"Numerosas circunstancias parecen augurar un porvenir muy incierto para la educación religiosa de los españoles"  :   
 Preocupada nota de la Comisión Episcopal de Enseñanza ante la evolución del proceso de la reforma educativa. 
 ABC.    17/09/1971.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

«NUMEROSAS CIRCUNSTANCIAS PARECEN AUGURAR UN PORVENIR MUY INCIERTO PARA LA

EDUCACIÓN RELIGIOSA DE IOS ESPAÑOLES»

Preocupada nota de la Comisión Episcopal de Enseñanza ante la evolución del

proceso de la reforma educativa

La Comisión Episcopal de Enseñanza y Educación Religiosa distribuyó ayer la

siguiente nota:

Reunida la Comisión Episcopal de Enseñanza y Educación Religiosa, ha examinado

atentamente la evolución del proceso de aplicación de la reforma educativa en

los últimos meses; ha estudiado, sobre todo, los resultados obtenidos hasta

ahora de sus múltiples gestiones ante las autoridades civiles y educativas

acerca de los problemas que se plantean a los centros docentes no estatales y a

la enseñanza religiosa y a su profesorado, y las graves dificultades con que te

tropieza en muy diversos aspectos.

Los obispos reunidos han constatado, a la luz de algunas de las recientes

disposiciones legales y de diversas decisiones tomadas por los organismos

oficiales, que en el horizonte da este sector de la vida de la sociedad y del

catolicismo español aparecen factores desalentadores.

Conocientes del derecho y de la obligación de la Iglesia de mantenerse presente

en la educación española, a traves de modalidades que manifiesten sin ambigüedad

su espíritu de servicio a todos los sectores sociales, proseguirán sin desmayo

en el cumplimiento de la misión recibida del Episcopado español en relación con

el Gobierno del país.

Al mismo tiempo, la Comisión Episcopal de Enseñanza y Educación Religiosa, con

ocasión de la apertura del Curso 1971-72, desea reiterar a todos los centros

docentes vinculados a la Iglesia y a sus educadores, como también al profesorado

de Religión de centros estatales de enseñanza de los diversos niveles, que

conoce en todo su alcance la gravedad de los problemas con que se enfrentan, los

cuales conciernen a toda la sociedad y de los cuales no pueden inhibirse los

católicos, en primer lugar los padres de familia.

Los obispos miembros de la Comisión Episcopal tienen la seguridad de que loa

profesores de Religión de centros estatales y los centros docentes de la Iglesia

emprenderán el curso que eo estos días se inicia con el mismo sacrificio y

sereno espíritu de servicio que hasta ahora, a pesar de las campañas do opinión

pública en gran parte calumniosas que han tenido lugar últimamente, y de las

numerosas circunstancias que parecen augurar no porvenir muy incierto para la

educación católica de los españolas.

 

< Volver