustros en nuestro país

para conseguir, en líneas generales, una indudable mejora del nivel de vida de

ios españoles.

En definitiva, un acceso en forma paulatina y creciente, al disfrute de unos

bienes no solamente de carácter específico material, sino también del campo de

la cultura, del ocio y. en conclusión, del bienestar.

Es harto difícil y está reconocido por propios y extraños, poder comparar el

nivel de vida entre naciones y culturas, no ya sólo entre las qus pertenecen a

continentes distintos, sino entre las que integran zonas geográficas localizadas

en espacios relativamente pequeños del mundo.

Es obvio, por ejemplo, Que en loa países, mediterráneos el consumo de vino,

Incluso en las mesas de´ las más modestas familias no constituye un exponente

del lujo o del bienestar, mientras que solo a una distancia de dos horas, en un

moderno avion, en otro pais de ese mismo contiene el acompañar el almuerzo o la

cena con un vino,, por batato que sea, entra de lleno en el campo del consumo de

estamentos sociales con altas rentas y fuerte capacidad adquisitiva.

Para la inmensa mayoría de los ciudadanos norteamericanos, la posesión de un

automóvil es un signo elemental, no de riqueza, sino de natural consumo,

.mientras que en Europa la propiedad de un coche supone el casi franquear una

barrera entre clases sociales.

Existen países a los que sus recursos naturales y el idóneo, aprovechamiento

de los mismos lea ha dado por aquella, pricaerá circunstancia una posibilidad

potencial da riqueza., mientras que otros, no tan afortunados por sus

condiciones naturales y por otros avatares de su historia, ss encuentran

capitidisminuidos y precisan de ingentes esfuerzos para que sus gentes caminen

progresivamente foaeia economías de- bienestar.

Por ello, al detenerse para tratar de enjuiciar la evolución de la economía del

bienestar de una sociedad, el economista, el sociólogo y el político encuentran

un campo más perfectible para estudiar dicha evolución, si ciñen su estudie a un

período de tiempo y referido específicamente al grupo humano objeto de su

atención.

SIGNOS DEI, PROGRESO DE UN PAÍS

Existen un conjunto de signos, de notas, de aspectos muy concretos y

determinados que son los que permiten objetivamente dar una medida del progreso

de un país en esa faceta del bienestar y del nivel de vida del mismo. Entre

algunos de ellos se pueden espigar los siguientes: la renta nacional, el censo

de alumnos en las universida de la difusión editorial, el presupuesto para

diversiones, la construcción de nuevas viviendas, el período de vacaciones, la

proporción entre la imposición directa y la indirecta, el turismo interno y

externo hecho por los nacionales del país, la matricularon de vehículos no

industriales, el consumo de artículos alimenticios con mayor riqueza en

proteínas, la modernización y aumento de confort en los hogares, la seguridad

social, sustitución de fuentes de energía tales como el carbón por la

electricidad y -el gas en el uso doméstico, incremento de la población activa en

el sector industrial, transformación de secanos en regadíos y consiguiente

diversificación de cultivos agrarios, mejora en Ja red de comunicaciones aéreas,

terrestres y navales y de la red telefónica, incremento del gasto público con

fineS productivos, importaciones de artículos de carácter más o menos su-

períluo, aumento de los gastos de vestido y calzado en los presupuestos

familiares, etc. Considerando, pues, la evolución habida en estos distintos

campos y en otros más, es como se llega a la referencia objetiva del progreso

experimentado por las gentes de un país.

