Los obispos piden:. 
 Autonomía y representatividad sindical  :   
 ¿Hacia la independencia económica de la iglesia en España?. 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 26. 

LOS OBISPOS PIDEN: AUTONOMÍA Y REPRESENTATIVA SINDICAL

¿Hacia la independencia económica de la Iglesia en España?

MADRID, 5. (INFORMACIONES.)

«Autonomía y representatividad auténticas» piden los obispos españoles para los

sindicatos. Tras un informe presentado a la asamblea plenaria por la comisión

episcopal de Apostolado Social, que fue ampliamente debatido el pasado

miércoles, la conferencia encargó a cuatro obispos elegidos por votación (ver

INFORMACIONES de ayer) que prepararan un comunicado, debidamente perfilado, que

fuera una declaración pública de la Iglesia española ante el actual momento

sindical. Anoche, al término de la sesión, fue hecho pública esta declaración o

toma de postura oficial de la Iglesia española, que dice así:

"Los obispos españoles reunidos en la XI Asamblea Plenaria reconocemos la

urgente necesidad de una nueva ley Sindical que dé cauce legal satisfactorio a

las legitimas aspiraciones del mundo del trabajo.

Reiteramos una vez mas nuestros votos por que la reordenación del sistema

sindical español se Inspire en los principios básicos de la doctrina social

católica que públicamente formulamos en el documento colectivo sobre el

sindicalismo (julio de 1968).

Deseamos que las reformas de que sea objeto el actual proyecto de ley presentado

en las Cortes reflejen con la máxima perfección y efectividad posibles los

principios de la doctrina social de la Iglesia acerca de la autonomía y

representatividad auténticas.

Exhortamos, pues, a cuantos tengan la posibilidad de Influir en la elaboración

de la ley a que actúen de acuerdo con su responsabilidad de ciudadanos

cristianos, teniendo en cuenta la enseñanza de la Iglesia, los derechos

personales y colectivos de los trabajadores y las circunstancias concretas de

nuestra patria.»

INDEPENDENCIA ECONÓMICA DE LA IGLESIA

Las relaciones de la Iglesia y el Estado en materia económica fue otro de los

puntos claves de la sesión episcopal de ayer. El encargado de presentar un

Informe sobre el particular fue monseñor Jubany, obispo de Gerona y presidente

de la Comisión de Asuntos Económico-Jurídicos.

Según el comunicado oficial «expuso los sistemas vigentes en otros países, a

saber Oblaciones voluntarlas de los fieles (Estados Unidos, Inglaterra,

Francia), Impuesto especial con fines espirituales (Alemania, Austria),

consignación de una cantidad en el presupuesto del Estado (Bélgica, Italia,

España, Hispanoamérica).

El informe calibra las ventajas e inconvenientes de cada sistema, sobre todo

desde el punto de vista teológico y pastoral. "No podemos —dice— rechazar en

bloque todos los sistemas, porque la Iglesia necesita Ingresos económicos para

su personal y sus actividades. La aportación del Estado, sancionada en el

vigente Concordato, sigue siendo necesaria, al menos transitoriamente, pero gana

terreno la convicción de que se debe avanzar con paso firme hacia una

independencia económica de la Iglesia, que se apoyaría complementariamente en

varios recursos: contribución del pueblo cristiano. Ingresos provenientes de los

bienes patrimoniales de la Iglesia y trabajo de los sacerdotes en los casos en

que el ministerio sagrado no absorba la jornada completa o no pueda la comunidad

sostener a sus ministros.»

El comunicado añade que la comisión episcopal citada mida con este estudio «un

proceso de transformación de los supuestos económicos de la Iglesia en España»

al que apoyaran las diversas conferencias regionales, que utilizarán el

atesoramiento de técnicos seglares, y que estudiaran el problema con .los

propios Interesados: los sacerdotes.

«Mirando al momento Inmediato —añade la nota de la sesión de ayer— la asamblea

queda informada de que en el próximo Presupuesto del Estado figurará una

consignación para incrementar los haberes del clero, congelados desde hace

bastantes años, y que. por acuerdo concordatorio, deben ajustarse periódicamente

a la subida del coste de la vida. La cantidad global de este Incremento será

confiada a la Conferencia Episcopal Española, la cual acordará un reparto

equitativo entre diócesis. En cada una de éstas el prelado, con su presbiterio,

fijará las normas de distribución local, atendiendo ciertas directrices

comunes.»

