La Iglesia local se renovará en las pequeñas comunidades     
 
 Ya.    29/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

´´Los salones parroquiales no pueden utilizarse para actos políticos"

Pastoral del obispo de Tenerife, monseñor Franco

TENERIFE, 28. (Cifra.) — "Todos loa bienes diocesanos, sean muebles o inmuebles,

no pueden tener otro uso que el que nos Impone la misión de la Iglesia y la

pastoral diocesana; a ellas se han de destinar por entero y exclusivamente",

escribe el obispo de Tenerife, monseñor Luis Franco, en un documento sobre "Las

dependencias parroquiales y sus destinos".

Tras afirmar que "los templos y Jugares sagrados están- dedicados a la

celebración de la sagrada liturgia y a los actos de culto y que no pueden

dedicarse a usos profanos", el obispo afirma "categóricamente" que "no se pueden

utilizar: para actos políticos como tales o que tengan intencionalidad o matiz

político; para encierros o reivindicaciones de Intereses temporales; para

estudiar. o resolver asuntos o negocios materiales sin relación con el

apostolado; para actos culturales, reuniones o asambleas de signo ajeno a la

misión de la Iglesia; para funciones o actos recreativos que puedan originar

desdoro o comprometer su nombre. En una palabra,, todo lo que sé salga de la

misión de la Iglesia y de su autoridad o sea opuesto a su dostrina o a su moral

y al buen nombre de un centro de la Iglesia no puede tener cabida en esas

dependencias o Balones parroquiales."

EXPLICACIÓN

El documento episcopal concluye recogiendo dos puntos de reflexión, que

puntualizan y explican la decisión precedente:

"Primero. Con la exposición que acabamos de hacer no hemos pretendido

infravalorar las actividades de otro signo, sino simplemente situar la

competencia de la Iglesia en la utilización de sus bienes inmuebles y esclarecer

ante vosotros, queridos diocesanos, esos criterios y señalar loa puntos a seguir

en su uso por nuestros párrocos.

Segundo. Me parece superfluo decir que los bienes que el pueblo pone en manos de

la Iglesia, sea en forma de voluntarias aportaciones, limosnas, donaciones o de

cualquiera otra manera, las pone para que se administren y se utilicen de

acuerdo con las directrices y principios expuestos. No pueden quedar a merced de

arbitrariedades o al servicio de otras causas."

 

< Volver