EN ESPAÑA

En nuestro caso concreto, en el de España, además de la especificación

particular debe reconocerse, palmariamente —aunque existen, desajustes y zonas y

hombres cuyo grado de bienestar aún no es el que todos, Gobierno, empresarios,

universitarios y trabajadores, desean—, que al país se le ha dado en una muy

amplia dimensión una faz nueva y que basta recorrerlo sin prejuicios, con la

cabeza clara y con el espíritu limpio, para observar en él una transformación

extraordinaria, como lo atestiguan las obras hidráulicas, las chimeneas de las

nuevas fábricas, los complejos turísticos, las nuevas viviendas, los nuevos

aeropuertos, los ambulatorios del Seguro de Enfermedad, las universidades

laborales, las carreteras, abarrotadas las vísperas y días de fSesta por

vehículos modestos en que familias, también modestas, buscan una expansión

perfectamente justa r sus desvelos y trabajos del trepidante vivir de nuestras

grandes ciudades; la transformación de tierras incultas en ricos vergeles y las

modernas Instalaciones de un variopinto conjunto de lo-oales comerciales, y de

diversión, en muchas capitales, a una altura análoga a la de países muy

adelantados. Que esta transformación, extraordinaria por todos los conceptos,

tenga sus lagunas y que persistan zonas del país con estrangulamíentos, nunca se

ha negado y hacía ellas se está en vías de polarizar un esfuerzo en los próximos

cuatro años para incorporarlas al disfrute de un legítimo bienestar al que

tienen absoluto derecho y que será deber de todos la obra de tal incorporación.

Criticar, destruir y mostrar los defectos- na es tarea difícil, está, al alcance

de cualquier hombre con ligeros conocimientos sobre la materia, facilidad de

expresión y una elemental dialéctica.

Construir, crear y transformar requiere tiempo, estudia, medios, trabajo y afán,

y aun conjugando perfectamente estos supuestos, la obra puede tener

imperfecciones, pero incluso con ellas debe justipreciarse y reconocerse por el

simple hecho que entraña toda obra de creación,

EVOLUCIÓN DE LA RENTA NACIONAL

Al analizar la evolución presentada por nuestra renta nacional, sus datos nos

muestran el proceso dinámico de crecimiento económico experimentado por el país,

ya que de los 36.458 millones de pesetas a que ascendió en el -año 1940, hemos

alcanzado en 1933 la cifra de 641.647 millones de pesetas.

Convirtiendo o pasando estas cifras a .pesetas en un año determinado, pesetas de

1953, nuestra renta nacional ha pasado de 166.795 millones en 1940 a 376.596 en

´1963, que nos indica que la producción real y física de bienes y servicios se

ha más que duplicado en el período que media entre esas dos fechas, y ello,

indudablemente, significa un fuerte incremento de productos para consumir.

Teniendo en cuenta el crecimiento de población para obtener así una más real

perspectiva a partir de estas cifras de la Renta Nacional, los datos sobre renta

"per espita" nos dicen que de una renta por habitante de 6.445 pesetas en 1940

se ha pasado a la de 12.067 pesetas en 1963, que muestra que el progreso en ese

lapso de tiempo ha sido de cast el doble, concretamente de un 87,23 por 100,

aumento que puede considerarse como satisfactorio dada la coyuntura histórico-

político-económica del mundo y de nuestro país en los años pasados.

En lo que respecta a población activa, según los datos del censo de 1940, ésta

era de 9.219.700 personas, pasando en 1960 a 11.634.200. La población activa

masculina en 1940 era de 8.103.100, alcanzando en 1960 un censo de 9.514.300. La

población activa femenina era de 1.116.600 en 1940, para pasar a 2.118.900 en

1960. El censo de población activa en las Industrias fabriles era de 1.695.000

en 1940, pasando a 2.545.900 en 1960. Las actividades comerciales absorbían una

población activa de 589.000 personas en 1940, para pasar a 911.800 en 1960. La

actividad económica de transportes, almacenaje y comunicaciones empleaba 310.800

personas en 1940 y 536.500 en 1960. El sector de servicios ocupa 1.618.600

personas en 1960 frente a 1.316.600 en el año 1940. La distribución de la

población activa al 31 de diciembre de 1962 presentaba el desglose siguiente:

Agricultura ......... 4.737.000

Industria ............ 3.888.000

Servicios ......... ... 3.184.700

Total ......... 11.809.700

A través de estas cifras se puede apreciar el crecimiento de nuestra economía y

la transformación de la mism? pues el aumento de la población Industrial denota

claramente el gran esfuerzo llevado a cabo en el campo de la Industrialización

que es uno de los fadlces o exponentes más claros del progreso y del aumento del

nivel de vida de un país. También es altamente significativo, puesto que asi

ocurre en los países con economías de bienestar más avanzado, la creciente

participación e incorporación al grupo de población activa de la mujer española,

cuyo censo a finales de 1862 era de 2.215.100.

