Autor: Pérez Benlloch, Juan José. 
 Información religiosa. 
 Valencia: carta-denuncia al nuncio firmada por 420 sacerdotes y seglares     
 
 Informaciones.    27/04/1972.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

VALENCIA: CARTA-DENUNCIA AL NUNCIO, FIRMADA POR 420 SACERDOTES Y SEGLARES

VALENCIA, 27.

(Por J. J PÉREZ BENLLOCH, corresponsal de INFORMACIONES.)

«Con profundo dolor, venimos comprobando, desde nace ya algún tiempo, una serié

de hechos y actitudes en el funcionamiento pastoral de nuestra Diócesis, que nos

llenan de tristeza y desilusión», escriben 420 sacerdotes, seminaristas y

seglares de esta diócesis en una carta dirigida al nuncio de S. S. en España.

«Es cosa sabida de , todos —afirman después— que en la diócesis de Valencia la

vida religiosa sigue igual que en el inicio de la década de los 60, si

.exceptuamos algunos pequeños y significativos cambios extemos y litúrgicos.»

Los firmantes citan seguidamente, una serie de hechos, entre los cuales se

subraya el triunfalismo que preside muchas actuaciones, la falta de una,

proyección pastoral de acuerdo con los signos de los tiempos y de la realidad

vivencial del pueblo valenciano); la escasa participación del seglar en la vida

y el gobierno de la diócesis, el desconocer la realidad y el autoritarismo de

algún miémbro jerárquico, y la falta de eficacia de los nuevos organismos

creados.

Por último, los firmantes manifiestan que «convencidos de la necesidad de contar

con una línea de mando pluralista —como existe en otras diócesis— para poder

revitalizar pastoralmente la base, a partir de las legítimas y razonables

actitudes que se dan hoy en la Iglesia valenciana, nos atrevemos a solicitar su

atención sobre estas preocupaciones que como seglares y ministros de la Iglesia

nos embargan».

Por otra parte y simultáneamente, medio centenar de sacerdotes de esta diócesis

ha dirigido otra carta al arzobispo y obispos auxiliares de Valencia, en la que,

después de evocar los hechos acontecidos en torno al colegio Santo Tomás de

Villanueva, señalan los obstáculos que Impiden el diálogo sincero entre la

jerarquía y el pueblo de Dios, se solidarizan con los seminaristas expulsados

del citado colegio y concluyen manifestando ,su compromiso en «ir creando en

nosotros las condiciones necesarias para que nuestra obediencia no sea

esclavizante y para que la autoridad en la Iglesia encuentre el mismo camino».

27 de abril de 1972

 

< Volver