Autor: Lamet, Pedro Miguel. 
 A raíz de un escándalo. 
 José María de los llanos CCOO. 14.774     
 
 Vida Nueva.    20/11/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

A RAÍZ DE UN "ESCÁNDALO" CRÓNICA

Una vez más nuestro querido padre Llanos ha sido piedra de escándalo. Detrás del

hilo telefónico era fácil imaginar ese gesto de desilusión tan suyo: "¿De veras

crees que hay que hacerlo?". Sí, José María —respondí sonriendo—, hay gente que

incluso se pregunta si ibas a admitir que en tu tumba pusieran o no la cruz.

"Bueno, escribiremos algo", contestó resignado, seguramente con la misma cara

que le vi hace años encerrarse sin salir tres días en su cuartucho (cuando no

vivía aún en el Común de trabajadores), por la sencilla razón de que le habían

robado el Niño Jesús, que durante la Navidad había puesto en la capilla del

Pozo.

Los gestos de Llanos tienen siempre trastienda, que es injusto comparar con los

desplantes y frivolidades de otros sonados nombres de los así llamados "curas de

izquierdas". Nacen de una extraña mezcla de fidelidad y profetismo, que sólo ¡os

que Je conocen bien saben que no tiene la más mínima relación con oportunismos

políticos, partidismos exclusivistas, y, mucho menos, con una renuncia de sus

profundas posturas de sacerdote, religioso y cristiano, que optó por los más

pobres y olvidados.

La noticia es bien sencilla. El padre Llanos quiere este único epitafio en su

tumba: José María de Llanos, CC.OO. 14.774. Así lo dijo a un grupo de

trabajadores, representantes ,de Comisiones Obreras, que le fueron a entregar un

carné de honor —el único que hay en Comisiones—, y otro de´ obrero del grupo de

"Artes Gráficas".

Algunos, como Pedro Rodríguez en "Arriba", en un artículo cariñoso y tras

recordar sus opciones de primera hora, le ponen en guardia: "Alguien tendrá que

ir hoy a la puerta 4 del "Común"

y decirle: viejo querido, inolvidable, no nos dejes caer en la tentación de

reducir una biografía y un hombre a un carné. Alguien tendrá que enseñar a los

españoles de 1976 a convivir con su pasado, como con un hijo revoltoso. Alguien

tendrá que despolarizar y enfriar la España de noviembre y abrir un enorme

campamento en la tierra prometida del centro, el .ignoto triángulo de las

Bermudas de nuestra Historia. Alguien tendrá que abolir estos dos enormes,

gigantescos equipos de buenos y malos con carné que esperan el balón desde lo

alto de .los nuevos vestuarios. Alguien, quizá yo, tenga que ir hoy junto al

CC.OO. 14.774 a murmurarle otra vez: "Charlie, no te dejes liar." "El País" en

su sección "Gente", daba más en el clavo, cuando tras hacer también historia,

concluía: "Ahora ha aceptado el carné que le han entregado sus compañeros

obreros, quizás porque la caridad "a todo se adapta, todo lo excusa, todo lo

espera, todo lo soporta". Así al menos lo creía Pablo, el de Tarso."

Lo que quizás Ja gente no sabe es que el. padre Llanos se negó a recibir a los

200 miembros de Comisiones que querían homenajearle, y sólo aceptó la visita de

12 de ellos, que Je entregaron el carné.

Tampoco aquí cedió a los triunfalismos. Y como nosotros tenemos la alegría de

contar con la columna fija "P. Llanos", no hemos querido dejar pasar la

oportunidad para que ilumine, para muchos que con buena voluntad no ven, el

trasfondo de su postura.

PEDRO MIGUEL LAMET

 

< Volver