Ayer se reunió en Las Cortes la Comisión de asuntos exteriores. 
 Ratificado el acuerdo entre el Gobierno español y la Santa Sede     
 
 ABC.    18/08/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

AYER SE REUNIÓ EN LAS CORTES LA .COMISIÓN DE ASUNTOS EXTERIORES

RATIFICADO EL ACUERDO ENTRE EL GOBIERNO ESPAÑOL Y LA SANTA SEDE

«Supone el comienzo de unas relaciones liberadas de privilegios», afirmó el

señor Oreja Aguirre

Madrid. (De nuestra Sección Política.) Ayer por la tarde la Comisión de

Asuntos Exteriores de las Cortes ratificó el Acuerdo entre, el Gobierno español

y la Santa Sede firmado el pasado día 28 de julio por el que por parte del

Estado español se.renuncia al privilegio de presentación de obispos y por parte

de la Santa Sede, al de fuero eclesiástico.

«El Acuerdo entre el Gobierno español y la Santa Sede es un acontecimiento

Importante y constituye una de las coordenadas de nuestra política exterior»,

manifestó el ministra de Asuntos Exteriores, don Marcelino Oreja Aguirre, al

presentar ante los señores procuradores que forman parte de esta Comisión el

texto del Acuerdo.

DOS HECHOS INSÓLITOS.—En la reunión que se celebró ayer en el Palacio de las

Cortes, bajo la presidencia de don Torcuata Fernández-Miranda y Hevia, se

produjeron dos hechos Insólitos en una sesión que no era Informativa, sino de

trabajo normal. Por una parte, las preguntas que hicieron al señor Oreja algunos

de los procuradores después de su intervención, cuando lo normal es que no se

produzca un turne de preguntas tras la presentación de una ley; y, por otro

lado, (a intervención de procuradores que no pertenecen a esta Comisión y a los

que, excepcionalmente, el presidente concedió la. palabra.

. SEGUNDA INTERVENCIÓN.—En muy pocas semanas, como recordó el mismo ministro

durante su Intervención, el señor Oreja Aguirre se ha dirigido por dos veces a

los miembros da esta Comisión. La primera fue con motivo de la presentación del

Tratado firmado entre España y los Estados Unidos, y la segunda, la del día de

ayer.

En su discurso, el ministro señaló que se había optado por la fórmula de

negociación de acuerdos específicos, después de rechazar otros sistemas que se

ofrecían, tanto para e! Estado español como para el Vaticano.

ACUERDO PÓRTICO.—«Con este Acuerdo —explicó— se pretende poner fin a las

tensiones, para encontrar un nuevo nivel de concordia. Se trata de un Acuerdo

«pórtico», es decir, algo más que un Acuerdo «marco», por lo que tienen que

existir una serle de negociaciones posteriores para regular las materias

específicas antes que, en el plazo de dos años, quede sin efecto,

definitivamente, el Concordato de 1953.-El Acuerdo —señaló finalmente— marca el

final da una etapa y el principio de otra.

Después de explicar las relaciones que, hasta ahora, han existido entre el

Gobierno español y la Santa Sede, el ministro pasó a un examen del articulado.

«Este Acuerdo —dijo— supone el comienzo de. unas relaciones liberadas de

privilegios que, aunque fueron válidas en e! momento en que se concordaron, no

lo son ya en un momento como eí actual, en que las relaciones entre ambas

potencias deben basarse en la libertad, autonomía e Independencia.»

CONCORDIA.—Una vez que terminó su Intervención ante Ja Comisión, el señor1 Oreja

Aguirre contestó a las preguntas que le formularon diversos procuradores sobre

aspectos concretos del articulado del Acuerdo. A la pregunta deí señor Matéu de

Ros sobre los aspectos positivos de esta revisión del Concordato, el ministro,

respondió señalando que ai principio del Gobierno y del Rey ha sido el da llegar

a una concordia.

Más tarde se produjo un leve Incidente al querer Intervenir varios señores

procuradores que no forman parte da la Comisión da Asuntos Exteriores, pero el

señor FernándezMiranda les concedió ía palabra.

Terminada Ía Intervención de don Marcelino Oreja, el presidente de la Cámara

levantó la sesión, que se reanudó poco más tarde, bajo la presidencia de su

titular, don Jesús Fueyo Alvarez, ya sin la presencia del ministro da Asuntos

Exteriores. El texto, al que no se había presentado ninguna enmienda, fue

aprobada sin debate por la Comisión.

 

< Volver