Pese a las reservas del grupo comunista. 
 Ratificados cuatro acuerdos entre España y la Santa Sede  :   
 Se refieren a asuntos jurídicos, enseñanza, asuntos económicos y asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas. 
 ABC.    01/08/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

ABC. MIERCOLES, 10 DE AGOSTO DE 1979. PAG. 5.

PESE A LAS RESERVAS DEL GRUPO COMUNISTA RATIFICADOS CUATRO ACUERDOS ENTRE ESPAÑA

Y LA SANTA SEDE

Se refieren a asuntos jurídicos, enseñanza, asuntos económicos y asistencia

religiosa a las Fuerzas Armadas

Ayer se reunió en el Congreso la Comisión de Asuntos Exteriores, con objeto de

estudiar los Acuerdos entre España y la Santa Sede, que habrán de ser

ratificados por el Pleno de la Cámara más adelante.

A la sesión asistió el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, quien

hizo una introducción al tema señalando que «la presentación que ei Gobierno

hace de estos R u a t r o Acuerdos específicos sobre asuntos jurídicos,

enseñanza, asuntos económicos y asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas

vienen a sustituir al Concordato de 1953».

«Estos Acuerdos —dijo el ministro— suponen un profundo cambio, que puede servir

de modelo para otras áreas. El Concordato de 1953 está superado. Se establece la

separación entre las dos potestades, y la Iglesia católica deja de tener una

situación de privilegio. Estas formas pueden ser extensibles a otras confesiones

religiosas si desean acogerse a ellas. También se abre el camino, en estos

Acuerdes, a una mutua colaboración entre la Iglesia y el Estado.»

Desde 1976 el Gobierno tuvo el empeño de revisar las normas que regulan las

relaciones entre España y la Santa Sede; había unos privilegios de la Corona, y

en julio de 1973 el Rey escribió a Pablo VI diciéndole que renunciaba al

privilegio del nombramiento de obispos, lo que se haría a través de un Acuerdo

específico. El día 28 de julio de ,1976 se firmó el primer Acuerdo, por «1 que

la Corona renunciaba al privilegio del nombramiento de obispos y la Santa Sede

renunciaba al privilegio del fuero, que comporta situaciones específicas en los

aspectos procesal y penal para clérigos.

«En este Acuerdo específico —Informó el ministro— se decía que vendrían,

posteriormente, otros Acuerdos específicos para sustituir totalmente al

Concordato de 1953. El Estado se comprometía a hacerlo en un plazo de dos años.»

CONTENIDO DE LOS ACUERDOS.— A continuación Marcelino Oreja hizo una exposición

de los cuatro Acuerdos que, en síntesis, son los siguientes:

1 Acuerdo sobre asuntos jurídicos. Re-

conoce a la Iglesia la libertad de organización; la personalidad jurídica de la

Conferencia Episcopal; la inviolabilidad de los lugares de culto; la garantía

para ejercitar la libertad religiosa; la ayuda a las instituciones benéficas de

la Iglesia católica (tendrán los mismos tipos de ayuda que las instituciones

benéficas privadas); se reconocen efectos civiles al matrimonio canónico, a la

vez que se deja libertad a los españoles para contraer matrimonio por Ja Iglesia

o bien matrimonio civil.

2 Enseñanza. Se reconoce el derecho fundamental de los padres sobre la educación

moral que han de dar a sus hijos; se reconoce que la educación-religiosa no será

obligatoria y admite el mantenimeinto de Seminarlos y otros centros«docentes,

propios de la Iglesia. En cuanto a medios de comunicación de la Iglesia, habrá

un futuro Acuerdo —dijo el ministro— entre el Estado y la Conferencia Episcopal

para regular estos aspectos.

3 Asuntos económicos. Hay una declaración de la Iglesia católica, por la

cual se compromete a buscar recursos para su sostenimiento y también se

establecen exenciones para los bienes de culto y exenciones fiscales.

4 Asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas. Se arbitran normas especiales

para que los clérigos ejerciten en las Fuerzas Armadas misiones no incompatibles

con su Estado. También se admite que la asistencia en misiones y a emigrantes

sea sustitutoria de las prestaciones del servicio militar, lo cual será objeto

de regulación en un próximo proyecto de ley.

DEBATE.—Tras la exposición del ministro, la Comisión entró en el debate de las

diferentes propuestas de modificación y enmiendas. A estos Acuerdos únicamente

no prestó su ratificación el Partido Comunista. Herlbert Barrera, de Ezquerra

Republicana de Cataluña, se oponía a los Acuerdos cultural y económico.

OPOSICIÓN COMUNISTA.—AI Acuerdo sobre enseñanza y asuntos culturales el grupo

comunista tenía presentada una propuesta de no ratificación, defendida por Jaime

Ballesteros, quien señaló:

—El grupo comunista está claramente a favor del establecimelnto de Acuerdos con

la Santa Sede, en sustitución del Concordato, pero ha habido un defecto en la

negociación de estos Acuerdos, porque está realizada antes de la aprobación de

la Constitución.

Sería muy grave que estos Acuerdos se firmaran con posibles" sospechas de in-

constitucionalidad por parte de la opinión pública.

• En dos de estos Acuerdos —dijo—, en especial en el de

enseñanza, no es oportuna la ratificación. Actuamos con pleno

respeto al tema, que afecta a la conciencia • de los católicos, que son

mayoría en España; pero los Acuerdos relativos a enseñanza y asuntos

económicos no son los adecuados. Se podrían negociar con más tranquilidad.

