La enseñanza de religión, censurada por el PSOE y PCE. 
 Enterrado el Concordato     
 
 Diario 16.    14/09/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 25. 

La enseñanza de religión, censurada por el PSOE y PCE

Enterrado el Concordato

MADRID, 14 (D16).- El Pleno del Congreso de los Diputados enterró ayer el viejo

Concordato entre la Iglesia católica y el Estado franquista, al aprobar, con

cierta oposición de la izquierda, tres nuevos acuerdos y un convenio entre

España y la Santa Sede.

Esta importante decisión se vio deslucida por la oposición de socialistas y

comunistas a la forma en que se regulará la enseñanza de la religión al amparo

de uno de esos acuerdos y de dos órdenes ministeriales complementarias.

Los representantes de la izquierda fueron los primeros en lamentar su voto

negativo al acuerdo sobre la enseñanza. Consideraron que contempla cierta

discriminación entre los centros religiosos y centros estatales. Los comunistas,

además, vieron en éste y en el acuerdo sobre asuntos económicos una concepción

solapada de confesionalidad, contraria al carácter laico del Estado establecido

en la Constitución.

El ministro de Asuntos Exteriores destacó que los nuevos convenios con la Santa

Sede terminan con la situación privilegiada de la Iglesia católica, la cual

queda colocada en un plano de igualdad respecto a otras creencias.

Como portavoz del grupo centrista, después de las votaciones, Ignacio Camuñas

realizó una intervención conciliadora hacia las tesis defendidas por la

izquierda.

Afirmó que, a partir de ahora, no se puede hablar de la España católica o de.

que España ha dejado de ser católica, sino que se entierra la viaje época de

intromisión de la Iglesia en los asuntos de ´Estado y viceversa, aplicándose el

principio de libertad religiosa.

El Pleno del Congreso, que comenzó el miércoles, se reanudó ayer por la mañana

con unas palabras de condolencia-del presidente, Landelino Lavilla, hacia los

diputados de Coalición Democrática, a la que pertenecía Modesto Carriega, que

fue asesinado ayer.

Inmediatamente después, el ministro de Asuntos Exteriores hizo la presentación

de los tres acuerdos y un convenio entre el Estado español y la Santa sede.

En ellos se establece ei carácter optativo de la enseñanza religiosa; la

subvención económica a la Iglesia se deducirá de los impuestos de los católicos,

y el matrimonio canónico deja de ser vinculante.

El convenio se refiere a la, asistencia religiosa a las Fuerzas Aramadas y al

servicio militar de clérigos y religiosos.

Al hacer historia del proceso que ha llevado a la sustitución del Concordato por

estos nuevos acuerdos; Marcelino ,Oreja recordó una carta que el Rey Don Juan

Carlos dirigió el 13 de junio de 1976 al entonces Papa Pablo VI, expresándole su

deseo de renunciar al nombramiento de obispos. Fue la ruptura del nudo gordiano

de las viejas relaciones entre la Iglesia y el Estado al amparo del Concordato,

concluyó el ministro.

Oposición comunista

El diputado del PSUC-PCE Jordi Solé Tura advirtió que los comunistas se situan

tan en contra del Estado confesional como del Estado ateo. Defendió el principio

de aconfesionalidad que reconoce la Constitución, lo que impide que haya

privilegios entre las Iglesias, aspecto, a juicio del diputado comunista, no

respetado en los nuevos acuerdos con la Santa Sede.

Sojé Tura criticó que se reconoczca a la enseñanza de la neligión el carácter de

fundamental porque de esa manera incide en las evaluaciones, no cumpliéndose así

el principio constitucional de que todos los españoles son iguales ante la ley,

independientemente de sus creencias.

Respecto de la ayuda económica del Estado a la Iglesia, Solé Tura mantuvo que

debía regularse bajo el control parlamentario.

Defensa centrista

El centrista José Luis Mellan Gil se opuso a la enmienda comunista, afirmando

que el acuerdo reconoce 1.a libertad religiosa y el ejercicio positivo del

derecho a recibir la enseñanza de religión. Negó que el acuerdo fuera

inconstitucional y afirmó que e! Estado se sitúa en la neutralidad.

La elección de los padres a que sus hijos estudien la religión, mantuvo Metían,

no determina la exigencia de una declaración sobre las creencias.

Javier Rupérez fue el encargado de defender las tesis centristas en relación al

acuerdo sobre asuntos económicos, al que también se opuso el PCE.

El diputado de UCD aseguró que no^e establece un nuevo impuesto, sino que el

contribuyente, de manera .voluntaria, dedicará un porcentaje de su impuesto

sobre la renta para la Iglesia, Afirmó que se trata de construir una Iglesia

libre en el contexto de un Estado libre.

Culpas al ministro

El socialista Gregorio Peces-Barbas mantuvo que, en virtud de dos órdenes del

Ministerio de Educación, los alumnos de centros religiosos no podrán escoger

entre aprender la enseñanza de religión o la de ética moral, reconocida en el

acuerdo con la Santa Sede, sino que se les obliga a la primera.

El diputado del PSOE resaltó que en muchos lugares de España los padres

solamente pueden enviar a sus hijos a centros religiosos, lo que no quiere decir

que sean partidarios de la enseñanza de la religión. Y recordó que esos centros,

además, perciben subvención estatal, por lo que la Iglesia no tiene por qué

regular una competencia del Estado.

E! socialista aseguró que estas órdenes del Ministerio de Educación desvirtúan

el acuerdo sobre enseñanza con la Santa Sede, y si el ministro no rectíficaba

solamente por esa razón votarían en contra.

Después, el grupo socialista presentó una moción para que se deroguen las

citadas órdenes ministeriales.

El ministro de Educación, Otero Navas, explicó que las órdenes llevan implícita

la cláusula de -derogación y en el momento en que se rectifiquen los acuerdos

con la Santa Sede quedarán suspendidas.

Las justificó porque al comienzo del curso aconsejaron regular la situación, que

se prolongará hasta que termine el trámite de los acuerdos en el Senado

Votación

La enmienda comunista, contraria a que el Congreso autorizara al Gobierno la

ratificación del acuerdo sobre enseñanza, sólo tuvo el apoyo de los

socialistas(en la comisión se abstuvieron) y fue rechazada con los votos

contrarios del resto de los grupos. El texto del acuerdo sobre este tema también

obtuvo los votos negativos de la izquierda y fue aprobado con los de UCD, CD y

nacionalistas.

Los socialistas votaron después favorablemente a los otros tres acuerdos. Los

comunistas volvieron a pronunciarse de manera negativa al de asuntos económicos

y a favor de los de asuntos jurídicos y servicio militar.

 

< Volver