Cardenal Enrique y Tarancón. 
 "Urge la reconciliación dentro de la Iglesia"     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CARDENAL ENRIQUE Y TARANCON:

"URGE LA RECONCILIACIÓN DENTRO DE LA IGLESIA"

MADRID, 11. (EUROPA PRESS.) — «La reconciliación es urgente dentro de la

Iglesia», dijo el arzobispo de Madrid, cardenal Enrique y Tarancón, en la

proclamación del Año Santo en toda la archidiócesis, en el curso de una solemne

vigilia celebrar da en la santa iglesia catedral el sábado por la tarde.

Fue oficiada una misa, durante la cual el cardenal pronunció una homilía sobre

el tema del Año Santo, en la que afirmó:

«Convénzamonos plenamente de que la reconciliación plena dentro de la Iglesia y

la reconciliación auténtica con nuestro prójimo, sólo podremos conseguirla

cuando hayamos dado sinceramente el paso de reconciliarnos con Dios. Puesto que

las razones humanas no son suficientes para perdonar a nuestros enemigos,

solamente en Jesucristo podremos lograr la verdadera libertad y disposición de

nosotros mismos, necesaria paja decidirnos a una fraternidad verdaderamente

evangélica.

El pecado —anadió— ha perdido su carácter ante la conciencia de muchos. Son

bastantes los que habiendo alejado a Dios de su vida real, apenas si tienen en

cuenta los hechos que ofenden a Dios y a los otros. Como "el pecado nos separa

de Dios", la preparación del Año Santo "ha de tener necesariamente un carácter

penitencial. V quizá, convenga insistir en aquellos pecados, como tos de

omisión, que no por pasar inadvertidos dejan de causar graves daños en nuestra

Iglesia y en la sociedad.» Tras observar que la reconciliación exige humildad en

la conducta, Insistió en que la conversión radical consiste «en restablecer

nuestras relaciones filiales con Dios. Tenemos que subrayarlo con toda la

fuerza, porque el clima del mundo es propicio a este olvido gravísimo: la raíz

de la verdadera fraternidad entre los hombres e incluso la misma convivencia

social, pacifica y correcta, es la conversión a Dios».

RECONCILIACIÓN EN LA IGLESIA

La reconciliación —siguió diciendo el cardenal— es urgente dentro de la Iglesia;

sacerdotes, religiosos y militantes seglares han de ´procurarla especialmente.

Se Juaga precipitadamente a las personas, más por razones afectivas, que por

espíritu de fe. aunque queramos convencernos de que lo hacemos por motivos

religiosos. La reconcilación debe referirse en primer término a nosotros, los

católicos; «En vano predicaremos la reconciliación en otras esferas, como la

familiar y social, si dentro de la Iglesia no ofrecemos, una imagen más

coherente de esa misma reconciliación.»

Aconsejo que a pesar de las cosas que nos dividen y enfrentan, hay que personar

y olvidar como nos enseñó Jesucristo: «El año de la reconciliación puede

ofrecernos una coyuntura magnifica para que ahondemos en estas circunstancias a

la luz de la fe, dejándonos guiar del espíritu evangélico. Os propongo una tarea

maravillosa, y nadie que se precie de cristiano puedo sentirse ajeno.»

En torno a la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, dijo que es el «gran

principio da reconciliación».

 

< Volver