INSTRUCCIÓN ELEMENTAL, MEDIA Y UNIVERSITARIA

En el campo de la instrucción elemental, frente a un porcentaje de: analfabetos

del 18,68 por 100 en el año 1940, se pasa a uno de 10,35 por 100 en 1960. El,

porcentaje de analfabetos varones era en 1940 de un 13,76 por 100 y solamente de

un 6,60 por 100 en 1960. £1 censo de profesionales técnicos y afines que en 1950

fue de 360.300 personas, pasa en 1960 a 480.100. El grupo de trabajadores

dedicados a la venta totalizaba 3S5.300 personas en 1950 para pasar a 715.500 en

1960. El número de centros de enseñanza primaria en el curso 1961-1962 era de

61.788. Las unidades escolares que en el curso 1952-1953 totalizaban 78.658 han

pasado a ser en el curso 1961-62 de 95.539. El número de alumnos matriculados,

(niños y niñas) en el curso 1961-1962 ascendía a 3.106.739, correspondiendo a

las escuelas nacionales 2.818.797 alumnos.

Frente a 249.605 alumnos matriculados en el curso 1952-53 en la enseñanza media,

bachillerato, se pasa en el curso 1961-1962 a 534.050, y el centro de profesores

que en el curso de 1952-53 era de 15.381 pasa a 22.600 en el curso 1961-1962. El

número de alumnos matriculados en los centros de formación profesional

industrial y en el curso de 1861-1962 era de 85.859, correspondiendo a centros

del Estado 28.092 alumnos y a los centros de la Obra Sindical 28.204, lea

escuelas del Magisterio pasan de un censo de alumnos matriculados da 25.421 en

el curso 1953-83 a 43.101 en el curso de 1961-62, y el centro de profeso»! de

1.233 a 2.629. respectivamente, en lo» cursos anteriormente reseñados.

En lo que respecta a la enseñanza universitaria, de los 33.000 alumnos que

acudieron a las universidades españolas en el curso 1940-1941, so pasa en el de

1961» 1962 a 64.010 alumnos matriculados, correspendiendo 15.017 a las

facultades de Medicina, 13.438 a las de Derecho, 13.390 a las de Ciencias,,

9.554 a las de Filosofía y Letras y 7.034 a las de Ciencias Economicas,

Políticas y Comerciales. Es hecho significativo en estos censos de alumnos

matriculados y comparando los cursos 1952-53 y 1961-62 incrementos registrados

en las facultades de Ciencias y de Ciencias Económicas y la regresión en las

facultades de Derecho. Por lo que respecta a las enseñanzas técnicas en su grado

superior, el numeró de alumnos matriculados en el" curso 1981.63 era de 17,711;

PRODUCCIÓN Y CONSUMO

En la producción editorial español, de un total, de 5.662 publicaciones en 1953

se pasa en 1962 a 12.243. La importación de libros que-supuso un gasto de 39,0

millones de pesetas en 1953, pata a 285,4 millones en; 1962 y 1« exportación de

251,1 , a 1.153 millones de pesetas; respectivamente, en esos años citados.

En el capítulo del consumo, en sus dos vertientes principales, la del consumo

duradero o a largo plazo y la de consumo de artículos perecederos, se observa

que su evo1oción. muestra unos considerable» avances en cuanto a mejora del

nivel de vida y bienestar de los españoles.

En esos artículos de consumo duradero, en los qué podemos considerar como

fundamentales la vivienda, el automóvil y vehículos no industriales y los

aparatos para el hogar, la realidad de las cifras indica por si sola y en forma

clara y terminante cuáles han sido los adelantos: Frente a una cifra de

viviendas terminadas con protección oficial en el año 1950 de 13.473 unidades,

se pasa en 1963 a 184.611. El total de viviendas terminadas con protección

oficial-en los catorce: años que median entre 1950 y 1963 se eleva a 1.125.864.

