Información religiosa. 
 Los obispos españoles hablan de la paz     
 
 Informaciones.    20/12/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LOS OBISPOS ESPAÑOLES HABLAN DE LA PAZ

MADRID, 20.

(INFORMA CIONES y resumen de agencias.)

«La paz exige que se fomente, proteja y tenga en cuenta la sana opinión pública

y la defensa de la auténtica libertad cristiana. Paz sin la debida libertad es

imposible. La política de la fuerza y las manipulaciones técnicas, oficiales o

clandestinas, de la opinión pública son otros tantos ataques gravísimos a la

paz». Esto dice él obispo de Mondoñedo- El Ferrol, monseñor Araújo, en un

Documento pastoral con motivo del Día de la Paz. Varios obispos españoles han

hecho ya otro tanto, tras el mensaje de Pablo VI en torno al tema «La paz es

posible».

«Urge hablar y defender —afirma también Araújo, los derechos naturales de la

persona, pues, por desgracia, no siempre se ven respetados aun en aquellos

Estados que se dicen civilizados y cristianos. Y es esa una de las misiones

fundamentales que recaen sobre la función profética de la Iglesia. Pero no es

menos cierto y urgente el recordar y defender los deberes naturales de la

persona humana y los derechos y deberes de la comunidad y autoridad públicas.»

Por su parte, el arzobispo de Valencia, monseñor García Lahiguera, afirma en su

carta pastoral:

“Hagamos en primer lugar aquello que está al alcance de nuestra mano: las

"pequeñas paces" ante los conflictos de la convivencia familiar, laboral y

social en general. Sin lamentaciones estériles y perniciosas esforcémonos

generosamente en el discernimiento de los valores del pluralismo y en la

aceptación mutua, remedio eficaz contra las tensiones intraeclesiales y humanas

en general». Monseñor García La higuera reconoce: «La existencia de un hecho de

otra índole contrario también a la paz: las tensiones intraeclesiales que brotan

del pluralismo, legítimamente promovido en su seno, pero mal asimilado, quizá

por falta de adiestramiento».

A juicio de monseñor Añoveros, obispo de Bilbao, «sin justicia no cabe paz;

aunque la justicia no promueve directamente la paz, remueve los Obstáculos que

la impiden, pero, removidos los obstáculos, preciso es que entre en escena la

caridad, porque la paz es fruto específico del amor».

DOCUMENTO IGLESIA-ESTADO

En otro orden de cosas, ayer se reunió en la Secretaria del Episcopado español

la «comisión de los siete» encargada de incorporar al documento sobre relaciones

Iglesia-Estado 1as sugerencias o «modos» enviados por correo por los obispos. Un

gran secreto ha envuelto esta operación. No se ha podido conocer siquiera el

número de enmiendas y mucho menos su contenido. Una vez finalizado el trabajo,

hoy —según Europa Press— se procederá a enviar este nuevo documento -ya

reformado- a los obispos para que comuniquen antes del próximo día 30 su voto

definitivo por correo. Todo parece indicar que se dará luz verde —es decir, más

de dos tercios de votos afirmativos— al documento, que una vez aprobado será

enviado a Roma hecho público en la primera quincena de enero. La declaración

episcopal, tal como salió de la pasada asamblea plenaria, es conocida desde el

primer momento en los medios de comunicación.

Puesto que todo es provisional, a la mayoría de los profesionales ha parecido

más oportuno guardar silencio sobre el contenido del texto, tal como quería

expresamente el Episcopado.

 

< Volver