Ultimátum de la Conferencia Episcopal. 
 La Iglesia exige subvención para sus escuelas     
 
 Diario 16.    24/11/1979.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Ultimátum de la Conferencia Episcopal

La Iglesia exige subvención para sus escuelas

. La Iglesia española, a través de la Conferencia Episcopal, y el cardenal

Tarancón se han pronunciado de forma rotunda para que el Estado subvencione sus

centros religiosos. En caso contrario, amenazan con cerrar los colegios o

dedicarlos a las familias pudientes.

Él momento escogido por las autoridades eclesiásticas para hacer públicos sus

documentos puede estar relacionado con la próxima discusión en el Parlamento de

los presupuestos del Ministerio de Educación, en donde tiene puestas todas sus

esperanzas para obtener una mayor ayuda.

Madrid — «Los centros, de enseñanza religiosa se encuentran ante un dilema

dramático: o abandonan su actividad docente o prestan sus servicios sólo a los

hijos de familias de elevada posición económica.» Esta es la conclusión a que ha

llegado la Conferencia Episcopal, reunida ayer.

Por medio de un documento hecho público bajo el título de «Dificultades graves

en el campo de la enseñanza», los representantes de la Iglesia católica en

España reivindican la subvención estatal a las familias según nivel económico,

como único camino de que todas las clases sociales tengan acceso a la educación

confesional.

Desaparición de centros

La importancia que da la Iglesia a la enseñanza religiosa puede juzgarse por las

palabras del arzobispo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal de

Enseñanza; monseñor Elias Yanes, al término de la reunión: «Él Episcopado ha

querido comprometerse con todo el peso de su.autoridad en la publicación de este

documento, pues está en juego el futuro de la sociedad.»

El documento, que fue

aprobado con 59 votos a favor, uno en contra y otro en blanco, afirma que

«tenemos constancia de que un "elevado número de instituciones de la Iglesia,

responsable de centros educativos, no pueden ir más allá en el inevitable

endeudamiento que de ellas exige su servicio a la enseñanza».

«Comprobamos con pena un proceso gradual de desaparición de centros docentes

creados por la Iglesia o por otros grupos sociales sin ánimo de lucro, con todo

lo que ello supone de daño grave para Ja comunidad cristiana y para el país.»

«Sin embargo, existe una grave discriminación en el reconocimiento real de

estos derechos. Sea cual sea su posición económica, un padre de familia.que

decida llevar a su hijo a un centro de enseñanza de la Iglesia . se ve obligado

a sobrellevar una carga económica considerable, cosa que no sucede si elige un

centro creado por el Estado.»

«Sucede que en los centros docentes oficiales el Estado paga la enseñanza con la

aportación de todos

los contribuyentes, de lo cual se benefician también los que podrían costearla,

mientras niega la ayuda necesaria a las familias modestas si éstas eligen un

centro privado.»

Contra el monopolio estatal

El documento episcopal pide ayuda a las familias según su nivel económico, como

solución a la que se ha llegado en la mayor parte de los países europeos

gobernados ´por regímenes no totalitarios. «¿Por qué España habría de ser una

excepción?», se preguntan.

No suprimir la enseñanza privada

«No es concebible un Estado democrático moderno que actúe, de hecho, como una

gran empresa monopolista promotora de centros de enseñanza, decidida a eliminar,

por la fuerza de la competencia y con los recursos de todos los ciudadanos, los

centros de enseñanza promovidos por

la iniciativa de los grupos sociales.»

En el documento se insiste en que «garantizar a. todos el derecho a la

educación^ no debe conducir, en modo alguno, a la supresión a la enseñanza no

estatal, mientras haya sectores importantes de población que prefieran la

escuela libre, es decir, la privada».

Después alude a la izquierda, cuando manifiesta que «si triunfara el propósito

de quienes por razones ideológicas quieren la está-titicación casi total de la

enseñanza, reservando la escuela libre para grupos elitistas, desaparecería la

libertad de millones de padres de familia para elegir tipo de enseñanza».

«Parte de los derechos humanos es justamente el de proponer una concepción del

hombre y de la educación, que la entidad promotora de un centro de enseñanza ha

de plasmar en un proyecto educativo coherente a la luz del sentido último de la

vida.»

La enseñanza privada, en cifras

Cerca de dos millones de alumnos se educan en centros escolares de la Iglesia, -

aproximadamente el 25 por 100 de los niños y adolescentes españoles

escolarizados. Algo más de otro 17 por 100 son educados en otros centros no

estatales de diverso tipo. .

Los presupuestos del Ministerio de Educación para 1978 fueron de 233.845

millones de pesetas. La enseñanza privada (seglar y religiosa) supone un 41,44

por 100 de la impartida en toda España y le fue asignado un 14,34 por 100.

En el curso 1977-78, los salarios del personal docente en los centros privados

de enseñanza fueron de 153.500 millones, a los que el Estado contribuyó con

37.000 millones de pesetas.

La enseñanza privada

comprende alrededor de 12.500 centros, en los que cursan estudios 3.279.550

alumnos. La enseñanza noestatal tiene unos presupuestos que se acercan a los

182.000.. millones de pesetas, considerados insuficientes por los sectores

religiosos y patronales agrupados en la CECE (Confederación Española de Centros

de Enseñanza), patronal, y la FERE (Federación Española de Religiosos de la

Enseñanza), confesional.

La CECE reivindicó al ministro de Educación 74.370 millones de pesetas más

como subvención´ para sus centros en 1980.

Los centros religiosos en la enseñanza preescolar, básica, especial y permanente

de adultos en el presente curso escolar se eleva a 2.458, de los cuales un 76

por 100 están subvencionados.

 

< Volver