Autor: Oneto Revuelta, José. 
 Monseñor González Moralejo habla de "las tensiones de la Iglesia postconciliar en España". 
 "Existen demasiadas injusticias de orden económico, social, cultural y político"  :   
 "No soy partidario de las presencia de obispos en las Cortes". 
 Madrid.    27/01/1970.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Monseñor González Moraleja habla de "las tensiones de la Iglesia postconciliar

en España"

Existen demasiados injusticias de orden económico, social cultural y político

"No soy partidario de la presencia de obispos en las Cortes"

"Es opuesto a la verdad y desmiento rotundamente que la Conferencia Episcopal

Española haya pedido explicaciones a Roma por el mensaje de Paulo VI a España.

Las fuentes de información del Papa sobre la situación real española son de

primerísima mano", dijo ayer monseñor González Moralejo, obispo de Huelva,

durante una conferencia-coloquio sobre "Las tensiones de la Iglesia posconciliar

en España". El acto, organizado por el Centro de Estudios de Problemas

Contemporáneos, se celebró en el Circulo de la Unión Mercantil y a él asistieron

cerca de un millar de personas.

Comenzó diciendo el doctor Moralejo que las tensiones de la Iglesia están en la

calle; son las manifestaciones de sacerdotes y la acción de grupos aguerridos

que se autobautizan con el nombre de Cristo, las ocupaciones de Iglesias y las

interrupciones de homilías, la participación de los sacerdotes en lo temporal y

las fricciones de la opinión pública con la Conferencia Episcopal porque no se

da suficiente información sobre sus actividades; son las tensiones de las

pequeñas parroquias rurales y el comportamiento de algunas Asociaciones de

apostolado seglar...

Causas de una situación

Entre las causas de estos enfrentamtentos, monseñor González Moralejo señaló el

Concilio como revulsivo entre las comunidades cristianas, el cambio

socioeconómico que se va produciendo en el país, la mayor conciencia del pueblo,

la búsqueda de soluciones Inéditas y radicales y el comportamiento de los medios

de comunicación social que acelera las tensiones aireándolas.

Habló a continuación de lo que llamó causas profundas del fenómeno, para citar

la efervescencia doctrinal, la crisis de la Acción Católica y el "contagio

psicológico de fuera". Rizo referencia a la tensión que en el orden político

existe en el país y que en ocasiones se manifiesta a través de la Iglesia como

válvula de escape. Por último aludió a la existencia de demasiadas injusticias

de orden económico, social, cultural y político que conmueven y soliviantan a

muchos.

Un coloquio revelador

Quizá tan importante como la conferencia fue el coloquio mantenido al final de

la misma. Que sepamos, es la primera vez que en estas circunstancias una

jerarquía de la Iglesia española acepta el diálogo con un público más o menos

politizado y en el que habla un amplio sector ajeno a la Iglesia.

El que la mayoría de los participantes en el coloquio discutiesen más o menos

abiertamente las tesis del obispa de Huelva (sólo un sacerdote se identificó

ostensiblemente con el conferenciante) resulta revelador no sólo para el

público, sino para el propio obispo, que tuvo ocasión de oír no sólo objeciones

a su exposición, sino determinados juicios importante sobre la jerarquía

eclesiástica española.

A preguntas formuladas por el abogado Carlos Zayas, monseñor González Moralejo

afirmó que él no era muy partidario de que los obispos estuviesen en las Cortes

y que el Concordato era un "modus vivendi" entre dos potencias soberanas.

El coloquio llegó a un punto muerto cuando se abordó lo que el obispo llamó

"cultura cívica del español".

La tradición cultural, la educación democrática del país, la educación civico-

politica del español, el tópico de la incapacidad......, todo ello quedó

envuelto en una cierta nebulosa.

J. ONETO REVUELTA.

 

< Volver