La asamblea conjunta de obispos y sacerdotes     
 
   18/09/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LA ASAMBLEA CONJUNTA DE OBISPOS Y SACERDOTES

LA Iglesia, española se ha reunido por primera, vez en asamblea conjunta de

obispos y sacerdotes. Asisten a la impártante reuntón 274 asambleístas con voz y

vota en representación de todas las diócesis españolas, y 129 invitados como

observadores. Todos los obispos están presentes. «Este dialogo a escala nacional

dijo el cardenal primada en la sesión de apertura— puede ser muy fructífero en

dos direcciones:

de cara al Sínodo y ante la Pastoral «minuta.» A la vista de su constitución y

de su destino salta, pues por si sota la importancia y trascendencia de esta

Asamblea, en la que la Iglesia española esta definiendo las lineas de su

actuación con marcada tinte posconciliar y aperturista.

La Asamblea ha recibido un telegrama del Papa Pablo VI enviado al cardenal

primado, en el que el Romano Pontífice felicita y alienta a los asambleístas por

su «sincero empeño» y "alta misión" que les anima.

Las principales conclusiones acordadas hasta ahora en la magna Asamblea ofrecen

la impresión de una neta aportación eclesiastica al día logo y una definida

preocupación por los problemas del país.

En la primera ponértela de las siete que contiene el pro grama de la Asamblea,

bajo el título de «Iglesia y mundo en la España de hoy", se ha hecho un extenso

análisis de la problemática social economica y política de nuestro país, así

como la misión y las actividades cn¡e competen a le Iglesia.

La Asamblea na encarado problemas de la estructura socio-política española, la

independencia entes la Iglesia y el Estado, con fe abolición del actual

Concordato y la renuncia de los obispos a sus puestos en las Cortes y demás

organismos políticos, y los problemas específicos del sacerdocio, con especial

atencion del celibato.

En realidad, las conclusiones no presentan, por demas, un deseo o carácter

novedoso, sino que constituyen una reaflrmación de los principios contenidos en

las encíclicas de los étimos Papas y en los textos del Concilio Vaticano II.

Desde el punto de vista doctrinal, nada nuevo hay, por tanto, en el

contenido de las conclusiones de esta Asamblea eclesial española, sólo es nueva

la Asamblea en si y esta su solemne y decidida profesión de fe en el espíritu y

la letra del Concilio. Resultaba lógico que en empeño de tanta magnitud como el

abordado, surgieran tensiones y debates calurosos. un grupo de veinte sacerdotes

asambleístas protestó porque ellos entendían que faltaba representatividad en la

reunion. EL cardenal primado contestó reconociendo que algunos sectores del

sacerdocio se había marginado voluntariamente de la Asamblea, pero rechazó

también cualquier acusación de parcialidad o sectarismo. Una carta de la

Hermandad Sacerdotal Española, también en desacuerdo con la reunión y su

desarrollo ha sido causa asimismo de tensiones. Pero, en definitiva, los debates

en el seno de la Asamblea se llevaron a cabo en un espíritu encomiáble de

diálogo, y colaboración. Y la decisión final —por amplia mayoría— de celebrar en

el futuro una Asamblea del pueblo de Dios, con participación de clero y

seglares; abre otra puerta más a la renovación Que obispos y sacerdotes

españoles llevan a cabo en el seno de nuestra Iglesia.

 

< Volver