Añádase a unas y otras cifras ´aquellas otras de viviendas edificadas sin la

protección oficial y obtendremos un dato suficientemente significativo para la

aportación al nivel de vida de España.

Debe consignarse que dentro de este capítulo es de todos conocido el hecho del

acceso a una propiedad inmobiliaria registrada en España en los últimos años y

que´ alcanza a un elevado número de españoles de la más variada clase y

condición.

La producción de vehículos no industriales, desde la sencilla bicicleta al

automóvil, pasando por la motocicleta, ha registrado crecimientos grandes, que

se han reflejado en las matriculaciones y. en el consiguiente acceso,a la

propiedad de este bien de consumo duradero, por parte de un número considerable

de españoles y son hoy ya, afortunada y Justamente, bastante numerosas las

familias españolas qué .disponen, de un pequeño y sencillo automóvil. que

permite su empleo al cabeza de familia como un útil de trabajo, a la par-que

presta a toda la familia una posibilidad de disfrutar de la Naturaleza en las

épocas de vacaciones o en ios simples días festivos. De una producción de

motocicletas de 2.05.1 unidades en 1949, se alcanzan las 138.662 en el

ejercicio; dei-1962. De 14.422 automóviles de turismo que lanza la industria

nacional en 1955, se pasa a 62.559 en el año de 1962. De 94.290 bicicletas en

1949,

se pasa 159.502 en 1962. El número de turismos matriculados en 1961 fue de

50.254, frente a sólo 7.437 en 1953, y el de turismos en circulación, que en

1953 era de 85.840, ha pasado a ser de 440.611 en 1962.

El número de permisos de conducir expedidos en 1953 fue de; 40.163, pasando a

415.498

en 1962.

ARTÍCULOS PARA EL HOGAR

El renglón de los artículos para el hogar, máquinas dé coser; cocinas eléctricas

y de gas, neveras, lavadoras, receptores de radio y aparatos de televisión

muestran, con el amplio desarrollo que .han presentado en el campo de la

producción y de la industrialización, el progreso que en el confort de numerosos

hogares, españoles, se ha registrado en los últimos tiempos. La producción

nacional de televisores en 1962 fue de 116.245 unidades, frente a 3.993 en el

año 1958, y hoy, en ciudades y, en pequeños pueblecitos del país, la antena de

televisión es familiar a los españoles. La producción de máquinas de coser de

uso doméstico alcanzó las 277.093 unidades en 1962, frente a 254.039 en 1957. La

producción de neveras en 1962 se situó en la cifra de 67.044. frente a 21.325 en

1S-58. La de lavadora,

totalizó en 1962 más de 122.000 unidades frente a 67.099 en el año 1958.

Receptores* de radio se produjeron 325.331 unidades en 1962. Frente a 626.000

teléfonos instalados en 1950, se pasa en 1962 a más de los dos millones, y la

producción de aparatos telefónicos, que en 1958 fue de 154.760 unidades, pasa a

ser de 197.241 en 1962. El Servicio Telegráfico y de Correos también ha

experimentado en el período de ´tiempo qué se considera Un importante

crecimientos, habiéndose extendido éstos, hoy necesarios medios de comunicación,

a un número creciente de pueblos y pequeñas localidades del país.

CAPITULO DE LA ALIMENTACIÓN

Al considerar el consumo de un conjunto de artículos de carácter perecedero, se

observa asimismo un progresivo ascenso en el uso y consumo de los mismos, y en

lo qué respecta al capitulo de la alimentación de aprecia una modernización de

la misma, habiendo descendido los consumos por, habitante y año en pan y

alimentos mas comunes, incrementándose en cambio los consumos de azúcar,

pescado, leche, queso, conservas, frutas, cerveza, café, chocolate, etc. La

producción de azúcar, que en 1940 fue de 163.000 Tm., pasa a ser de 652.000 en

1961. En conservas de pescado se pasa de una producción de 101.000 Tm. en 1940,

a 170.000 en 1962. El aceite de oliva, de 284.000 Tm. en 1940, a 412;000 en

1961.

