Cuatro documentos de obispos españoles exponen la visión cristiana del 1 de mayo  :   
 Obispos de la provincia tarraconense: "En materia social es muy probable que a todos nos alcance una situación de pecado colectivo". 
 ABC.    30/04/1969.  Página: 49-50. Páginas: 2. Párrafos: 20. 

ABC. MIÉRCOLES 30 DE ABRIL DE 1969.

LA IGLESIA EN El MUNDO DE HOY EXPONEN LA VISION CUATRO DOCUMENTOS DE OBISPOS

ESPAÑOLES CRISTIANA DEL 1 DE MAYO

Obispos de la provincia tarraconense: «EN MATERIA SOCIAL ES MUY PROBABLE QUE A

TODOS NOS ALCANCE UNA SITUACIÓN DE PECADO COLECTIVO»

Monseñor Infantes, obispo de Canarias: «SON DURÍSIMAS LAS CONDICIONES DE TRABAJO

DEL APARCERO Y DE LA MUJER CANARIA"

Monseñor Círarda, obispo de Santander: «EL 7 DE MAYO, UNA LLAMADA DE ATENCIÓN A

LA CONCIENCIA DE TODO CRISTIANO»

Madrid. (De nuestra Redacción.)

Ante el 1 de mayo—fiesta de San José Obrero— han aparecido varios importantes

documentos sociales de diversos obispos españoles.

El más importante de todos ellos es, sin duda, por su carácter de colectivo y

por novedad de una pastoral común firmada por los obispos de una región—hecho

que ocurre, creemos, por primera vez en España—el que han publicado los obispos

de la provincia eclesiástica tarraconense. Es un amplio documento—más de dos mil

palabras—en el que tos obispos de diócesis catalanas plantean el problema de los

valores y la dignidad del trabajo.

Después de referirse al hecho doloroso de la separación entre la Iglesia y el

mundo del trabajo, afirman que "cuanto hay de legítima aspiración en vuestros

anhelos nosotros lo hacemos nuestro".

Recuerdan a continuación la doctrina de la Iglesia sobre la remuneración del

trabajo v añaden que "si por una parte es obvio que el obrero ha. de realisar su

tarea con honrada diligencia en cuanto al debido rendimiento, también lo es que

para el logro de su justa retribución debe ser suficiente la jornada normal de

trabajo, sin que haya de verse obligado a un horario agotador y deshumanizante".

"Al hacer las precedentes afirmaciones —prosiguen los obispos—reconocemos con

dolor que estamos muy lejos de que esta doctrina tan excelsa en su formulación

haya logrado las aplicaciones que le corresponden en la práctica. La sociedad

moderna, y por supuesto la española, está en deuda permanente con tantos y

tantos hombres de la clase trabajadora a quienes resulta casi imposible apreciar

la grandeza de su condición, como consecuencia de un conjunto de circunstancias

económico sociales terriblemente duras: falta de vocación o de preparación

profesional, retribución Insuficiente, carencia de vivienda, relaciones humanas

poco dignas, etc., amplios sectores del mundo obrero experimentan todavía muy

graves dificultades que turban su tranquilidad cuando piensan en el pan de sus

hijos y en la indispensable seguridad de las condiciones de vida materiales y

morales dé sus familias.

A todos cuantos sufren por estos motivos —obreros parados o en subémpleo,

emigrantes desarraigados e inseguros, hombres y mujeres alienados quizá en su

actividad profesional—. nuestra comprensión y nuestro sincero deseo de ayuda.

