La renuncia del Rey al privilegio de presentación de obispos  :   
 No habrá declaración oficial de los obispos. 
 El País.    17/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

POLÍTICA

ELPAIS, sábado 17 de julio de 1976

La renuncia del Rey al privilegio de presentación de obispos

El mensaje de don Juan Carlos, entregado al Papa por el marqués de Mondejar

contenia la renuncia al privilegio de presentación de obispos. De momento, no ha

habido ninguna reacción en medios ofiales políticos, ni por parte del episcopado

español. Once años después de que el Concilio Vaticano II invitase a los Estados

a prescindir de este privilegio, Juan Carlos ha puesto fin a una situación tensa

y conflictiva.

EL PAÍS ha solicitado a Enrique Miret Magdalena, José María González Ruiz y José

Giménez

Lozano su colaboración con el fin de que expongan en una primera impresión de

urgencia el alcance de la decisión real.

No habrá declaración oficial de los obispos

De modo oficial no creo que haya ninguna declaración de los obispos españoles,

informó ayer a EL PAÍS monseñor Yanes, secretario de la Conferencia Episcopal,

en relación con la renuncia del Rey al privilegio de nombramiento de los

obispos. A título particular, monseñor Yanes subrayó que «se trata de dar

respuesta a una petición que hizo el Concilio Vaticano II hace diez años. La más

rápida consecuencia será cubrir, a corto plazo, una serie de vacantes. Le

aseguro que no tenía noticia de la renuncia y menos que fuese a venir la

iniciativa de donde ha venido. Sin duda significa el comienzo de un nuevo estilo

en las relaciones entre la Iglesia y el Estado».

Para el secretario de la Conferencia Episcopal, en la nueva situación creada con

la decisión real «no se puede pensar en una revisión,"reforma o cambio del

Concordato en orden a establecer una

configuración jurídica nueva basada en privilegios o mutuas concesiones, sino

del reconocimiento efectivo legalmente garantizado de los derechos de la

Iglesia, en cuanto institución, en la que los ciudadanos católicos españoles se

sientan integrados. En este aspecto estaremos más cerca de otros ordenamientos

de los distintos países europeos. Se rompe así un estilo de relaciones y habrá

que ponerse al día».

 

< Volver