Autor: Jiménez, Joaquín. 
   El abad Franzoni abandona la basílica y se va con los pobres     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 2. 

EL ABAD FRANZONI ABANDONA LA BASÍLICA Y SE VA CON LOS POBRES

(Por Joaquín JIMÉNEZ, corresponsal de INFORMACIONES.)

ROMA, 11.—El abad benedictino Giovanni Franzoni, uno de loa líderes

Indiscutibles de la contestación católica italiana, ha anunciado su decisión, de

dimitir del cargo de abad de la basílica de San Pablo Extramuros —que comporta

también la dignidad episcopal y la pertenencia a la Conferencia Episcopal

Italiana— y de Instalarse en uno de los barrios mas pobres de Roma. El anuncio

lo hizo ayer, en el curso de la plática pronunciada en la misa de doce, ante una

concurrencia de fieles que abarrotaba completamente la basílica romana. El abad

Franzoni anunció que había redactado una carta - documento, dirigida a sus

hermanos de comunidad y extensiva a la totalidad de los fieles, en la que

anunciaba su dimisión, y las razones que le habían conducido o tomarla.

La dimisión del abad Franzoni, que ha sido calificada de "clamorosa" por la

Prensa Italiana, adquiere un especial relieve en función de que ha sido conocida

en el mismo día en que Pablo VI, desde la basílica de San Pedro, anunciaba la

solemne apertura del año santo. El abad Franzoni, en su plática, hizo referencia

a que el Santo Padre habla llamado a todos los hermanos a la celebración de un

año santo "real": por tanto, sería verdaderamente engañoso contentarse con

simples visitas a las basílicas, con "padrenuestros" y "avemarias", en lugar de

restituir a nuestros hermanos aquello que en Justicia les debemos; este es el

argumento de la carta pastoral, que será hecho público próximamente y en la que

el abad Franzoni se extiende en amplias consideraciones sobre la propiedad y la

situación actual de la Iglesia, que —dice— "es de compromiso con el poder

económico y político. No hemos sabido renunciar a estos planes —prosigue

Franzoni— presumiendo que podrían ser útiles para sostener las vocaciones, las

misiones y las más diversas asociaciones, pero nos hemos dado cuenta de que el

Evangelio quiere que nos dejemos de estos compromisos con el poder mientras nos

pide que permanezcamos al lado de los pobres".

 

< Volver