Comienza hoy en todo el mundo cristiano la semana de oración por la unidad de las iglesias  :   
 Monseñor Infantes Florido: "Nos ha tocado una gran oportunidad. Somos la generación de la esperanza". 
 ABC.    18/01/1973.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

ABC. JUEVES 18 DE ENERO DE 1973.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

COMIENZA HOY EN TODO EL MUNDO CRISTIANO LA SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE

LAS IGLESIAS

Numerosos obispos españoles invitan a sus diocesanos a participar en estas

jornadas de acción ecuménica

MONSEÑOR INFANTES FLORIDO: "NOS HA TOCADO UNA GRAN OPORTUNIDAD SOMOS LA

GENERACIÓN DE LA ESPERANZA"

Los Palmas 17.

«La tarea ecuménica no se comprende bien si se la considera solamente como una

labor cuyos resultados se quieren contar, pesar, medir y recoger en el presente.

El ecumenismo forma también parte de la singular labranza de Dios. Nuestra

aportación personal es necesaria en lo que, en términos evangélicos, llamaríamos

la siembra; pues la semilla —la palabra y la gracia— crece por si sola. Tiene su

fuerza intima, germinal, sin que dependa de nosotros ni el crecimiento ni la

madures», dice monseñor Infantes Florido, obispo de Canarias, en una exhortación

pastoral de la Semana de Oración por la Unidad. «El movimiento ecuménico —

continúa diciendo— camina, se desarrolla positivamente hacia su plenitud, adonde

apunta maravillosamente el Señor. Con esa conciencia de absoluta certeza —dentro

de lo incierto— aceptemos el lento, oscuro, pero incesante crecimiento de la

unidad. Ya descansemos, ya vigilemos, el grano enterrado progresa -—aunque los

ojos no lo perciban—, transformándonos desde nuestro interior y cambiando por

fuerza la sociedad misma. La conclusión de ese misterioso proceso, iniciado por

Dios—como todo su plan salvífico— pertenece actualmente al futuro.»

Finalmente hace referencia a la actual generación de la esperanza ecuménica, y

dice: «¿Vos estamos empeñanzo en hacer una herencia para el futuro. Reconozcamos

nuestras posibilidades. En primer lugar, somos la generación de la ilusión, dé

la esperanza, y mantenerla viva como una llama no solamente es bueno, sirio que

es imprescindible. Nos ha tocado esta gran oportunidad.

P. A.

CANTERO: «TAREA QUE EXCEDE LAS FUERZAS HUMANAS»

Zaragoza 17.

«En cumplimiento de mi misión pastoral, deseo llamar vuestra atención acerca de

la necesidad de la oración personal y comunitaria en favor de la unidad de todos

los creyentes en Cristo y en su Iglesia, una y única, cuya realización es de

máxima urgencia para la vida y misión del pueblo de Dios en el mundo, escribe el

doctor Cantero Cuadrado, arzobispo de Zaragoza, en una pastoral con motivo de la

Semana por la Unidad de los Cristianos que se celebrará entre los días 18 y 25

del presente mes.

«El ecumenismo —añade—, como obra inspirada por el Espíritu Santo, marcha

adelante. No se detendrá hasta alcanzar su objetivo final Con el movimiento

ecuménico surgen obstáculos de orden doctrinal, histórico y psicológico que a la

luz de la razón humana aparecen hoy como insalvables. El Concilio Vaticano II

así lo reconoce en el texto de su decreto sobre el ecumenismo al afirmar que

este santo propósito de reconciliar a todos los cristianos en la unidad de la

una y única Iglesia excede Jas fuerzas y la capacidad humanas.»

Europa Press.

CASTAN:

«URGE LA PLEGARIA POR LA UNIDAD»

Guadalajara 17. «Estamos amenazados por escisiones, por fuertes tensiones en el

interior mismo de la Iglesia católica. Este fenómeno parece sorprendente,

precisamente en el clima ecumenísta.» Esto dice el obispo de Sigüenza-

Guadalajara en una carta pastoral que acaba de publicar en el «Boletín Oficial»

de su obispado.

