Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes; Primera votación. 
 La iglesia española toma postura     
 
 Informaciones.    16/09/1971.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 35. 

Asamblea conjunta de obispos y sacerdotes

PRIMERA VOTACIÓN LA IGLESIA ESPAÑOLA TOMA POSTURA «QUEDA MUCHO CAMINO EN NUESTRO

PAÍS PARA EL RECONOCIMIENTO JURÍDICO DE LOS DERECHOS HUMANOS»

INDEPENDENCIA IGLESIA-ESTADO Y ABOLICION URGENTE DEL ACTUAL

CONCORDATO

QUE LOS OBISPOS RENUNCIEN A SUS PUESTOS EN LAS CORTES Y DEMÁS ORGANISMOS

POLÍTICOS

REAL IGUALDAD JURÍDICA DE TODOS LOS ESPAÑOLES ANTE LA LEY Y SUPRESIÓN DE

LAS JURISDICCIONES ESPECIALES

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)—La Iglesia española, reunida en asamblea conjunta

de obispos y sacerdotes, ha tomado clara postura ante la realidad española.

Anoche se conocieron los resultados de la votación de la primera ponencia. La

asamblea, integrada por un tercio de obispos y dos tercios de sacerdotes,

elegidos democráticamente en todas las diócesis del país, aprobaba prácticamente

las sesenta proposiciones presentadas..El resultado fue acogido por los

asambleístas con un cerrado aplauso.

Concretamente obtuvieran la mayoría de dos tercios a favor 53 proposiciones;

sólo tres fueron rechazadas y cuatro deberán ser sometidas a nueva votación por

haber alcanzada más de la mitad de los votos positivos. Esta primera votación es

trascendental por la importancia del tema-debatido —la Iglesia ante la situación

española— y porgue marca la lineo, que va a seguir la asamblea, caracterizada

por la apertura de la «denuncia profética».

DERECHOS HUMANOS

«Percibimos —dice una de las conclusiones— que en nuestro país queda mucho

camino que recorrer en lo que se refiere al reconocimiento Jurídico y a la

realización de mmm fmf mfñ mfñ mñy ñy p humana, tal como son expueslos derechos

de la persona en el Concilio.» A este propósito fueron aprobados los

siguientes puntos: Realización integral de la persona humana sin aducir su

desarrollo a lo paramente económico (183 votos contra 49). Libertad verdadera de

expresión de toda idea que no atente al auténtico bien común (187 contra 54).

Participación responsable de todos los ciudadanos en la gestión y el control de

la cosa pública (203 contra 39).

Garantía suficiente del trabajo que evite, en lo posible, el paro real y

encubierto, y el gravísimo problema de la emigración (199 contra 41).

Desarrollo económico de las diversas regiones españolas, así como de las

ciudades y del mundo rural (207 frente a 34).

Respeto y promoción de los legítimos derechos de las minorías étnicas T de las

peculiaridades culturales de los diversos pueblos de España (180 contra 59).

Igualdad de oportunidades en el acceso a la cultura y reconocimiento efectivo

del derecho de los padres a escoger la escuela de sus hijos (208 contra 33).

Real igualdad jurídica de todos los españoles ante las leyes y supresión de las

jurisdicciones especiales (177 contra 54).

Derecho a la objeción de conciencia por motivos éticos o religiosos (171 contra

53).

Derecho a la integridad física que tutele al hombre de las «torturas corporales

o mentales, Incluso de los intentos de coacción espiritual» (178 frente a 53).

Derecho de libre asociación y reunión sindicaj y política en un sano y legítimo

pluralismo (187 frente a 54)

PAPEL DE LA IGLESIA.

