La Iglesia     
 
 Arriba.    21/12/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

LA IGLESIA

No es muy brillante la historia de la Iglesia —o si se prefiere, de los

eclesiásticos— en sus relaciones con la libertad. Nominalmente ha aceptado con

demasiada facilidad la existencia de formas políticas y sociales que faltaban a

la justicia, pero de hecho ha paliado la injusticia dominante en muchas

ocasiones.

Frente a la libertad, las cosas han sido peores, porque después de una

proclamación de la libertad «esencial» del hombre, poco se ha hecho para

defenderla, asegurarla, reclamarla. Hoy, que tas cosas están cambiando tanto y

tan deprisa. la reivindicación de la justicia suele ser también pretexto para

aceptar la falta efe libertad o al menos olvidarla, sin querer advertir que la

privación de libertad es la más profunda injusticia, causa de innumerables más.

Tengo esperanza de que en el último cuarto de este siglo la Iglesia tome

posesión plena y sin restricciones de esa porción nuclear del cristianismo y

comprenda que es simplemente Irrenunciable.»

Julián MARÍAS, en La Vanguardia»)

 

< Volver