"Hay que desterrar la opinión de que cuando un sacerdote se ocupa de lo social se aparta de su misión"  :   
 Conferencias de monseñor Elías Yanes en Gijón. 
 ABC.    10/02/1973.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. SÁBADO 10 DE FEBRERO DE 1973.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

«HAY QUE DESTERRAR LA OPINIÓN DE QUE CUANDO UN SACERDOTE SE OCUPA DE LO SOCIAL

SE APARTA DE SU MISIÓN»

Conferencias de monseñor Elias Yanes en Gijón

Gijón 9.

Ha concluido el ciclo de conferencias que durante dos días ha pronunciado en

Gijón, en la iglesia de San Lorenzo, monseñor Elias Yanes, obispó auxiliar de

Oviedo Y secretario de la Conferencia Episcopal, en torna ai documento sobre "La

Iglesia y la comunidad política». Estas conferencias son similares a otras que

tuvieron falcar la pasada semana en la capital de la diócesis asturiana y que

igual que tas que «hora se celebraron en Gijón, han sido organizadas por el

arzobispo de Oviedo. La asistencia, esta, semana, ha sido de unas trescientas

personas. Entre ellas se encontraba un buen número de jóvenes pertenecientes, en

su mayoría, a O. J. E.

En la conferencia ultima del ciclo, que tuvo lugar ayer, monseñor Yanes dijo que

la finalidad de la Iglesia, es la salvación de los hombres, es decir, llevar los

hombres a Cristo; j para realizar este fin ha recibido como sesión la

continuación de la obra redentora do Jesucristo. Ahora bien, esto no excluye el

proyecto de la plena vocación humana en todas las dimensiones.

Más adelante se refirió a la extendida actitud de algunos en el sentido de

rechazar la Iglesia, admitiendo únicamente como válida la personalidad de

Cristo, Esa postura manifesto--es errónea, ya que el encuentro con Cristo es

inseparable de la Iglesia. También aludió á las críticas que se hacen a la misma

Iglesia desde distintos estratos: afirmó que hay hombres que critican desde una

posición de increencia, pero también encontramos que existen hijos de la Iglesia

que la critícan.

Afirmó mas adelante que hay quienes abusan de que la misión de la Iglesia es

religiosa. Esto es cierto, añadió; está claramente establecido en !as doctrinas

de los pontífice» y en el Concilio Vaticano II. Pero es preciso desterrar la

opinión de que cuando un sacerdote se ocupa de un problema social está,

apartándose de la misión que tiene encomendada. Los obispos, en el documento,

tratamos de salir al paso de esta interpretación errónea de la religiosidad, y

es que entendemos que la religiosidad es inseparable de ]a preocupación por los

problemas del hombre, entre los que se encuentran los relativos a la justicia.

Precisó que, desde el siglo pasado, el magísterio de fa Iglesia viene diciendo

coma, a través de determinados mecanismos sociales y políticos, se puede

provocar daño al prójimo. Es necesario iluminar con el mensaje evangélico la

situación, concreta de ¡a etapa histórica que vivimos hoy. La responsabilidad

social del cristiano en el siglo XX es distinta a la del cristiano del siglo IX,

ya que la complejidad de la vida ha llevado al individuo a adoptar una postura

de compromiso.

Después afirmó que el cristiano esta llamado a comprometerse, a colaborar con

sus esfuerzos en la construcción de un mundo más acorde con e! Evangelio. Todo

el pueblo de Dios está llamado a esta acción, pero fundamentalmente los

seglares. La Iglesia no cesa de exhortar a todos los fieles cristianos a

participar en la acción concreta, aunque ella no puede hacer un determinado

modelo de sociedad. La Iglesia no puede hacer una programación de tipo político,

económico o social, porque entonces sería concebirla como tm Estado. Pero a la

comunidad cristiana le hace falta una orientación moral que le guie por esos

senderos de opinión. El cristiano no puede aceptar cualquier programa o sistema

político, ya que podría tropezar coa la vocación cristiana de la comunidad

humana, pero es muy ancho el camino concreto que los cristianos deben recorrer.

Una misma íe cristiana puede conducir a compromisos temporales diferentes.

Europa Press.

 

< Volver