Autor: Aradillas, Antonio. 
 De 5000 pesetas al mes, pasará próximamente a 15400. 
 El sueldo de los curas     
 
 Pueblo.    20/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

DE 5000 PESETAS AL MES PASARA PROXIMAMENTE A 15400

NO OBSTANTE, NO POCAS PERSONAS SON DE LA OPINIÓN DE QUE DEBIERA DESAPARECER

• De aquí en adelante DIFICMENTE SE EXPLICARA QUE NO COBREN TAMBIEN POR EL

ESTADO LOS PASTORES PROTESTANTES

-EN VISPERAS DE UNA MAYOR SEPARACION ENTRE LA IGLESIA Y EL ESTADO, LA SUBIDA

ENCONTRARA UN ECO MAS NEGATIVO QUE POSITIVIVO.

EL SUELDO DE LOS CURAS

LOS curas se hacen frecuentemente noticia en los periódicos españoles, y en

estos últimos tiempos,, al margen He cualquier dato ; o caso concreto, están en

sus páginas con ocasión de nuevas e insistentes noticias jarárquicas para que

otra vez vistan el traje talar y se dejen en casa los atuendos de las personas

normales. Y a este respecto, no pocos clérigos y no clérigos se preguntan ya si

esto del traje tiene tanta importancia ¿orno para merecer la reiterada atención

de la jerarquía y si hay o no otros verdaderos problemas que en esa proporción

bubiéran merecido el acuerdo dé normas canónicas, además de la iluminación

doctrinal más seria.

También´ se hacen noticia reciente las curas a propósito de. la subida del

sueldo estatal —por llamarlo de alguna manera—, que, por fin, parece ya

inminente. Según medios eclesiásticos bien informados, los sacerdotes cobrarán

´de aquí en adelante tres veces más, fijándose, la nueva cantidad en 15.400

pesetas al mes. Esta subida, teniendo en cuenta las 35.966 «piezas eclesiásticas

-dotadas» hoy existentes en España, le supondrá, al Estado unos 600 millones de

pesetas mensuales.

RAZONES

Y, así las cosas, creo que se justifican hoy periodísticamente algunas

sugerencias en torno a un tema como éste, que, de una manera o de otra, afecta a

tantas personas, tanto directa o indirectamente, como positiva o negativamente.

• Personalmente soy de la opinión, respetando opiniones ajenas, que se deberá

tender ya hacia la desaparición del «suelo estatal» de los curas, aun cuando

puedan existir determinadas razones que lo justifiquen para todos en general y

en particular para algunos. El servicio social, religioso, dé

promoción..., que realizan en beneficio del Estado, como no tiene precio, no

debería ser valorado económicamente, cuando una vocación sagrada fuera su

motivación primordial. La invocación al despojo que le supuso a la Iglesia la

Desamortización de Mendizábal y su corta compensación programada, no me

parece ni siquiera serio.

• Bien es Verdad que el «que-trabaja en el altar deberá vivir del

altar»,.cómo aseguró el apóstol San Pablo, siendo, asimismo, verdad lo

que escribe y de Jo que alardea: «Estando entre vosotros no comimos de balde el

pan de nadie, sino que día y noche, con fatiga y cansancio, trabajamos para no

ser una carga a ninguno de vosotros.» Y la razón aportada es ésta:. «No porque

no tengamos derecho sino por daros en nosotros un modelo que imitar.» Es decir,

que, aunque llegara a justificarse el sueldo estatal, a lo mejor, hoy por hoy,

procedía ya que ejemplarmente se prescindiera de él por muchas razones.

• Entre estas razones cabría resaltar la de la independencia de cualquier

.Estado o Gobierno con la que se llegara a limitar la libertad que precisa la

Iglesia para ejercer su ministerio. En su historia —también española— no es

difícil encontrarse con capítulos muy tristes, en los que se refleja la realidad

de silencios o de unas aceptaciones y canonizaciones compradas o manejadas.

Precisamente en este sentido hay que hacer referencia a los desmentidos

recientes en torno a un pacto secreto entre ..el Gobierno y la jerarquía

eclesiástica de apoyo al proyecto de reforma propiciada por aquél...

