Autor: González Ruiz, José María. 
   ¿De Herodes a Pilatos?     
 
 El País.    17/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

¿De Herodes a Pilotos?

JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ RUIZ

La renuncia que el Rey acaba de hacer al privilegio de la presentación de

obispos, corresponde a una ya vieja petición que Pablo VI formuló al entonces

jefe de Estado general Franco al acabar el Concilio Vaticano II.

En sí es una noticia francamente positiva, pero pudiera ser interpretada de una

manera demasiado triunfalista. Con esto quiero decir que la inhibición de la

autoridad civil española en el nombramiento de obispos, no resuelve

automáticamente el problema subyacente en este planteamiento: o sea la búsqueda

de una situación auténticamente laica —no laicista—, que muchos españoles

consideramos esencial para una verdadera reconciliación de las dos o más

Españas, y una consiguiente convivencia democrática.

Efectivamente, a partir de ahora, el nombramiento de obispos recaerá solamente

sobre los candidatos que la misma institución eclesial presente al Papa.

Y aquí vienen nuestras dudas: la institución eclesial, tanto a nivel español

como vaticano, está fuertemente influenciada por unos determinados modelos de

política técnica. Y en este juego están muy interesados, como es lógico, los

propios partidos políticos. En la actual Teología de la liberación se condena lo

que con terminología moderna, se llama reduccionísmo, o sea, el intento de

reducir el mensaje evangélico a un proyecto político concreto. Históricamente ha

sido la Iglesia italiana la que más se ha destacado en este reduccionísmo,

haciendo casi una ecuación entre catolocismo y democracia cristiana.

Empieza también a germinar otro tipo de redúccionismo; esta vez de izquierda; y

hay quien sueña con una Iglesia socialista o comunista. En todo caso se ve con

agrado que los curas formen parte de comités de grupos políticos o sindicales.

Esto sería una especie de clericalismo de izquierda que, como todo buen

clericalismo, terminaría a la larga —o a la corta— en derecha.

¿Solución? Que las fuerzas verdaderamente democráticas estén alerta para que el

nombramiento de obispos se haga por la única vía posible: la evangélica. Y para

ello es imprescindible que las ovejas del rebaño dejen de serlo y se

reconviertan en miembros activos del pueblo de Dios en España y se resistan

inteligentemente y valientemente a los nuevos tipos de manipulaciones de guante

blanco que, indudablemente, van a intentar rellenar el vacío dejado por la noble

y valiente renuncia del Rey al privilegio de presentación de obispos.

 

< Volver