En cerveza, der 61,4 millones de litros producidos en 1940, se alcanzan 466,7

millones en 1963. En leche condensada, de 21,3 millones de botes producidos en

1940, se pasa a 140,4 en 1962. La industria chocolatera absorbe hoy

prácticamente 30.000 Tm. de cacao para sus productos transformados, frente a

escasamente 13.800 en 1940. Las conservas de espárragos alcanzaron una

producción de 2.840 Tm. en 1958, pasan a 7.758 en 1962, y las de tomate, de

36.721 toneladas en 1958, se sitúan en 60.032 en 1962.

La producción de zumos de naranja, de 5.003 Tm. en 1958, pasa a 16.200 en 1962.

La conserva de albarlcoque en almíbar, que en 1958 alcanza 2.205 Tm., se eleva a

15.608 en 1962. La fabricación de galletas totaliza 38.594 Tm. en 1962, frente a

27.763 en 1958. E! café tostado, entre el importado y el nacional, alcanza la

cifra de 17.935 Tm. en 1962, frente a sólo 8.348 en 1958. En bebidas no

alcohólicas, gaseosas, se alcanzan 3,1 millones de hectolitros en 1962, frente a

2,6 en 1958. En PepsiCola y Coca-Cola, de los 352.000 hectolitros se pasa a los

828.000 en 1962. En lo que respecta al tabaco, las labores canarias entre 1957 y

1962 pasan de unas producciones de cigarros puros de 28,1 millones de unidades a

18,2; de cigarrillos picadura, al cuadrado y hebra de 1.584 millones de unidades

a 6.119, y en cuanto a las labores peninsulares, los cigarrillos de .hebra, de

10.187 millones de unidades en 1957, a 21.404 en 1962.

Hay que señalar además también un progreso notable observado en todo aquello

referente a los locales donde se expende todo este vario conjunto de artículos

al público que paulatinamente, en la forma de presentación, embalaje, escaparate

y calidades, se ha ido adelantando en un grado que puede reputarse como notable.

