El cardenal González Martín en el XL Aniversario de la gesta del Alcázar. 
 Os asisten todos los derechos para que no sea olvidado     
 
 El Alcázar.    28/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

El cardenal González Martín en el XL Aniversario de la gesta del Alcázar

"OS ASISTEN TODOS LOS DERECHOS PARA QUE NO SEA OLVIDADO´

"Que no se repitan famas las circunstancias qúe obligaron a que el Alcazar fuera

lo que fue.

TOLEDO (EUROPA PRESS).- "Que no se repitan jamás las circunstancias que

obligaron a que el Alcázar fuera lo que fue", elijo el primado de España,

cardenal Marcelo González Martin, en una homilía pronunciada en la tarde de ayer

en la catedral toledana con motivo de cumplirse los cuarenta años de la gesta

del Alcázar. Durante la misa, al final de la cual se celebró el traslado

procesional de la Virgen del Alcázar hasta el baluarte.

"Los años que habían precedido inmediatamente a aquel terrible drama —continuó—

produjeron un encadenamiento fatal de conflictos cada vez más graves que

hicieron imposible la convivencia pacífica", afirmó más adelante el cardenal.

"Por «so hoy —añadió—, al rendir culto a la Virgen del Alcázar y al reflexionar

en meditación fundamentalmente religiosa sobre lo que el asedio y defensa del

mismo significó para vosotros y para toda España, nuestro lenguaje no puede ser

otro que el de la paz siempre anhelada, continuamente reconstruida,

pacientemente buscada entre todos siempre, siempre siempre".

Tras referirse al tratamiento que algunos han hecho de la gesta del Alcázar, el

purpurasiguió: "ese dolor vuestro y de cuantos en el Alcázar se encontraron fue

también dolor de España y es así como lo contemplo hoy desde aquí, seguro de que

no lo utilizáis para arrojarlo al rostro de los demás, pero consciente también

de que os asisten todos los derechos para que no sea olvidado. El recuerdo de

hechos de´ esta naturaleza no tiene por que servir para perpetuar divisiones ni

mucho menos odios y rencores"

MOMENTO HISTÓRICO

Después dijo eme pedía a la Virgen del Alcázar "que nos cambie el corazón para

respetarnos y amarnos siempre en medio de nuestras discrepancias y que estas no

sean nunca tan desmedidas en su exigencia o en su forma de manifestarse que

provoquen obligadas reacciones capaces de generar odios fraticidas. Es

este un momento histórico del que depende el futuro de nuestra convivencia como

hijos de la misma nación española. No( entiendo de programas políticos —subrayó—

y me limito a pedir a Dios que ilumine la mente de los hombres que los proponen

para que les acompañe el acierto, la moderación y el realismo en sus

pretensiones".

VACIO ESPIRITUAL

"Pero hay algo —siguió— que me produce creciente desazón como español y como

obispo de la Iglesia, y es el espantoso vacio espiritual en que afixian nuestras

gentes como consecuencia de la confusión, de las maniobras ocultas, de la

frivolidad con que es juzgado todo, de la falta de responsabilidad ron que se

mira al futuro, como si éste exigiera que ya ahora en el presente, nos

respetáramos en la verdad para poder seguir respetándonos en la libertad".

NO DEFENDEMOS DOS ESPAÑAS

En otro momento de la homilía, afirmó: "cuando damos culto a la Virgen del

Alcázar y recordamos Tos motivos por los que ese culto nació no estamos

queriendo defender la existencia de dos españas enfrentadas entre si, creemos

recordar motivos que estimamos válidos dentro de un legítimo pluralismo.para que

sigan influyendo en la configuración de nuestro destino nacional sin que ello

suponga que para defenderlos tenga que haber sitiadores y sitiados".

"Por lo demás —preciso—, eso de las dos españas ya resultando un tópico

demasiado gastado. No hay país de la tierra en que no existan a la vez dos o más

concepciones de la vida y en muchos de ellos, por desgracia, se han dirimido las

diferencias en contiendas bélicas que han dejado también un rastro de dolor. -Lo

digo no para que nadie se sienta movido a desear que se reproduzcan, sino para

que tampoco por miedo a un complejo provocado vayan extendiéndose inhibiciones,

que nos hagan valorar lo mismo la fe que el ateísmo, el ansia de justicia y la

ideología marxista, la dignidad moral y la degradación de las costumbres".

LA MORAL NO SE

DEFIENDE SOLO CON

DECRETOS

"Ni la religión ni la moral —dijo, finalmente— se defienden eficazmente solo con

decretos del Boletín Oficial del Estado, el cual se sentirá cada vez mas

limitado para ello, aun en aquellos aspectos más elementales y exigidos por el

simple derecho natural. Han de ser las conciencias de las familias, de los

hombres y de las mujeres de España, de una juventud mejor educada los que

impidan que nos ahoguemos en las aguas podridas de ansia de dinero, de los

negocios sucios, de las infidelidades matrimoniales, de la pornografía, del amor

anima-, tizado, de la subcultura presentada como modernidad y progreso.

"El estado tiene sus obligaciones y debe cumplirlas-;-pero los ciudadanos libres

tenemos las nuestras, insoslayables, no existirían tantos espectáculos

degradantes y tantas revistas pornográficas si no hubiera tantos espectadores

que acuden a verlos o lectores que las compran. No existiría tanta corrupción en

los negocios si no hubiera tantos que se dejan corromper".

 

< Volver