Ante esta problemática, la Asamblea se define: ¿Cuál puede ser la actitud, de la

Iglesia española frente a esta realidad?: Ante todo, una actitud de conversión

personal en busca de la reconciliación nacional: "Es tarea de la Iglesia

promover entre los españoles la superación de todo rencor y la construcción de

la unidad en el amor, la ley básica del Evangelio, por encima de las inevitables

discrepancias, de los pluralismos políticos, sociales y generacionales" (227

votos frente a 17), Y mirando para atrás, "reconocemos humildemente y pedimos

perdón porque nosotros no supimos a su tiempo ser verdaderos ministros de la

reconciliación en el seno de nuestro pueblo, dividido por una guerra entres

hermanos. Hay que hacer la salvedad, sin embargo, de que esta proposición no

obtuvo !a mayoría de dos tercioss, ya que hubo 78 votos negativos frente a los

137 positivos, por lo que habrá que matizarla algo y volver a someterla a

votación para que sea aprobada oficialmente.

En cuanto al catolicismo español, se constata la existencia de un "desfase con

el mundo moderno" y una evolución desde un "catolicismo de cristiandad hacia

nuevas fórmulas de realización cristiana". Y "aun reconociendo los riesgos que

comporta esta transformación, es necesario superar el inmovilismo que impida la

rea y efectiva aplicación del Vaticano II" Ésta propuesta fúe aprobada por

mayoría aplastante.

CONCORDATO Y RELACIONES IGLESIA-ESTADO

Probablemente, sin embargo, donde verdaderamente se ha definido la Asamblea

conjunta ha sido en el punto de las y relaciones Iglesia-Estado en España.

Por 215 votos contra 16 se ha aprobado una-proposición que pide la Independencia

de la Iglesia y el Estado: "El ordenamiento jurídico que regula las relaciones

entre la Iglesia y el Estado debe salvaguardar la autonomía e independencia de

ambos y, sin menoscabo de una sana cooperación entre ellos para el bien común,

eliminar toda situación real o aparente de mutua concesión de privilegios."

Se considera, a este propósito "necesaria y urgente la revisión de la actual

situación concordataria, por ser el vigente un texto superado, fuente de

numerosos problemas y malentendidos" (212 votos frente a 30).

Las tres soluciones propuestas como posibles eran: Un nuevo Concordato, una

fórmula da acuerdos parciales o la supresión de todo Concordato y la entrada de

la Iglesia en la legislación común. La Asamblea se inclinó por loe acuerdos

parciales, que obtuvo155 votos a favor frente a 52 á favor de un nuevo

Concordato y 53 a favor de la supresión sin más. No hubo, por tanto, mayoría de

dos tercios, pero la tendencia está clara.

Entretanto se concretó más la independencia Iglesia-Estado al ser aprobadas

varias proposiciones, tales como supresión de toda intervención del Gobierno en

el nombramiento de los obispos (175 votos contra 54), la no presencia de obispos

o sacerdotes en los órganos políticos, tales como las Cortes, Consejo del Reino,

etc (174 contra 56), )a no presencia de los obispos en cualquier acto que tenga

significación política y que pueda originar división entre los fieles (202

frente a 30); la supresión o modificación sustancial de las capellanías y

asésorias religiosas de organismos, oficiales y especialmente sindicales (165

contra 54), y la revisión a fondo de las capellanías castrenses de forma que los

capellanes no formen parte de la Jerarquía militar (143 votos contra 71);

petición de que la Iglesia se despoje de todo poder económico, manifestaciones

de lujo, clasismo en la enseñanza, instrumentación, política de los actos

religiosos, etc.

DISIDENTES

Veinte asambleístas presentaron ayer un escrito al Consejo de la Presidencia, en

el que protestan porque, a su juicio, se está yendo demasiado de prisa en el

desarrollo de la asamblea y porque estiman que no ha habido suficiente

representatividad a nivel diocesano. En su escrito, entra otras cosas, dicen:

1-Es notorio, por la experiencia de la primera jornada, que la asamblea se ve

forzada a enfrentarse con posiciones numerosísimas, complejas y delicadas, sin

haber tenido tiempo de estudiarlas, ni siquiera de leerlas, por no haberse dado

las ponencias con antelación a los asambleístas.

2-Por otra parte, la asamblea pretende ser la síntesis y consumación de las

anteriores asambleas diocesanas e interdiocesanas. Esto nos obliga a considerar

el hecho deque el nivel de participación real

de los sacerdotes en numerosas diócesis no llegó a las cosas mínimas

indispensables, para poder hablar de asamblea representativa.

