Instrucciones pastorales con motivo de la jornada de los medios de comunicación social  :   
 Objetividad y veracidad, exigencias morales de toda información periodística. 
 ABC.    18/05/1969.  Página: 31-32. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

18 DE MAYO DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA.

LO IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY INSTRUCCIONES PASTORALES CON MOTIVO DE LA JORNADA

DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Objetividad y veracidad, exigencias morales de toda información periodística

Gerona 17.

El obispo de esta diócesis, monseñor Jubany, ha dirigido una instrucción con

motivo de la Jornada de Medios de Comunicación Social. Dice, entre otras cosas:

"El obispo-administrador apostólico de Bilbao ha puesto recientemente.en guardia

a sus diocesanos sobre algunas informaciones falsas, relativas a sacerdotes,

aparecidas en la Prensa.

Creo que es un deber pastoral recordar el derecho que tienen todos los

ciudadanos a una información objetiva. Se trata de un derecho que es "universal,

inviolable e inalienable", como ha recordado varias veces el Papa.

A este derecho fundamental corresponde un grave deber, que pesa especialmente

sobre la conciencia de aquellos que están encargados de la información pública,

y, en particular, de los que tienen en sus manos los medios de comunicación

social, llámense Prensa, radio, cine o televisión. Decimos esto sin olvidar las

dificultades, a veces graves, que en algunas ocasiones encuentran los

periodistas para cumplir debidamente su misión.

Es evidente que la información ha de responder a la verdad. Nadie tiene derecho

a publicar informaciones falsas. Tampoco es ilicito presentar los hechos

envueltos en la penumbra de la verdad dicha a medias. Por esto no se puede

informar arbitrariamente a los ciudadanos, de tal manera que se favorezca a una

determinada corriente de opinión—sea del color que fuere—, silenciando

calculadamente aquéllo que, según el criterio personal del informador, no

interesa dar a conocer a los ciudadanos. Ciertas omisiones son tanto o más

injustas que una información enteramente falsa.

Es verdad que algunas veces unas peculiares circunstancias concretas pueden

obligar a silenciar determinados hechos. Pero entonces la "única regla válida"

para fijar los justos limites de aquel silencio informativo—que no hay que

confundir con el falseamiento de las noticias está constituido por el orden

moral y el bien común.

Por esto es de desear que la información de los sucesos públicos sea siempre

objetiva, verídica y honrada. Porque es el único camino para que aquélla

responda al derecho fundamental que tiene el hombre a conocer la verdad; asi

como es el único me´dio para lograr una sana convivencia entre todos los

ciudadanos."

P. A.

LA DIÓCESIS DE BILBAO TENDRÁ MEDIO PROPIO DE INFORMACIÓN

Bilbao 17. Con motivo de la Jornada Mundial de los Medios´ de Comunicación

Social, el administrador apostólico de Bilbao, monseñor Cirarda, lia hecho

pública una carta pastoral en la que entre otras cosas, dice:

"El Concilio Vaticano II determinó que los católicos dedicarán un día cada año a

parar su atención de modo especial en la trascendencia de los medios de

comunicación social.

Pablo VI fijó dicha jornada para el domingo siguiente después de la Ascensión.

Los medios de comunicación social son hoy altavoces de los que la Iglesia debe

servirse para predicar su verdad a los hombres, cerno pueden ser, y son muchas

veces instrumentos del mal."

"Son de absoluta evidencia—dice el Concilio—la gravedad e importancia de los

deberes que atañen a quienes trabajan en dichos medios, ya que informando e

incitando pueden dirigir reda o desgraciadamente al género humano." Y por lo que

a los religiosos se refiere, añade: "Procuren que las informaciones

concernientes a la religión se confíen a personas dignas y expertas y se traten

con la debida reverencia."

Los recientes acontecimientos religiosos y no religiosos que han sacudido la

vida de Vizcaya podrían ejemplificar claramente esas afirmaciones y ruegos del

Concilio. ¡Qué distinta manera de dar una misma noticia en unos y en otros! En

algunos, unos simples titulares sensacionalistas, cuando no totalmente falsos,

sembraban confusión donde otros ponían el comentario orientador o pedían

simplemente una suspensión de juicio. ¡Cómo se han distribuido por agencias

noticias absolutamente falsas y aun calumniosas! Un mismo documento, a juzgar

por su presentación, parecía una cosa u otra, diametralmente contraria, según la

pasión o el equilibrio de periodista.

Todo ello no debe llevarnos a una indignación irritada y poco cristiana por

falta de amor. Esa misión de los hombres que trabajan en los medios de

comunicación social no es fácil. Las noticias se les acumulan con precipitación.

Discernir lo verdadero de lo falso, formar juicio sobre la marcha, para poder

orientar y no turbar, es empresa ardua. Por eso mismo se requiere que esos

hombres estén bien formados y sean serenos.

Es demasiado evidente que el recto empleo de los instrumentos que manejan puede

ser mío de los factores más eficaces para la paz y para el bien común. Mal

empleados, por lo contrario, pueden convertirse en él arma más mortífera contra

la paz, y en fuente de grandes males, contra la justicia y la caridad, contra la

religión y la moral.

Estas consideraciones son válidas para esta jornada en cualquier año.

En nuestra diócesis queremos que este día sirva de anuncio de un medio propio de

información, modesto y popular, que este mismo mes de mayo se pondrá en manos de

los fieles.

Sintiendo con el Papa, vamos a reflexionar el 18 de mayo, sobre la trascendencia

de estos medios de comunicación social."

Europa Press.

 

< Volver