Información religiosa; Clausura de curso en el Convictorio de San Miguel. 
 Cardenal Enrique y Tarancón: "Hemos de devolver la confianza a los sacerdotes"     
 
   20/09/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

INFORMACION RELIGIOSA

Clausura de curso en el Convictorio de San Miguel

CARDENAL ENRIQUE Y TARANCÓN: "HEMOS DE DEVOLVER LA CONFIANZA A LOS SACERDOTES"

Bajo la presidencia del arzobispo de Toledo y cárdena! primado de España, doctor

don Vicente Enrique y Tarancón, se cliausuró ayer el VII Curso de Teología

Pastoral, organizado en Madrid por el Convictorio Sacerdotal de San Miguel, del

Opus Dei. Junto con el purpurado ocuparon la presidencia del acto don Florencio

Sánchez-Bella, consiliario del Opus Dei en España; monseñor Ferris, delegado

episcopal de la Comisión de Migración; don Carlos Escartínt director del Curso

que se clausuraba, y don Miguel Rivilla, director del Convictorio.

Hizo uso de la palabrá en primer lugar don Carlos Escartín, quien dio lectura a

las conclusiones del VII Curso de Teología Pastoral, que bajo el título "El

sacerdocio ministerial en un tiempo de crisis", se ha venido desarrollando desde

el pasado lunes.

"Estamos plenamente convencidos de que no tenemos soluciones definitivas para

los problemas que se nos plantean. Creo sinceramente que nadie las tiene",

comenzó diciendo don Carlos Escartín. "Nadie tiene el secreto de este mundo que

se esta formando—prosiguió—, y tan sólo podemos vislumbrar por ahora algunas

pistas que pueden servirnos de orientación. Hemos analizado esta realidad del

ministerio sacerdotal para caer en la, cuenta de la situación critica del tiempo

en que nos ha tocado vivir".

Resumió seguidamente las lecciones pronunciadas por los distintos profesores que

han Intervenido en el Curso y se detuvo especialmente en las orientaciones de

los profesores Póveda y Polo, que marcaban las líneas de la psicología y de la

filosofía actual en torno al tema, remarcando la caducidad de las ideologías y

de los sistemas.

Teología, Ministerio sacerdotal y crisis

Dentro de la linea teológica del curso, los estudios se centra. ron en la

posición bíblica expresada, por el profesor García Moreno; histórica, del doctor

López Martínez, y espiritual, de don José Luis Larrabe y del doctor Ezquerda,

que se podrían resumir en la seguridad de ser uno en. Cristo en el cumplimiento

de nuestra mision dentro de la Iglesia, como hace años decía monseñor Escriva de

Balaguer: "Se acentuaría un rasgo de la existencia sacerdotal que no pertenece

precisamente a la categoría de los elementos plurales y perecederos. Me refiero

a la perfecta unión que debe darse entre la consagración y la misión del

sacerdote. O, lo que es lo mismo, entre la vida personal de piedad y el

ejercicio del sacerdocio ministerial. Entre las relaciones filiales del

sacerdote con Dios y sus relaciones pastorales y paternas con los hombres. No

creo en la, eficacia, ministerial del sacerdote que no usa hombre de oración.".

Haciendo hincapié en esta misma idea, prosiguió don Carlos Escartín, el profesor

Escartín Lobo destacó en la conferencia del último dia del Curso cómo el

sacerdocio ministerial debe llevar a la formación y a la integración del

sacerdote en una genuina comunidad cristiana.

Palabras del primado

Seguidamente, el cardenal primado de España, doctor don Vicente Enrique y

Tarancón, pronunció unas palabras en las que mostró su complacencia, por asistir

a este acto de clausura del Curso de Teología Pastoral. "El tema del Curso—"El

sacerdocio ministerial en un tiempo de crisis"—es importante y de actualidad y

en él estamos pensando todos los obispos del mundo", dijo el cardenal-arzobispo

de Toledo.

"Estamos ya vislumbrando el camino que hay que seguir, aun. que no tengamos

soluciones definitivas—siguió—. Por eso estamos en un momento de confusión.

Hemos de devolver la confianza a los sacerdotes, la serenidad, para que no se

dejen ganar por el desconcierto. Es importante que todos nos preocupemos en

buscar una solución."

Dijo después a los cursillistas que había visto cómo durante estos días

estudiaron el problema con seriedad. "Dios quiera que os haya servido para

serenaros en este momento de confusión, para que continuéis enamorados de

vuestro sacerdocio". Señaló después que las tendencias actuales, demuestran que

el sacerdote no acaba de ver la importancia que tiene. "Es una pena que se vaya

perdiendo el Interés sacerdotal que se está dando entre los sacerdotes".

Finalizó indicando: "Pido a Dios que procuréis saber cumplir la, voluntad de El

para que la Iglesia pueda cumplir su tarea en este mundo de crisis".

Ayer también finalizaron los trabajos de la XXIX Semana Española de Teología.,

organizada por el Instituto Francisco Suárez {Consejo Superior de

Investigaciones Científicas), sobre el tema "Dogma y doctrina del pecado

original".

Conclusiones de los propagandistas

El pasado domingo, en la Santa Cueva de San Ignacio, de Manresa, se clausuró la

LVI Asamblea General de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, que

había venido precedida de ejercicios espirituales, cerrados por el cardenal

primado, doctor don Vicente Enrique y Tarancón, La Asamblea aprobó las

siguientes conclusiones:

"La Asociación Católica Nacional de Propagandistas, fiel a su espíritu

originario y atenta a las realidades sociopoliticas de nuestro tiempo, expresa,

por medio de esta Asamblea, la necesidad de una actualización en orden a servir

adecuadamente su fin específico de presencia, y testimonio en la vida pública,

inspirándose en los siguientes principios:

Primero. Afirmación de una clara concepción, del Estado de Derecho, como

indispensable instrumento Jurídico de la nación y necesidad de su

perfeccionamiento con determinación de ¡as deficiencias institucionales que se

observen y de sus remedios.

Segundo. Defensa de la participación activa de todos los ciudadanos en la vida

pública y del verdadero pluralismo ideólogico coa todas y solas las limitaciones

que impone el bien común. Este pluralismo supone una clara, concepción

democrática de la política.

Tercero. Necesidad de garantías de los derechos de la persona y facilitamiento

de las condiciones para, el cumplimiento de sus deberes, medias imprescindíbles

para que sea efectiva la intervención individual o por la vía de los cuerpos

intermedios en ¡as actividades y en el gobierno de la cosa pública.

Cuarto. Propugnar los fundamentos de la doctrina que establece que el pueblo no

sólo tiene derecho a elegir los gobernantes y a establecer la forma de gobierno,

sino también a determinar los procedimientos y los limites en el ejercicio de la

autoridad.

Quinto. Amplia socialización cristiana de los bienes culturales y económicos.

Por último, esta Asamblea recaba de sus órganos rectores que se mantenga el

principio de Independencia política, de la Asociación y que se contribuya

eficazmente a su cumplimiento, especialmente en lo que se refiere a la

incompatibilidad, de cargos políticos con cargos directivos Se la misma."

 

< Volver