3-Millares de sacerdotes españoles han quedado marginados del ejercicio de la

voz y del voto. El hecho resultante es que un numero muy alto no se siente

representado ni reflejado por los que nos hemos reunido.

4-Agravan, la situación una serie de irregularidades ocurridas en diversas

diócesis,.sobre algunas de las cuales no carece de información esa presidencia.

5-Sabemos que centenares de sacerdotes de distintas y distantes diócesis

españoles se han dirigido en escritos razonables y firmados a los responsables

de esta asamblea para denunciar de un modo preciso irregularidades de sus

correspondientes asambleas.

6-Muchos lamentan y lamentamos tantas desviaciones y abusos que se han i

permitido a lo largo del proceso de gestación de la Asamblea Nacional.

Por todo lo expuesto, nos sentimos obligados a elevar nuestra voz ante la

presidencia de la asamblea, asumiendo, además la misión —que acaba de

recordarnos la ponencia número uno— de ser «voz de los que no tienen voz», esa

muchedumbre de hermanos nuestros, unas veces silenciosos y otras, como en este

instante, silenciados.

Los hechos registrado postulan unas determinaciones coherentes con su

significado. Pedimos, pues, que la presidencia de la Asamblea o la Asamblea

misma deje claro ante el pueblo de Dios:

PETICIONES

1-Que si, a pesar de lo dicho, se Juzga conveniente llegar a unas conclusiones,

no se les debe dar más valor del que les corresponde por su elaboración

precipitada.

Que las conclusiones, desde el punto de vista de la representación real, no

pueden calificarse como conclusiones del clero español, sino como expresión de

una porción mas o menos cuantiosa del mismo y quiza, en algunos casos, solamente

como manifestación de los que estamos aquí reunidos.

Que, en orden a los fines que se pretendían con, esta asamblea, es una necesidad

moral y un derecho que el pensamiento de los sacerdotes que no se sienten

representados por los aquí presentes

sea considerado atenta y respetuosamente. Debe hacerse patente ante los

sacerdotes y los fieles la seguridad de que loa obispos, nuestros pastores, a la

hora de estudiar y fijar las normas que estimen oportunas respecto a los

problemas que estamos examinando, tendrán en cuenta las posiciones reales de

todos los sacerdotes y no solo las que se formulen a través de la asamblea.

Por último, cuando todavía es tiempo, rogamos a la presidencia de la asamblea

que no permitía someter a discusión lo que ya ha sido decidido por el Sumo

Pontífice para la Iglesia Universal. El silencio de los obispos ante ciertas

extralimitaciones de las asambleas diocesanas y regionales, silencio que no

creemos exento de culpa, convertir la ahora en complicidad imperdonable de una

nocividad espiritual que el mismo Padre Santo se ha cuidado de señalar en nombre

de Dios.

Faltaríamos a nuestro deber si se privase al pueblo de está información. Los

datos concretos que la fundamentan están en manos de la presidencia, y puede

conseguir con facilidad otros complementarios.

RESPUESTA DEL CARDENAL PRIMADO

Esta mañana, el cardenal primado, monseñor Enrique y Tarancón ha respondido

públicamente, en nombre del Consejo de la Presidencia, al escrito de los

disidentes.

El cardenal ha dicho, en resumen, que la cuestión de las irregularidades que,

según los autores de la protesta, se habían producido en ciertas Asambleas

Diocesanas, correspondía a los obispos respectivos.

Ha afirmado que aunque es cierto que el trábala impuesto a la Asamblea es mucho

y hay que llevarlo a marchas forzadas, no había Improvisacion, como dicen en el

escrito, porque se trata de un encuentro que se venía preparando desde hace dos

años. Ha admitido que algunos sectores del Clero español habían quedado

marginados, pero que lo habian hecho por propia voluntad, y que, de todos modos,

sus puntos de vista eran conocidos. Por último, ha dicho que la jerarquía estaba

abierta a todas las sugerencias y opiniones.

 

< Volver