Según una carta de Pablo VI. 
 La Iglesia católica se opone a la ordenación     
 
 ABC.    24/08/1976.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEGÚN UNA CARTA DE PABLO VI

«LA IGLESIA CATÓLICA SE OPONE A LA ORDENACIÓN SACERDOTAL DE MUJERES POR RAZONES

FUNDAMENTALES»

Ciudad del Vaticano, 23. (Efe.) Par» 1» Iglesia católica «no es admisible

ordenar mujeres en el sacerdocio por razones verdaderamente fundamentales», y la

disponibilidad en sentido opuesto de la Iglesia anglicana podría ser un

obstáculo para el diálogo ecuménico.

Es cuanto se desprende de un intercambio de cartas entre el Papa Pablo VI y ti

arzobispo de Canterbury, Frederick Donal Coggan, a finales de 1975, y los

primeros meses de este año, cuyos textos revela ahora «L´Osservatore Romano».

La primera misiva del líder de la Iglesia anglicana pone de manifiesto que «no

existen objeciones fundamentales, en principio, para la ordenación sacerdotal de

mujeres, y expresa su convencimiento de que una iniciativa de este tipo «podría

ser. obstáculo a nuevos progresos en el camina hacia la unidad que Cristo desea

para su Iglesia», anunciando la busca dé un acuerdo sobre el tema.

Cuatro meses más tarde, el Papa Pablo VI ratifica la posición de la Iglesia

católica de oposición al sacerdocio femenino, citando algunos de los principios

en que se apoya, por lo que considera que «el nuevo curso adoptado por la

Comisión anglicana al admitir mujeres al sacerdocio ministerial no puede dejar

introducir en este diálogo (el ecuménico) un elemento de grave dificultad, del

cual todos los que están empeñados en él debcrár tener seriamente en

consideración».

El 10 de febrero de 1976, el prelado anglicano manifestaba que la «unidad se

manifestará en una diversidad de las legítimas tradiciones», auspiciando que se

mantuviese el diálogo entre anglicanos y católicos sobre el tema del sacerdocio

y la mujer —de hecho ya se han realizado el pasado año varios encuentros

oficiosos—, para que «nuestras tradiciones crezcan en la recíproca comprensión».

Aun reconociendo que «existen aún muchos obstáculos que superar en el camino

hacia la restauración do una completa comunión de fe y de vida sacramental», lo

cual el doctor Donal Coggan estima que no será óbice para que se realice la

unidad. El 23 de marzo. Pablo VI en su respuesta, expresa «tristeza» ante lo que

considera «un nuevo obstáculo» que amenaza el camino de la unión ecuménica, pero

sin cerrar completamente las puertas a un diálogo, ya que «no tener en cuenta la

virtud de la esperanza significa no corresponder a la obra del Espíritu Santo»,

al que invoca paira que «nos guíe en la vía de la reconciliación».

 

< Volver