VESTIDO, CALZADO Y PRODUCCIÓN DE PAPEL

El capítulo del vestido y del calzado también presenta unaá cifras

significativas. Las producciones de hilados de algodón alcanzan 90.800 Tm. en

1962, frente a 49,300 en 1940. La de hilados de lana pasa de 14.700 en 1940 a

16.100 en 1962, y la de rayón de 3.100 en 1940, a 17.500 en 1962. La calcetería

de nylon puro, de una producción de 847.000 docenas de pares en 1957, pasa a

1.945.000 en 1962. Los tejidos corrientes de seda pura, que totalizan 21.294

kilos en 1957, se sitúan en 53.989 en 1962. El sector de la confección textil en

serie—que en los países más avanzados de nivel de vida tiene un amplio

desarrollo—ha experimentado en España, en los últimos años, un crecimiento

notable, y así, frente a 2.180.000 prendas para mujeres • confeccionadas > en

1858, se pasa a 4.161.744 en 1962, y en prendas exteriores para hombres, de los

7.375.992 en 1957, se alcanzan 8-724.241 en 1962. El número de prendas de cuero

confeccionadas en 1958 fue de 44.274, pasando a 160.321 en 1962. En cuanto a la

industria del calzado los progresos son también notables, y así, de una

producción de 7,8 millones de pares de zapatos para hombre en 1958, se pasa a

12,9 en 1962, y en calzado de mujer de 8,3 millones de pares en 1958, se

alcanzan 12,9 en 1962. En sus cifras de producción total en calzado de cuero los

18,3 millones de pares fabricados en 1940, se ha pasado a los 30,2 en el año

1062. También debe consignarse el fuerte desarrollo que ha tenido la industria

de las fibras textiles sintéticas en los últimos años en España, y análogamente

a como ha ocurrido en los locales expendedores de artículos alimenticios, la

modernización y" creación de nuevos almacenes para venta de todos estos

artículos de prendas de vestir y calzado registra una mejora espectacular. -La—

producción- de-papel y !a evolución experimentada en la misma también puede ser

un exponente del crecimiento del nivel de vida español. La cifra de producción

de papel alcanzó en 1962 las 371.000 Tm., frente a 116.700 en 1940. En papel de

embalaje y cartones se pasa de una producción de 148.500 Tm. en 1948 a 190.07J3

en 1962. En el renglón de- manipulados de papel y cartón, en cartón undulado y

sus cajas y envases se alcanza una producción de 51.201 Tm. en 1962, frente a

18.701 en 1858. En artes gráficas el tonelaje de publicaciones periódicas pasa

de 63.112 Tm. de papel en 1958 a 102.800 en 1962.

MEJORES MEDIOS DE TRANSPORTE

Un aspecto de la vida cotidiana;: en las capitales que puede servir de índice

del; desarrollo de la vida económica y déla progresión hacia un mejor nivel de

vida viene constituido por la utilización de mejores medios de transporte urbano

y él promedio diario ds viajeros transporte dos. De 922 autobuses en servicio en

1953 ¡ se ha pasado a 2.251 en 1962, y de 252 trolebuses de viajeros en 1953 a

465 en 1962. El promedio diario de viajeros transportados en autobús fue de

2.225.342 en 1962, frente a 588.669 en 1953.

En trolebuses 524.764 en 1063, frente a 327.392 en 1953. Asimismo se observa el

hecho de que el promedio de viajeros que utilizan el tranvía como medio de

locomoción se va reduciendo paulatinamente, pasando de un promedio en 1953 de

2.562.000 personas al de 1.766.000 en 1962.

En cuanto al transporte ferroviario se observa a partir de 1956 qué el I número

de viajeros que utiliza la tercera clase disminuye de año en año, aumentando, en

cambio, la utilización de la primera y segunda clase. En cuanto a la utilización

.del avión como medio de transporte se aprecia un fuerte crecimiento, ya] que en

1962 se registra un total entre entradas y salidas de viajeros de 4,4 -millonea,

frente a 1,3 en 1953. si "bien,; naturalmente, en este aspecto concreto es

indudable que la participación del turismo tiene una especial significación al

absorber un .porcentaje importante de este medio de locomoción.

PREVISIÓN SOCIAL

Por lo que atañe a la previsión social, se han levantado en los últimos años

todo un conjunto de centros asistenciales para los hombres del mundo del trabajo

en las distintas regiones espartólas. El censo de beneficiarios del Seguro de

Enfermedad era superior a los 15 millones de personas .en 1962. El censo de

subsidiados para el seguro de vejez ha pasado de 670.000 personas en 1953 a

1.159.000 en 1962. El importe de las prestaciones de mutualidades laborales-

totalizó en 1962 una cifra superior a los 5.400 millones de pesetas. El número

de economatos laborales a fina» les de 1962 era de 624, con un total de

beneficiar los superior a los tres millones de personas.´El número dé

residencias de la Obra Sindical de Educación y Descanso era de 49 en 1961. Se

han creado uno! fondos especiales para el acceso a la propiedad, enseñanza, é

igualdad de oportunidades, y cuyas consignaciones esta Previsto su progresivo

aumento. .Existe una protección a las familias numerosas, para ayuda escolar que

alcanza a un gran número de hogares españoles.