Continúa su carta monseñor Gastan preguntándose: ¿Cómo vamos a atraer a los

otros cristianos si nos ven divididos? ¿Cómo van a sentir el atractivo de la

Verdad plena si ven que permitimos la entrada del error, la confusión, la

ambigüedad? ¿Cómo van a sufrir la nostalgia de una jerarquía y de una primacía

si ven que nos dejamos llevar de un horizontalismo, un pluralismo y un

democratismo que ponen en peligro aquella jerarquía y aquella primada?

«Es urgente la plegaria por la unidad y hoy más que nunca. Por esta unidad oró

Jesús. Por ella vivió y murió. Por conservar esta unidad instituyó el sacramento

de la Eucaristía. Consciente del peligro de las divisiones que arrancan del

egoísmo nos dio el mandamiento del amor mutuo y prometió el Espíritu Santo.»

Monseñor Castan afirma que la oración es el alma del ecumenismo. «No sabemos

orar: andamos demasiado ocupados con nosotros mismos, con nuestros problemas,

sobre todo materiales. La oración nos ayuda a salir de nosotros. En la práctica

ponemas la confiama en el poder humano, en el prestigio social, en el dinero...

Pero existen muchos valores que no se pueden conseguir contestos medios. Los

valores del espíritu ni se compran ni se venden en los mercados de este mundo,

no son negociables con cheques o transacciones comerciales o políticas. A este

tipo de valores, pertenece la reconciliación de los cristianos.»

P. A.

CIRARDA: «LA DIVISIÓN, UN DRAMA PARA LOS CRISTIANOS»

Córdoba 17. Con motivo de la Semana por la Unidad, el obispo de Córdoba escribe

una Carta Pastoral en la que dice: «Se nos impone una reflexión en profundidad

si queremos seguir avanzando, entre luces y sombras, por ej camino que lleva a

la unidad querida por el Señor para todos los que creemos en El.

Porque no es tan fácil entender la íntima naturaleza de la situación de ruptura

en la que nos encontramos divididos los cristianos.

Manifiesta monseñor Cirarda que la división de los cristianos «es un drama que

trasciende todos los análisis científicos, sociales e históricos y aun las

consideraciones teológicas puramente especulativas. Hay que insertarlo en la

entraña de la Historia de la Salvación con el misterio del bien y del mal, de

Cristo y de su lucha con Satanás. Sólo profundizando en esta línea podemos

encontrar el camino hacia la unidad, pero hemos de convencernos de que unidad es

un don que ha de venirnos de Dios, en respuesta graciosa a nuestras oraciones,

"como la división es, de una o de otra manera, resultado de nuestros pecados. La

oración es. por ello, el factor más decisivo para la unidad».

P. A.

SUENENS: «EL ECUMENISMO NO SE ENCUENTRA EN PUNTO MUERTO»

Malinas (Bélgica) 17.

Con ocasión de la semana anual de plegarias por la unidad de las Iglesias

cristianas, que se celebrará del 18 al 25 de enero, el cardenal Leo Joseph

Suenens, arzobispo de Malinas-Bruselas v primado de Bélgica, publica hoy en el

periódico «Pastoralia», de su archidíócesis, un resumen de los últimos

acontecimientos ecuménicos. Dice el prelado que con el ecumenismo ocurre algo

análogo a lo que pasa en los aviones. Al despegar, los motores hacen un ruido

ensordecedor. Después, una vez que el aparato ha tomado altitud, vuelve a

hacerse el silencio. Ni siquiera se percibe si el avión avanza.

Al principio del movimiento ecuménico, que se desencadenó durante la decada de

los años 60, escribe el cardenal Suenens. hubo algunos grandes momentos

espectaculares (entrevistas entre Pablo VI y el patriarca Athenágoras). Hubo

también algunas «depresiones atmosféricas», pero se trataba sobre todo de

incidentes de recorrido.

Después de subrayar que el ecumenismo debe ser la preocupación constante de

todos los cristianos, teólogos o no, el cardenal Suenens enumera las

experiencias ecuménicas vividas entre cristianos de tradición diferente, para

deducir de ello que se han realizado avances importantes. El ecumenismo.

concluye el primado belga, no se encuentra en punto muerto. El avión está

todavía en pleno vuelo y se empieza a percibir llanuras y extensiones donde será

posible, mañana, trazar pistas de aterrizaje.

Efe.

 

< Volver