PECADO COLECTIVO EN LO SOCIAL

En este día todos debemos recordar que ¡el movimiento obrero lleva consigo una

exigencia de mayor justicia y un ideal de promoción colectiva. A veces se

desoyen y condenan sus aspiraciones y reivindicaciones con cómodas evasivas e

incluso con calumniosas acusaciones. En algunos casos, estas reclamaciones no

son más que elementales exigencias de la justicia y de los postulados del

Evangelio; en otros, son reacciones explicables ante las resistencias y

obstáculos con que el sistema capitalista frena sus legítimas demandas. La

inseguridad de la vida obrera, el desajuste entré la capacidad adquisitiva del

jornal y el coste de la vida, la amenaza del paro y de la enfermedad, la

exclusión sistemática de los obreros de la gestión de la empresa y de la

organización general de la economía, explican y excusan muchas actitudes. Que

nadie, púes, ose arrojar la piedra de la condenación, puesto que en materia

social es muy probable que a todos nos alcance una situación de pecado

colectivo. Con nuestro "no" obligado—prosiguen—a la fuerza destructiva del odio

y de la violencia, nuestro "sí" más rotundo a la reforma de la empresa y al

esfuerzo constructivo de un orden nuevo mas humano y mas justo.

"Aplaudimos—dicen más tarde los obispos—los esfuerzos que se realizan por llevar

a cabo el desarrollo económico de núestro país. Pero—añaden—es condición

indispensable de todo progreso económico un adecuado y paralelo progreso

social."

Pasan después a hablar del tema sindical y, después de reafirmar el contenido

del documento del Episcopado español sobre el Sindicato, publicado el pasado

año, añaden; "Nuestros trabajadores tienen derecho a un Sindicato auténticamente

representativo, con autonomía organizativa, con independencia de toda política,

con libertad de reunión, expresión y acción y con unos medios eficaces y justos

para defender los derechos de los obreros y para solucionar los conflictos

laborales."

PROBLEMAS CONCRETOS EN LA PASTORAL DEL OBISPO DE CANARIAS

Si el documento de los obispos de diócesis catalanas permanecía en el terreno de

la justicia social, la pastoral que ha hecho pública monseñor Infantes, obispo

de Canarias, baja a problemas más concretos y dramáticos y señala dos

"situaciones serías´´: el descanso dominical especialmente en el puerto y las

duras condiciones en que se desarrolla la aparcería y el empaquetado de frutos

en su diócesis.

Recuerda el obispo a los empresarios y patronos que sus obligaciones respecto

del trabajador no terminan en el salario. Insiste el prelado en que la ley del

descanso dominical no sólo tiene una finalidad religiosa, la de que el hombre

cuente con tiempo para honrar a Dios, sino que, además, tiene otro sentido no

menos sagrado, pon cuanto honra a la propia humanidad deificada por Dios. A

saber: la institución de un tiempo libre que sirva para el descanso y el cultivo

de las facultades superiores. El descanso, además, debe ser organizada

debidamente, protegido en todos los sectores de la sociedad, promocionado tanto

por organismos y empresas como por asociaciones y particulares.

"Uno de los temas laborales que exigen, urgente atención es el del cultivo del

tomate y el almacenado y empaquetado de frutos. El doloroso estado de cosas en

este sector del mundo laboral fue reconocido y denunciado públicamente por el

ministro secretario general del Movimiento y delegado nacional de Sindicatos en

su visita del mes de febrero pasado. Solis dijo en aquella ocasión:. "No es

posible que esos trabajadores sigan viviendo como están viviendo." Prometió

llevar el problema al Consejo de Ministros.

Por otro lado, el problema merece el interés y la preocupación de organismos

especiales y de personas responsables, que es digno de todo reconocimiento. Pero

queda todavía mucho por hacer, ya que son durísimas las condiciones del trabajo

del aparcero, que se encuentra, en cierto sentido, en situación de inferioridad

psicológica, moral y económica."

Al final de la carta, el obispo se dirige a las obreras, trabajadores,

empresarios y patronos con estas palabras: "Se os ha entregado la transformación

de la tierra para que impulséis su progreso hacia la meta final. Buscad la mutua

comprensión y el diálogo para contribuir al mejoramiento del mundo del trabajo."

NO ES UNA JORNADA TRIUNFALISTA

También monseñor Círarda, obispo de Santander y administrador apostólico de

Bilbao, ha publicado una nota pastoral con motivo de esta jornada. Y comienza

definiendo su objetivo con estas palabras:

"El día 1 de mayo no debe ser para un cristiano ni una jornada triunfalista para

cantar las glorias de la Iglesia en el orden social ni una suplantación con una

fiesta religiosa de los esfuerzos legítimos del mundo obrero en favor de una

humanidad mas a la medida de la dignidad del hombre. La festividad del 1 de mayo

tiene que ser, según el querer de la Iglesia, un toque de atención en la

conciencia de todos los cristianos sobre la urgencia de hacer un mundo mejor."

