Autor: Montes, Eugenio. 
 Ecos en Italia de la decisión del Rey. 
 Desaparece el mayor obstáculo para la reforma del Concordato     
 
 ABC.    18/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. DOMINGO 18 DE JULIO DE 1976.

la iglesia el mundo de hoy

ECOS EN ITALIA DE LA DECISIÓN DEL REY

DESAPARECE EL MAYOR OBSTÁCULO PARA LA REFORMA DEL CONCORDATO

En una declaración escueta, el Vaticano agradece la renuncia al privilegio de

presentación

ROMA, 17. (Crónica de nuestro corresponsal.) El «Popólo», diario oficioso de la

Democracia Cristiana, publica hoy un editorial con el título genérico dé «La

reforma del Concordato entre España y la Santa Sede». Luego, como subtítulo:

«Juan Carlos ha renunciado al privilegio del nombramiento de los obispos».

Añade que la noticia de esta renuncia ha sido» por fin, reconocida:por la sala

de Prensa de la Santa Sede que, tras dos días de mutismo convencional y un poco

forzoso, hizo la siguiente declaración: «Fuentes oficiales del Gobierno español

han confirmado en Madrid la noticia, precedente difundida por algunas agencias,

de no utilizar en el futuro el privilegio de presentación del nombramiento de

los obispos y: de encargar.al. Gobierno de llevar a efecto juridico del

propósito, en el contexto de las nuevas relaciones entre el Estado español y la

Santa Sede. La .sala de Prensa del Vaticano concluye esta declaración afirmando

que, a su vez, ha sido autorizada a confirmar la noticia».

Comenta el «Popólo», por su cuenta, que de éste modo desaparece la mayor

dificultad para la reforma del Concordato entre España y la Santa Sede, firmado

en 1953 y superado por las circunstancias. Uno de tos obstácujos que se tenían

por insuperables, era precisamente el privilegio de la presentación de los

obispos´ por parte del Jefe del Estado español: «obstáculo contra el cual la

Santa Sede siempre se batió».

Concluye el órgano de la Democracia Cristiana recordando que los contactos para,

establecer «nuevas, relaciones» entre el Estado español y la Iglesia, están en

curso desde hace tiempo.

El matutino romano «Tempe», liberal Independiente, califica de clamorosa la

decisión del Monarca español, transmitida por él ¡efe de su Casa, marqués de

Móndéjar, a Su Santidad el Papa.

SATISFACCIÓN VATICANA—Desfaca este periódico que la noticia, procedente de

Madrid, ha sido acogida por el Vaticano con gran contento. La decisión del Rey

de España de renunciar al privilegio de la terna para e! nombramiento de los

obispos, elimina de ´una vez lo que siempre ha constituido la mayor dificultad

para la revisión del Concordato entre la Santa Sede y el Estado español,

gestiones inicidas hace tiempo y que no hablan llegado a un acuerdo feliz.

Se recuerda que ese privilegio fue concedido a los Reyes Católicos, Fernando e

Isabel, y a sus sucesores por la cristianización de América, como «premio por

los servicios prestados por España a, te fe».

Subraya este diario que este problema se arrastraba desde hace casi ocho años,

cuando en 1968 Pablo VI le pidió a Franco que renunciase a tal privilegio, a lo

que el general respondió que prefería examinar el problema en el amplio cuadro

de una revisión genera} de acuerdos respecto a otros problemas de la Iglesia.

Luego, rememóra el «Tempo», la visita de López Bravo al Vaticano, el encuentro

en Helsinky de un gobernante español con monseñor Casaroli, ministro de Asuntos

Exteriores de la Iglesia; la visita del señor Cortina y, finalmente, la del

conde de Motrico en abril del año actual.

En el «Corriere delta Sera», su corresponsal en Madrid hace historia del asuntó

con gran precisión histórica, y recuerda - -que el segundo Concilio Vaticano, en

septiembre de 1964, aprobó por inmensa mayoría de votos, entre ellos los de 70

obispos españoles, pedir la supresión de, todo privilegio que supusiese

intervenir en el ´nombramiento de.obispos.

En su muy documentada crónica sólo le ha faltado a Paolo Bugialll referir que,

asimismo, se di¡o entonces que Igualmente todo Concordato es poco compatible con

el espíritu del Concilio, pues, llámese como se quiera, un Concordato es también

un privilegio para la Iglesia.

La actual decisión del Monarca español es elogiada por la Prensa Italiana de

manera unánime

—.Eugenio MONTES.

 

< Volver