Autor: Martín Descalzo, P.. 
   Con prisas de última hora, la conferencia episcopal elabora un documento que resuma su postura ante los problemas de la pobreza en España  :   
 Unanimidad en la aceptación de la pontificia de Salamanca como universidad del episcopado español. 
 ABC.    11/07/1970.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. SÁBADO 11 DE JULIO DE 1970.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

CON PRISAS DE ULTIMA HORA, LA CONFERENCIA EPISCOPAL ELABORA UN DOCUMENTO QUE

RESUMA SU POSTURA ANTE LOS PROBLEMAS DE LA POBREZA EN ESPAÑA

Los obispos Montero, Roca y Guix, elegidos para preparar un texto dirigido a la

opinión pública

UNANIMIDAD EN LA ACEPTACIÓN DE LA PONTIFICIA DE SALAMANCA COMO UNIVERSIDAD DEL

EPISCOPADO ESPAÑOL

En el debate de la Conferencia Episcopal sobre la pobreza la pelota quedó el

jueves en el tejado y en el tejado estuvo durante buena parte del día de ayer.

Sólo a última hora de la tarde pareció encarrilarse hacia metas más positivas.

Como decíamos en la crónica de ayer, una vez más resultaba más fácil detectar

los problemas que adoptar posturas prácticas y concretas. Por ello, a la salida

de la ultima sesión del jueves, planeaba sobre la Asamblea una visible ola de

pesimismo, la sensación de que, al no ser fácil llegar rápidamente a un acuerdo

sobre tantos y tan graves temas, toda esta duodécima conferencia—que tantas

esperanzas provocó—pudiera deshincharse como un globo.

No es que—como informó ayer una agencia;—los obispos hubieran rechazado una

primera redacción de un hipotético documento sobre la pobreza. Ninguno se ha

realizado a la hora en que escribimos estas líneas (a no ser que se llame

documento a una simple lista de problemas para ser discutidos) y mal podría ser

rechazado lo que nunca existió. Sí había, en cambio, muy diferentes enfoques en

la postura a tomar sobre algunos de los problemas fundamentales. Había, sobre

todo, la sensación de que no podía trabajarse con tanta prisa. ¿Cómo es posible,

preguntaba ayer un periodista en la rueda de Prensa, que después de once

Asambleas volvamos a ver cómo en ésta se repite una vez más la sensación de

agobio de la víspera, el riesgo de frustración de grandes ideas por ese margen

tan pequeño de sólo seis días de duración? "Cuando las Cortes o cualquier

Parlamento—decía ayer un prelado—se reúne para estudiar cualquier proyecto de

ley no se ponen tope final, tardan lo que sea necesario. Creo que nuestras

diócesis no lamentarían demasiado nuestra ausencia durante una semana más para

que elaboráramos algo serio.

Hacemos aquí algo mucho más Importante para nuestras diócesis que lo que allí

nos espera."

¿Va a concluir, entonces, esta Asamblea como pólvora mojada? Los obispos son

demasiado conscientes de la expectación creada ante sus trabajos como para

consentir un final de mucho ruido y pocas nueces. Y en la última reunión de la

tarde de ayer se llegó a la conclusión de que, si bien no todos los problemas

planteados pueden resolverse en un solo día, sí es imprescindible una toma de

posición suficientemente clara como para que el hombre de la calle entienda qué

piensan los obispos sobre tantos problemas como giran en torno a la pobreza,

entendida ésta en sus sentidos material, cultural, eclesiástico y sociopolítico.

La sesión de la tarde concluía asi con la elección de una breve Comisión

encargada de elaborar este escrito final, que, aunque no podrá ser un documento

magisterial de gran calado, sí sea una clara toma de posición. La votación

volvía a confirmar la línea señalada anteayer y serán monseñor Montero, monseñor

Roca y monseñor Guix los encargados de esta tarea. Se trata de una Comisión

breve y coherente, que habrá de elaborar un texto profético y sereno que pueda,

al mismo tiempo, recibir la aprobación de la mayoría de la Asamblea y responder

a la expectación del hombre de la calle.

Al margen del tema de la pobreza se concluía el estudio de los problemas de la

Universidad de Salamanca y aquí, sí, se producía la unanimidad casi absoluta. En

votaciones que oscilan entre un 90 y un 95 por 100 de votos favorables, los

obispos aprobaban que la Universidad de Salamanca pase a ser "la Universidad del

Episcopado español, a todos los efectos", aceptaban cubrir sus déficit

económicos y doblaban para el próximo año sus presupuestos, aprobaban sus

renovadísimos estatutos y elaboraban un importante plan para la formación y

selección de su profesorado. Un paso importante.

La Asamblea concluirá esta noche, quizá a altas horas, como tantas otras. El

clima en que anoche se cerraron los debates era positivo, realista y moderado,

pero positivo. Todo hace pensar que la XII plenaria no se quedará en "hermosas

palabras". Aunque tampoco parece que pueda producir milagros ni estallidos.

P. MARTIN DESCALZO.

 

< Volver