Autor: Argüelles Eguibar, José Antonio de. 
   Un margen de confianza     
 
 ABC.    02/12/1970.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA MAÑANA.

UN MARGEN DE CONFIANZA

Oviedo, 28 de noviembre de 1970.

Señor director de ABC: En la edición de la tarde del jueves 26 del corriente leo

el editorial de ABC titulado «Sobre una carta pastoral», y quiero expresarle mi

punto de vista, ya que es provechoso que lleguen a los periódicos las opiniones

de sus lectores.

Soy suscritor de A B C desde qué constituí mi familia y lector desde niño en

casa de mis padres. Me he sentido siempre identificado con el ideario de A B C,

que me atrevería a sintetizar en religión, patria.

Monarquía, libertad. El primero es para mí el valor fundamental y me duele

observar que en este punto empezamos a no estar de acuerdo. Ya en alguna otra

ocasión pensé escribir expresando mi disconformidad con algún otro editorial

(por ejemplo, cuando ABC defendió el derecho de presentación de obispos por la

autoridad civil, basado en criterios que arrumbó el Concilio Vaticano II), pero

dejé de hacerlo por falta de tiempo. Por cierto que no quiero dejar de hacer

constar mi aplauso a los enfoques del cronista religioso de ABC, don José Luis

Martín Descalzo, a quien veo en la línea de la Iglesia.

Después de lo que expresé parece obvio aclarar mi personal repulsa al

separatismo vasco y a los crímenes y violencias de la E. T. A. (aunque hay que

matizar que son dos cosas distintas). Pero, en cambio, creo que los obispos

hacen bien en pedir las máximas garantías jurídicas para todos los ciudadanos,

incluso los delincuentes, y en procurar que no se aplique la pena de muerte en

actuaciones en las que se mezcla la política. Con ello intentan contribuir a la

pacificación de los espíritus.

Me parece clarísimo que hay más garantías ante un Tribunal civil que en juicio

militar sumarísimo. En delitos no concretamente militares o en los que—al menos

respecto a algunos de los encartados—hay mucho de actividad, política o social,

mejor sería evitar las jurisdicciones especiales. Respecto a las violencias

estructurales o represivas hay que pensar que los obispos no se refieran a los

Tribunales militares, sino más bien a toda clase de posibles violencias, aunque

sean extrajurídicas. ¿Está usted seguro de que no las hay en el país? ¿Tenemos

buena^ información sobre ello y sobre los hechos sujetos a juicio ante el

Tribunal Militar de Burgos ? i Se refiere éste conjuntamente a «las muertes de

un guardia de Tráfico, un inspector de Policía y un taxista»? ¿No es otra clase

de violencia coartar la información de los ciudadanos ?

Yo me limito a conceder un margen de confianza a los obispos, al suponerles

mejor informados que el español medio, y más objetivos y más desapasionados que

el poder público. Y en cuanto a la línea de ABC, defensor de la religión y de la

libertad durante tantos años, a través de diversos regímenes, no quisiera

contribuyese a confundir a los españoles, ahora que esos dos valores están más

hermanados que nunca.

José Antonio DE ARGUELLES EGUIBAR.

 

< Volver