Pastoral del obispo de Tenerife. 
 El marxismo y catolicismo incompatibles     
 
 Ya.    13/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

13-IX-76

PASTORAL DEL OBISPO DE TENERIFE

"EL MARXISMO Y CATOLICISMO, INCOMPATIBLES"

TENERIFE, 12. (Cifra.)—"B3 catolicismo se mueve en un mundo esencialmente

distinto del mundo marxiste. Entre catolicismo y marxismo hay una

Incompatibilidad sustancial", escribe el obispo d« Tenerife, monseñor Luis

Franco, en una amplia carta pastoral «obre marxismo y catolicismo.

El prelado expone que el marxísmo, en el orden ideológico, es materialismo

dialéctico en el orden religioso, es ateísmo; en el orden económico,

supercapitalismo, y en el orden social es la negación de log derechos

fundamentales del hombre y en el orden político es dictadura.

"Para el marxismo—afirma—no hay nada superior a la materia. No hay espíritu, no

hay alma, no hay nada trascendente. No hay más que materia y sólo materia, que

evoluciona por la lucha permanente de fuerzas contrapuesta* que laten dentro de

su misma entraña." En consecuencia, con estos principios el marxismo es

"esencialmente ateo. No existe Dios. No existe más que materia."

Como resultado de esto, "para el marxismo, como no hay Dio», no hay, no puede

haber, ni verdad ni mentira. La verdad es todo lo que sostiene él marxismo; la

mentira, todo lo que se opone. Para el marxismo no hay moralidad, ni virtud, ni

honradez, ni fidelidad... Todo eso no son más que conveniencias e

inconveniencias de los hombres. La verdadera moralidad, la verdadera virtud,

honradez, fidelidad, libertad... consisten en el servicio al marxismo. El

pecado, la maldad, el deshonor, la infidelidad, la esclavitud, es todo lo que se

opone a su doctrinar a su concepción del mundo, del hombre y de las cosas."

 

< Volver