En su carta pastoral, monseñor Círarda se refiere, más tarde, a la Iglesia y al

mundo obrero y a cómo éste último participa en la primera. Y el obispo, después

de pedir perdón por la participación consciente en las situaciones de pecado

colectivo, agrega: "Cierto es que la Iglesia no ha dejado nunca de predicar la

verdad de la justicia social, especialmente en las grandes encíclicas. Cierto

también que nunca han faltado cristianos ejemplares, afanosos por transformar el

mundo para nacerlo de selvático humano, y de humano cristiano. Pero no es menos

cierto, por culpa de muchos de nosotros, que la bandera de las reivindicaciones

nos la han arrebatado de las manos, y no pocas veces, hombres y organizaciones

cuya Ideología ha estado y sigue estando lejos del horizonte de la fe."

DELEGACIÓN EPISCOPAL OBRERA DE MADRID

El mismo espíritu refleja el breve documento publicado por la Delegación

Episcopal del Mundo Obrero de la diócesis de Madrid. En ella se puede leer entre

otras cosas:

"Sí Cristo se hizo pobre para evangelizar a los pobres, así la Iglesia debe ser

pobre y compartir la suerte de los afligidos por la debilidad humana. Si esto

constituye una exigencia permanente para todos los que forman parte del pueblo

de Dios, ante la fiesta del 1 de mayo "sentimos la necesidad de ayudar a toda la

comunidad diocesana de Madrid, en un primer paso de ver con mirada atenta y

limpia, llena de amor y fraternidad, al mundo obrero en sus necesidades y justas

aspiraciones de paz y de amor, de verdad y de justicia". Y agrega la Delegación

episcopal del mundo obrero que "existe una profunda vinculación—aunque a veces

sea inconsciente—entre la sociedad a la que aspiran los trabajadores y el reino

de Cristo: entre la justicia que desean y el Evangelio."

EL PAPA ACEPTA LA DIMISIÓN DEL OBISPO DE URGEL

Ciudad del Vaticano 29. Su Santidad el Papa Pablo VI ha aceptado el deseo

manifestado por monseñor Ramón Iglesias Navarri de ser dispensado, por razones

de salud, del gobierno de la diócesis de Urgel.

Al mismo tiempo, el Santo Padre lo ha transferido a !a iglesia titular episcopal

de Satriano.

Monseñor Iglesias Navarri, que era uno de los co-príncipes de Andorra, cuenta

actualmente ochenta años de edad.

Natural de Durro, localidad de la diócesis de Urgel, fue ordenado Sacerdote el

14 de julio de 1912. EL 30 de diciembre de 1942 fue nombrado obispo,

concediéndosele la diócesis de Urgel, y fue consagrado el 4 de abril de 1943.

COMENZÓ LA ASAMBLEA DE IGLESIAS EUROPEAS

San Lorenzo del Escorial 29. La Conferencia de Iglesias Europeas ha iniciado

esta mañana su anual Asamblea, en un hotel de esta localidad. Es la primera vez

que se reúne en España, y asisten más de 50 representantes de tas 80 Iglesias

ortodoxas, viejo-católicas, anglicanas, protestantes y evangélicas, tanto del

Este como del Oeste de Europa, que la integran.

La Asamblea, que durará hasta el próximo día 2 de mayo, estudiará temas de

carácter interno, y a sus distintas sesiones asistirá un observador del

Vaticano. También participará en sus reuniones, en calidad de consejero

permanente del presidium y del Comité consultivo, el doctor Willem A. Visser´t,

presidente de honor del Consejo Ecuménico de Iglesias, cuya sede en Ginebra será

visitada el próximo 10 de mayo por Pablo VI en su viaje a dicho país.

Cifra.

 

< Volver