"Existe la tentación de creer que la moral pública es un tema apagado que sólo interesa a los supervivientes de una educación tradicional"  :   
 "L´Osservatore Romano" enjuicia las modas juveniles en vigor en ciertos países y denuncia las raíces del nudismo y la pornografía. 
 ABC.    19/08/1970.  Página: 21-22. Páginas: 2. Párrafos: 7. 

ABC.MIÉRCOLES 19 DE AGOSTO DE 1970. PAG. 21.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

«EXISTE LA TENTACIÓN DE CREER QUE LA MORAL PUBLICA ES UN TEMA APAGADO QUE SOLO

INTERESA A LOS SUPERVIVIENTES DE UNA EDUCACIÓN TRADICIONAL»

«L´Osservatore Romano» enjuicia las modas juveniles en vigor en ciertos países y

denuncia las raíces del nudismo y la pornografía

Ciudad del Vaticano 17. El nudismo, el erotismo y el pansexualismo que se

extienden, condenados por el Papa Pablo VI ayer en su discurso dominical a los

fieles, representan, según el "Osservatore Romano", la proyección de las

seculares negaciones anticristianas en el campo filosófico y moral. "Sobre estas

raíces—se escribe en el diario vaticano—se insertan hoy los fermentos de la

rebelión de la contestación que encuentran su pasto en toda expresión de lo

negativo y se aprovechan de todo medio para el desgaste del orden existente.»

"Agencias y periódicos en el Día de la Virgen—comienza-diciendo el diario

vaticano.—abundaron en "servicies" sobre, desconcertantes fenómenos del nudismo,

del erotismo y la pornografía que se extienden en el mundo, con una procesión de

iniciativas y de tolerancias denunciadas en sucesos recientes o en curso, que

señalan la negación de la visión no sólo cristiana, sino civil, dé la moralidad

pública y privada.

Muestras pornográficas internacionales, reuniones de millares y millares de

jóvenes en libertad sexual, desnudo integral, son hechos que denuncian una

cesión moral a nivel mundial, en un día que la liturgia está consagrada a la

gloria de la Virgen Purísima. Estamos así puestos frente al avance de un proceso

de descristianización de las costumbres que invade todo residuo de dignidad

moral y humana."

DESPRECIO A LAS FORMAS DEL PUDOR

"Pero nudismo, erotismo, pornografía tienen hoy un rostro más grave—el fenómeno

es constatable, destructivo, total—. Un moralista escribió que o se vive como se

piensa o se piensa como se vive. Puede ser que viviendo en el progresivo

desprecio de formas esenciales, aún externas, del pudor, tanta gente moderna de

este rechaza haya querido hacer una doctrina en la cual buscar una

legitimación moral del propio comportamiento." El "Osservatore" cita

algunos párrafos de diarios italianos que informan sobre es la muestra y otras

manifestaciones dé la actual ola de pornografía y agrega más adelante: "En los

campos de la balanza activa del "mercado", la ola erótica-pornográfica invade

ahora el recinto del arte, y rió digamos las pantallas cinematográficas, que

están ya saturadas, sino también el teatro." Refiriéndose a si la aparición del

desnudo en el escenario teatral puede significar una "nueva dimensión", dice:

"¿Qué nueva dimensión? ¿Artística? ¿Cultural? La dimensión es la del progresivo

degradarse del hombre, de su descenso ál nivel irracional y animal, a la pérdida

de su dignidad y racionalidad, después del abatimiento de todas las luces y

pilares interiores."

LAS MODAS JUVENILES

Da después más detalles sobre el "nudein" y otras modas juveniles en vigor en

ciertos puntos de Inglaterra, Holanda y Estados Unidos, para terminar afirmando

qué "en el fondo de este camino se encuentran no nuevos valores, sino la

corrupción a escala universal, hasta aquella aniquilación mental, teológica y

psicológica croe se llama droga, como último eslabón cíe una fatal cadena".

Tras recordar las palabras de Su Santidad el Papa Pablo VI a propósito del tema,

durante su discurso de ayer en Castel gandolfo, el diario vaticano añade;

"Existe la tentación de creer hoy que el tema de la limpieza de las costumbres

y, por tanto, de la moral pública, sea un tema apagado que no interesa si no a

pocos supervivientes de una educación tradicional, que no puede obtener sino

escasa atención y poca resonancia en las conciencias, estando destinada a quedar

estéril e impotente en sus efectos por quien quiere todavía sostenerlos.

Pensando así, se asocia a una difundida y general abdicación, a un espíritu de

"dimisión" que hacen posible las agresiones morales más absurdas e ilícitas.

Fenómeno que no es hoy episódico o marginal, pues se hace esencial al vivir y

atenta contra las raíces de la sociedad como tanto dan fe las crónicas del mal

camino emprendido por los jóvenes y de la droga."

Efe.

 

< Volver