La televisión como medio de enseñanza supone un condicionamiento al

Estatuto de RTVE, que se está tramitando en las Cortes.

• Se aborda el tema de la enseñanza de la religión de una forma que no nos

parece adecuada. La Constitución fija el derecho de cada uno a recibir

enseñanza religiosa y el Estado debe garantizarlo, pero el problema es

cómo se instrumen-taliza, y la religión se señala en estos Acuerdos como

una asignatura fundamental, aunque optativa. Ello requerirá un

pronunciamiento negativo de los padres del alumno, con lo que se obliga

a una parte de los españoles a declarar sobre su religión, lo que va en

contra de la Constitución.

RESPUESTA CENTRISTA. — Intervino en contra de la propuesta comunista don José

Luis Meilán Gil (grupo centrista), quien rechazó los argumentos de ineons-

titucionalidad del señor Ballesteros. Es competencia d e 1 Tribunal

Constitucional declarar esa Inconstitueionalidad. En cuanto al calificativo de

fundamental que tiene la enseñanza de la religión hay que tener en cuenta el

artículo 27 de la Constitución, según el cual los padres tienen derecho a elegir

la orientación religiosa y moral de sus hijos. Los preceptos del Acuerdo son

respetuosos siempre con la Constitución.

REPLICA COMUNISTA. — El señor Ballesteros insistió en que algunos de loi

Acuerdos Implican dudas de constituclo-nalidad. «Tener que definirse como no

católico —añadió— va en contra del artículo 2 de la Constitución, en el que se

dica que nadie podrá estar obligado a declarar sobre sus convicciones. Este

Acuerdo, además —dijo—, condiciona el desarrollo legislativo de muchas

materias.».

LOS SOCIALISTAS CONFORMES.—Por su parte, Gregorio Peces-Barba (grupo socialista)

atializó cada uno de los Acuerdos y se refirió a las aportaciones de su partido.

9 La regulación de relaciones entre la Iglesia y el Estado debe hacerse a nivel

interno, con intervención de la Conferencia Episcopal española y no sólp de la

Santa Sede. Esto se debe a que la Constitucíón menciona, expresamente, a la

Iglesia Católica, a lo que el PSOE se opuso en su momento. El Acuerdo se ajusta,

sin embargo, en conjunto a la Constitución.

La Comisión, con sólo dos vatos en contra del Partido Comunista, ratificó el

Acuerdo sobre enseñanza y asuntos culturales.

ACUERDO SOBRE ASUNTOS ECONÓMICOS.—Sobre el Acuerdo de asuntas económicos, el

señor Ballesteros defendió también una propuesta de no ratificación, diciendo

que los comunistas están de acuerdo en la necesidad de cooperación económica

entre el Estado y la Santa Sede, pero aquí se ha optado por el impuesto

religioso, lo que es incoherente con la Constitución, porque obliga a hacer una

declaración sobre la religión que tiene cada persona, y esto es una coacción

para quien no posee religión alguna. Somos partidarios de la subvención hasta

que llegue la autoíinanciación para la Iglesia Católica.

La propuesta de no ratificación presentada por el Partido Comunista fue

rechazada por los miembros de la Comisión, quienes aprobaron, posteriormente, la

autorización, por mayoría.

ACUERDO EN MATERIA JURÍDICA.— El tercer punto del orden del día "era d Acuerdo

entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos jurídicos, al cual el

Partido Comunista había presentado una propuesta de reserva. La defendió, al

igual que las anteriores, el señor Ballesteros, que dijo que no estaban en

contra de quo el matrimonio canónico tuviera efectos civiles, pero se preguntó

cuáles serian los efectos y si estaría sometido o no este tipo de matrimonio a

la legislación que •« hará sobre el matrimonio civil.

El señor Rupérez dio las explicaciones oportunas al señor Ballesteros sobre la

correcta interpretación del artículo sexto específico y el representante

comunista retiró la propuesta de reserva, por lo que la Comisión autorizó la

ratificación de este Convenio por unanimidad.

ASISTENCIA RELIGIOSA A LAS FUERZAS ARMADAS.—Por último fue sometido a la

Comisión el Acuerdo del Estado español con la Santa Sede sobre asistencia

religiosa a las Fuerzas Armadas. El señor Ballesteros defendió de nuevo una

reserva de este Acuerdo, aunque dijo que si se le aclaraba la interpretación

retirarla la propuesta.

El señor Ballesteros explicó que en el Acuerdo se habla de que el Vicariato

general castrense extenderá su jurisdicción a todos los miembros de las Fuerzas

Armadas y a todos los que presten servicio de armas. El Partido Comunista, sin

embargo, estima que la jurisdicción del Vicariato debe extenderse a los miembros

católicos de las Fuerzas Armadas, para respetar así la libertad religiosa.

El señor Rupérez, representante de loa centristas del Congreso, se mostró d»

acuerdo con esta interpretación, que coincide con la que hace el preámbulo del

Acuerdo y que, efectivamente, la competencia jurisdiccional -religiosa se

referirá solamente a los miembros católicos de las Fuerzas Armadas.

El Acuerdo fue aprobado por unanimidad por la Comisión,

 

< Volver