Información religiosa; Conferencia del cardenal Tarancón. 
 Postura de la iglesia española ante el Islam     
 
 Informaciones.    24/02/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Información religiosa

CONFERENCIA DEL CARDENAL TARANCON POSTURA DE LA IGLESIA ESPAÑOLA ANTE EL ISLAM

MADRID, 24. (CIFRA.)

«El ecumenismo para poder abrirse paso necesita tres condiciones: un clima de

amistad desinteresada, un diálogo en la verdad y un deseo de colaboración de

todos los hombres de buena voluntad», afirmó el cardenal Enrique y Tarancón,

arzobispo de Mádrid-Alcalá y presidente de la Conferencia Episcopal, en el curso

de una conferencia sobre el tema «Actitud de la iglesia española ante el Islam»,

organizada por la Asociación de Amistad Islámica-Cristiana y celebrada en el

salón de actos del Instituto de Estudios Islámicos.

Monseñor Enrique y Tarancón señaló que «se puede hacer, una labor maravillosa

entre todos los creyentes que tengan un sentimiento religioso, aunque sin

abandonar nuestras creencias».

«El nuevo rumbo de la Iglesia —agregó el cardenal— es lo que explica y Justifica

el Concilio Vaticano II Para dar comienzo al diálogo con el Islam hace falta una

gran comprensión. Somos los católicos, y esto está en el Concilio, quienes

debemos dar el primer paso de aceptación y de comprensión.»

Asimismo, monseñor Enrique y Tarancón insistió en que «todos podemos aprender

por medio del diálogo. Podemos aceptar unos Ir bueno de los otros. ¡Que no

intenten el diálogo exclamó— quienes duden de su fe, quienes no sepan dar

auténtico testimonio de ella!».

Para finalizar, dijo: «Creo que es más importante mi presencia que las palabras,

para que todo el mundo pueda comprender que a Iglesia católica está dispuesta a

esta amistad, para que nos encontremos en la verdad, en el amor».

Al comienzo del acto se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas

del avión comercial libio derribado por cazas israelíes sobre el desierto de

Sinaí.

Llenaba el salón de actos de la asociado un numeroso público, entre el que se

hallaban presentes el nuncio de Su Santidad, monseñor Luigi Dadaglio, los

embajadores de Egipto, Libia y Suecia, los encargados de negocios de Marruecos y

Líbano y otros altos miembros de las Embajadas árabes de Madrid.

 

< Volver