Mejor acuerdos parciales y jerarquizados que un Concordato monolítico  :   
 (Conferencia de don José Giménez y Martínez de Carvajal sobre Nuevos acuerdos entre la Iglesia y el Estado). 
 Ya.    08/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Mejor acuerdos parciales y jerarquizados que un Concordato monolítico

(Conferencia de don José Giménez y Martínez de Carvajal sobre «Nuevos acuerdos

entre la Iglesia y el Estado»)

"En contra de un concordato o un acuerdo monolítico, lo mejor es hacer acuerdos

parciales, distintos y Jerarquizados, dentro do una mayor flexibilidad y

agilidad, y también de esa jerarquizaron necesaria", ha manifestado el

sacerdote don José Jiménez y Martínez de Carvajal, catedrático dé

Relaciones Iglesia-Estado de la Universidad Complutense de Madrid

(Facultad.de Ciencias Políticas y de Sociología) y director del CEU, en el

transcurso de la charla coloquial que sobre el teñí» "Nuevos acuerdos entre

la Iglesia y el Estado",. pronunció anoche en la sede de la Asociación Católica

de Propagandistas. Hizo la presentación el presidente da la A. C. de P., don

Abelardo Algora, quien se refirió también a los proyectos para el nuevo curso de

la institución que preside y el auge que ha tomado -el Centro de Estudios

Universitarios, que cuenta en estos momentos—en lo« diferentes niveles de la

enseñanza—con 23.000 alumnos.

El señor Giménez y Martínez de Carvajal se planteó cinco interrogantes: ¿Por qué

está anticuado e1 Concordato español y por qué se plantea su revisión? ¿Se puede

hablar todavía de Concordato? ¿Cómo tendría que ser e] nuevo Concordato o los

acuerdos que le sustituyan? ¿Qué es lo que se ha hecho hasta el momento

presente? ¿Qué queda por hacer?

Muchas circunstancias han Influido para esta revisión, ya que el texto no puede

considerarse viejo --data de 1953—, cuando hay otros más antiguos que permanecen

vigentes, como son el portugués, el atenían y e] italiano. Si de algo pecó el

Concordato de 1953 es que sus hacedores tuvieron una fidelidad excesiva hacia la

Iglesia. Pero los tiempos han cambiado. España y la propia Iglesia han sufrido

cambios profundos. Se hizo en un momento histórico determinado, en un momento de

euforia; se hizo sobre la España que se quería más que sobre la España que era.

Pero no hay que impugnarlo totalmente, de forma radical. El punto, clave reside

en el contenido. Los nuevos textos—concordato o acuerdos—no deben ser una fuente

de privilegios. Y hacia eso vamos. Del

Concordato actual se han derogado tres artículos y se ha terminado con los

restos de un regalismo histórico: el privilegio del nombramiento de obispos.

También,-y en consonancia con lo§ tiempos actuales— añadió ej conferenciante—,

hay que ir a la Igualdad de todos ante la ley.

 

< Volver