Autor: Pérez Benlloch, Juan José. 
 Información religiosa. 
 Valencia: Crisis en el Colegio Mayor Santo Tomás de Villanueva     
 
 Informaciones.    27/11/1971.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Valencia: Crisis en el Colegio Mayor Santo Tomás de Villanueva

Por J. J. PÉREZ BENLLOCH

(Corresponsal de INFORMACIONES)

Cuatro alumnos del Colegio Mayor Santo Tomás de Villanueva han sido expulsados

tanto del Colegio como del seminario diocesano, con lo que se han reactivado

algunas tensiones que en los últimos años se viene percibiendo en el seno de la

Iglesia valenciana, donde cada día es más evidente la cristalización de dos

tendencias caracterizadas por su fidelidad, bien a la estructura, bien a la

basé.

Las expulsiones mencionadas son, en su raíz, una consecuencia de esta situación,

que ahora se actualiza con motivo de la crisis por la que atraviesa el citado

Colegio Mayor. Para contemplar este asunto con los suficientes elementos de

juicio es oportuno recordar que dicho centro fue fundado en 1550 por Santo Tomás

de Villanueva, quien le dotó no sólo de patrimonio, sino también de unas

constitituciones que otorgan a los colegiales tanto el Gobierno como la

administración del Colegio. Dos patronos —el arzobispo y el alcalde de la

ciudad— supervisan el cumplimiento de las normas fundacionales.

Dado este régimen funcional no es sorprendente que este Colegio significase,

tradicionalmente, una parcela viva de espirita renovador. Tampoco puede

sorprender las constantes tentaciones de abrirle una escotilla al

Intervencionismo mediante la reinterpretación de las Constituciones. Las crisis,

pues, no son una novedad. La que acaba de plantearse, sin embargo, es notable,

porque sólo pueda resolverla un pronunciamiento de La Rota, a cuyos Tribunales

ha sido sometida la diferencia entre los colegiales y la jerarquía.

Esta diferencia arranca desde 1969, cuando fue desplazado el rector que venía

siéndolo durante veinticuatro años y de cuya gestión no sólo queda un edificio

de nueva planta, sino un espíritu colegial, que ya era posconciliar cuando del

Vaticano II no había sido proyectado siquiera. Fue a partir de este momento

cuando los colegiales reputaron anticonstitucionales algunas de las decisiones

de la jerarquía, cuya reacción se hizo notar con las mencionadas expulsiones y

con el bloqueo de las cuentas bancarias del Colegio, lo que impide el

desenvolvimiento del mismo.

Como era de esperar, esos hechos han galvanizado los ánimos de un amplio sector

del clero, que ya se pronunció con ocasión del nombramiento de los dos obispos

auxiliares. En aquel trance fue significativa la dimisión de seis miembros del

Consejo del Presbiterio y sendas cartas de protestas suscritas por numerosos

seminaristas y 70 sacerdotes, respectivamente. Tanto unos como otros pedían que

los nombramientos reflejasen las corrientes de opinión que alentaban en el marco

diocesano. La crisis del Colegio Santo Tomás de Villanueva demuestra, a juicio

de este sector, que sólo prosperó la tendencia más autoritaria.

27 de noviembre de 1971

 

< Volver