CINES, DEPORTES Y VACACIONES

Con relación a locales de esparcimiento, el total de cines en 1962 era de 8.625,

do los cuales 1.550 eran de verano y el aforo total del conjunto de estas salas

de espectáculos se situaba en 4,6 millones de localidades. Se han creado y

modernizado un conjunto de instalaciones deportivos de todo orden y el número de

festivales artísticos organizado por él Ministerio de Información y Turismo en

1962 fue de 38, distribuidos por toda la geografía nacional. El número de

licencias de Cara en 1962 fue superior a las 325.000 y el de la pesca de 144.000

A través de la extensión a un crecido número de personas del régimen de

vacaciones pagadas se ha ido haciendo posible la creciente y Justa participación

de un censo progresivamente mayor cada- año de familias españolas que al llegar

los meses de verano se diseminan hacia los mas diversos puntos del país, montaña

y playa, para gozar de un merecido descanso y en convivencia pacifica con los

millones de turistas extranjeros que nos visitan. A través de ese fenómeno

socio-económico que es el turismo y que tan amplio desarrollo presenta en los

últimos tiempos, y con una significación crematística extraordinaria, se ha

influido notablemente en el desarrollo de amplios sectores económicos, se han

creado nuevos puestos de trábalo, se ha Incrementado el número de españoles que

pueden expresarse en otro idioma que el´suyo, se ha logrado un espíritu de

emulación y de mejora en todo,lo referente a prestación de un conjunto de

servicios que redunda en beneficio! de todos los españoles, y, en definitiva, ha

surgido prácticamente de la nada, al saber utilizar idóneamente las bellezas

naturales del país, una Industria, la turística, que es nuestra primera fuente

de divisas y. a la que han prestado su esfuerzo y colaboración la Administración

y el sector privado.

INDUSTRIAS DE CABECERA

Las producciones de las Industrias de cabecera, tales como la eléctrica, acero,

cemento y refino de petróleo, son también un índice elocuente de la progresión

del nivel de vida encaminado hacia economías de bienestar en España. La de

electricidad, que en 1940 registró una cifra de 3.617 millones de Kwh, ha

rebasado en 1963 los 25.000 millones. La producción de cemento, situada en 1,4

millones de toneladas en 1940, ha superado los siete millones en 1963, La dé

acero, de las 814.000 toneladas en 1940, se pasa a la de más dé 2.200,000

toneladas en 1963, y en el refino de petróleo Leí importación de crudos ha sido

en 1963 de 9,5 millones de toneladas.

Si consideramos el producto interior bruto en el último año de que se disponen

datos, que ea el de 1961, se obtiene un valor medid del mismo en España por

habitante de 18.166 pesetas; esto es, 301 dólares, existiendo un conjunto de

provincias en las que se llega hasta, en la cifra mayor, a las 28.33l,8 pesetas;

esto es, 474 dólares, que muestra por una parte el "adelanto realizado y,

además, el que hacia esa meta hart de concentrarse los esfuerzos. para conseguir

que otra serie de provincias españolas, que hoy desgraciadamente no alcanzan ese

nivel, lo disfruten en el más corto espacio de tiempo.

COLABORACIÓN DEL SECTOR PUBLICO Y EL PRIVADO

En definitiva, el conjunto de datos que a través de estas lineas se han ido

desgranando y la realidad física y tangible que se observa al recorrer el país,

indican el esfuerzo de la obra por la mejora del nivel de vida de las gentes de

España. El conseguir el incremento de las mejoras obtenidas, el

perfeccionamiento de las mismas y la eliminación de las diferencias y

estrangulamientos que aún hoy existen, es una obra, una tarea, que incumbe al

sector público y al sector privado. En conclusión, a todos los hombres de esta

hermosa nación, a los de las tierras brumosas batidas por un mar bravio, a los

que viven junto a las casas encaladas del Sur, a los que miran hacia las torres

de Santiago, a los de la parda y seca Castilla y a los que reciben en sus costas

las olas tranquilas del Mare Nostrum. Todos, sin distinción de clase o

condición, hemos de aportar nuestro esfuerzo, nuestro trabajo y nuestra buena

voluntad para que si en los últimos cinco lustros mucho se hizo y se consiguió,

bajo circunstancias internas y externas, no siempre las más favorables, logremos

en los años venideros un crecimiento económico armónico, que unido a una mas

perfecta distribución de los bienes y de los servicios se traduzca en un mayor

bienestar y prosperidad para todos los españoles.

J. L. M.

 

< Volver