PROBLEMAS DE LOS SEMINARIOS

La problemática de los Seminarios fue otro de los temas importantes analizados

ayer por los obispos españoles. Monseñor Fernández Conde, obispo de Córdoba y

presidente de la Comisión de Seminarios y Universidades, fue el encargado de

presentar la ponencia.

Informó sobre los resultados de los estudios llevados a cabo en cuatro aspectos

fundamentales : decisión vocacional, figura existencial del sacerdote y

estructuras pastorales que condicionan las actitudes de los seminaristas; la

vida espiritual y la formación en los Seminarios.

Sobre el primer punto señaló la frecuencia de situar dones de indecisión y duela

y las causas de ellas.

Destapó el pluralismo de formas existenciales y de realización, sacerdotal,

enjuiciadas por los seminaristas. Estos piden una pluriformidad en la

configuración de su futura vida y ministerio sacerdotal.

En la critica de los seminaristas sobre la actual iristltucionalización del

sacerdocio, aparece, por una parte, la ausencia de figuras sacerdotales

pluriformes y adultas, con las cuales ellos pudieran sentirse identificados, y,

por otra parte, el descubrimiento de que las estructuras pastorales, a su

juicio, no siempre responden a las exigencías que hoy plantea al sacerdote la

recristianización dé amplios sectores de nuestra sociedad, en los que la

secularización avanza a pasos agigantados.

El informe se ha orientado únicamente a «ver» la situación. La comisión ha

realizado, con ayuda de un grupo numeroso de especialistas, un notable esfuerzo

en el enjuiciamiento de esa misma situación para una futura actuación pastoral.

Pero ésta no ha sido objeto aún de exposición y debate.

En la exposición de la problemática actual de los Seminarios han sido tenidas

muy en cuenta las sugerencias de los propios seminaristas, manifestadas en su

reciente convivencia celebrada en Avila. En tal sentido afirmó que las

esperanzas de éstos no quedarían defraudadas «cuando conozcan la favorable

acogida que la Asamblea Episcopal ha dispensado a sus problemas e Inquietudes en

cuyo estudio estamos comprometidos para buscarles las soluciones más

evangélicas».

LOS CARLISTAS ESCRIBEN A LOS OBISPOS

Hace unos días fueron un grupo de obreros de la construcción los que hicieron

llegar su voz y sus inquietudes a la sala de reuniones de los obispos en El

Pinar. Ayer fue la Junta Suprema del Carlismo la que envió un escrito a la

Conferencia Espiscopal. Está firmada por don Juan J. Palomino y por don José

María de Zavala, presidente y secretario general, respectivamente, de dicha

Junta, Está fechada el 3 de diciembre, «fiesta de San Francisco Javier».

El documento colectívo de tos obispos españoles sobre sindicalismo a que se

hace alusión en la declaración episcopal de ayer dice morales»:

1-La estructura sindical en su conjunto ha de gozar de autonomía, sin perjuicio

de su necesaria subordinación al bien común, del que el Poder público es

responsable supremo.

2-Tanto las asociaciones sindicales como la organización profesional en que

aquéllas se Integran y coordinan serán verdaderamente representativas en todos

sus grados. 3-Recae sobre la autoridad el deber de evitar que su intervencion

sustituya innecesariamente la libre actividad eiercida a través de dichas

asociaciones.

4-No permita que ninguna de ellas —las de los trabajadores, técnicas o

empresarios— queden a merced de las otras o en inferioridad de condiciones.

5-Para los casos de posíbles conflictos, provéanse medios eficaces para

solucionarlos de modo justo, equitativo y pacifico, me promuevan el diálogo

conciliatorio, la negociación, el arbitraje, etc., y aseguren todos a defensa de

sus derechos legítimos 6-Sólo mando aliaren todos los medios, «la huelga puede

seguir siendo medio necesario, aunque extrema vara la defensa de los derechos y

el logro de las aspiraciones justas de los trabajadores» ("Gaudium et spes").

68), bien entendido que se excluye la huelga política y revolucionaria.

 

< Volver