• Otra razón paulina del trabajo de los sacerdotes pudiera identificarse con las

posibilidades de éstos en orden a establecer contactos de amistad salvadora

y de sacramento con grupos de personas sorprendidas en el mismo marco de

realidad de sus vidas, prácticamente imposibilitadas para hacerse presentes en

los templos o en aquellos lugares de culto y de catecumenado. en los" que suelen

estar e ´influir los sacerdotes. El trabajo ejemplar y e¡ trato personal salva y

redime a los otros, a la vez que forma y enriquece a los sacerdotes, haciéndoles

sentir de verdad los problemas ajenos, si logra encarnarse en ellos. Sólo la

contemplación y la vivencia del trabajo les conferirá a los sacerdotes la

posibilidad del conocimiento cabal de las hombre.

LA SOLUCIÓN

• La solución no creo que ni pueda ni deba estar siquiera en que a los

sacerdotes les pague el llamado «pueblo de Dios» mediante las fórmulas de los

aranceles, todavía en uso, a pesar de haber sido ya suprimidos, mediante

determinadas limosnas, suscripciones, cuotas... El «pueblo de, Dios», aunque

debe atender a las necesidades del culto ya las obras de la Iglesia, río se hará

responsable del sostenimiento económico de los sacerdotes.

• Si el «pueblo de Dios» les exigiera a sus sacerdotes que estuvieran siempre

y en todo a su servicio y comprometidos con su causa, al igual que se lo

exigiera a determinados laicos, entonces tendría que resolverles, su problema

económico con el conveniente decoro. Esto, tal y como en la actualidad

normalmente están comprometidos los sacerdotes en su tiempo y en su

intención,, no creo que justifique ,1a «liberación» absoluta por parte de

la comunidad.

• Mientras tanto, y´ de hacerse realidad el proyecto de la .subida de] sueldo

estatal a las 15400 pesetas al. mes para También los monjes trabajan en el A

campo, haciendo realidad el lema V de San benito, en sus reglas: «Ora el

labora» (trabaja y ora) los sacerdotes españoles, se debiera tener especial

cuidado en que las cuentas resplandecieran nítidamente en todas las diócesis;

explicándosenos qué son las llamadas «piezas eclesiásticas dotadas». ,y en dónde

se habrá de emplear el dinero sobrante de la incoincidencia del número de las

«piezas- en relación con el de los sacerdotes. Una nítida administración del

dinero parroquial y diocesano se está exigiendo ya con clamores de veracidad,

debiendo intervenir. los laicos, que son los que saben en estas cuestiones.

* Desde unos presupuestos de libertad aceptada en España difícilmente se

explicará de aquí en adelante como hasta el presente que ´Bolo los sacerdotes

católicos sean los beneficiados con la subida del sueldo, mientras que

no sé piensa siquiera en los pastores protestantes, quienes religiosa y

socialmenté realizan funciones muy similares. La misma jerarquía

´católica debiera en justicia influir en la equitativa y proporcionada

distribución del dinero estatal • en favor de los responsables de otras

religiones, comprendiendo que también sus fieles contribuyen al erario público.

* Soy comprensivo y realista, y creo que hay sacerdotes a los que por

su mentalidad y su edad difícilmente les estará permitido ¿reconvertirse» en

función de un nuevo trabajo extrasacerdotal. Pero de igual modo soy

comprensiva.y realista, y aseguro que hay sacerdotes que no.han´justificado el

raquítico sueldo actual de las 5.000 pesetas al mes, -y menos justificarán

el de las 15.400, dada su reducida entrega a su ministerio en tiempo y en

compromiso.

* - Abocados a nuevos tiempos de secularización, de separación Iglesia-

Estado, auspiciada por ella misma... ( creo, a título muy personal, que la

subida a la que hacemos referencia encontrará en el pueblo un eco más negativo

que positivo, por muchas razones que´ se esgriman para procurar justificarlas...

Creer que él problema de esta subida es de «vida o muerte- para el clero y la

Iglesia española me parece que es excesivo...

Antonio -ARADILLAS

 

< Volver