Autor: Contreras, Rafael. 
   Religiosos y religiosas     
 
 Arriba.    16/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Religiosos y religiosas

LOS religiosos y religiosas españoles se consideran trabaja, dores como el resto

de sus compatriotas y aspiran a su ingreso en la Seguridad Social. Mientras

llega este momento, la Mutualidad de Seguros SERAS ha tomado a su cargo la

asistencia a este sector de nuestra sociedad. Don Epifanio Gazpio Jáuregui,

religioso de La Salle e intendente mercantil, es el secretarlo general de esta

Mutualidad.

—¿Cómo empezó a funcionar?

—Esta Mutualidad nació de una Idea que tuvo la comisión conjunta de las dos

conferencias españolas de religiosos y de religiosas. Al ver que la entrada en

la Seguridad Social era un tanto difícil, puesto que la Mutualidad del clero

estaba intentándolo; en 1972 se creó un servicio asistencial empezando por uno

de los temas más Imperiosos: el de la asistencia sanitaria.

Los religiosos y religiosas eran atendidos más o menos por caridad, en unos

casos, y por amistad.´ en otros. Hacia falta una asistencia sanitaria fija.

En 1976 había ya 25.000 miembros y se pensó en crear una Mutualidad reconocida

por e| Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General de Seguros, la

Mutualidad fue reconocida el 24 de enero de 1977.

—¿Cuántos miembros hay en la actualidad?

—Se ha llegado a la cifra de 33.000 beneficiarlos.

—¿Cómo se produce el Ingreso en la Mutualidad?

—Esta es, precisamente, una de las cosas que le diferencian de las demás

Mutualidades. Aquí, la Mutualidad es la provincia religiosa. El ingreso no se

produce a nivel Individual, sino que lo hace (a provincia a través de sus

respectivos ecónomos y con la totalidad de los miembros de la demarcación.

—¿Se equilibran los gastos con los ingresos?

TAMBIÉN SON TRABAJADORES

(El empresario sería la provincia religiosa)

• «Aspiran a ingresar en la Seguridad Social»

• «En la actualidad funciona una Mutualidad de Seguros con 33.000

beneficiarios»

• Declaraciones de don Epifanio Gazpio, secretario general de SERAS

—Los religiosos y religiosas se han dado cuenta de que la asistencía sanitaria

que se les presta es relativamente barata y en un principio se pensó que no

íbamos a tener el éxito obtenido. Pero los gastos de personal son muy reducidos,

por lo que la totalidad de las cuotas van destinadas a la asistencia sanitaria.

Además tenemos nuestra oficina en el local que nos deja gratuitamente la

Conferencia Española de Religiosos.

—¿Qué problemas y qué reivindicaciones tienen sobre la mesa?

—Tenemos el problema de la adaptación de) servicio en toda España, porque

nosotros no damos directamente la asistencia, sino a través de las distintas

entidades reconocidas. Este tema lo vamos subsanando a través de las visitas que

realizamos a las reglones. Los representantes de cada casa religiosa nos van

exponiendo sus problemas y las posibles soluciones.

Los religiosos y religiosas estaban acostumbrados a un servicio muy especial,

que no estaba dentro de un organismo. Les vamos acostumbrando poco a poco a que

vayan acomodándose el servicio general; a tener que esperar en una sala de

espera; a tener que pedir

hora de visita y hora de consulta, etcétera.

—¿Cómo se ha resuelto el problema en otros pafses?

—Cuando se Inició nuestro servicio estuvimos en París y conocímos el

funcionamiento de la Mutualidad de aquella capital. En Francia se tenía la meta

de llegar a la Seguridad Social y, al cabo de [os años, el clero francés y los

religiosos y religiosas están ya en el Régimen General de la Seguridad Social,

con alguna aplicaciómespecial.

En Italia, por ejemplo, no han_ conseguido hacer una Mutualidad. En la América

española están dentro de la Seguridad Social ordinaria.

—¿Está muy lejos la meta española de llegar a la Seguridad Social?

—Menos lejos que nunca. E| clero acaba de entrar en la Seguridad Social en un

régimen de tipo general con algunas particularidades propias de los sacredotes.

Nosotros tenemos que seguir la tramitación que ellos han seguido.

Queremos que nos consideren trabajadores por cuenta ajena y que podamos entrar

en la Seguridad Social, pero no con el carácter que ha entrado el clero. Ellos

han renunciado a dar la asistencia sanitaria. Nosotros pretendemos que, con el

colectivo que podemos presentar (y que podrá llegar e 110.000, contando con las

religiosas de clausura), se nos dé opción de prestar la asistencia sanitaria a

través de la Mutualidad.

—¿Quién serla e] empresario, en caso de que se les considerase trabajadores?

—El empresario sería la provincia religiosa. Lo mismo que en el caso de los

sacerdotes el obispo es el «patrón, queremos que se estudie la situación

jurídica de los religiosos y religiosas para que sean considerados trabajadores

por cuenta ajena. En todo caso podríamos ser considerados como una empresa de

tipo colectivo que ya existe cuando se habla de los trabajadores autónomos, en

que son patronos y trabajadores a la vez.

Rafael CONTRERAS (Fotos Antonio)

 

< Volver