Cardenal Enrique y Tarancón, en París:. 
 "Existen dificultades para un movimiento de apostolado obrero importante en España"     
 
 Informaciones.    09/05/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CARDENAL ENRIQUE V TARANCÓN, EN PARÍS:

«EXISTEN DIFICULTADES PARA UN MOVIMIENTO DE APOSTOLADO OBRERO IMPORTANTE EN

ESPAÑA»

PARÍS, 9. — Hoy toca a su fin la visita que ha efectuado a Paris el cardenal

Enrique y Tarancón, presidenta de 1» Conferencia Episcopal Española y arzobispo

de Madrid.

El objetivo principal de esta viaje de| cardenal español, que ha durado cuatro

días, ha sido la visita de observación a la diócesis do París especialmente

Invitado por «1 cardenal Marty —a quien le une un» estrecha amistas—, para

estudiar los problemas da la evangelizacion de los grandes ciudades y

organización de sus diócesis.

De esti manera, los dos actos públicos en los que ha Intervenido el cardenal

Enrique y Tarancón se han visto repletos de una utstencla impresionante El

primero fue (ver INFORMACIONES de ayer y anteayer) la misa concelebrada en la

Iglesia de Saint Beverin. en pleno corazón del barrio latino fie París, con

destino a la población española residente en la capital jala.

El segundo íue la conferencia que el arzobispo do Madrid pronuncio —en español—

en el Centro Católico do Intelectuales Franceses, sobre el tema La Iglesia

española después del Concilio.

En esta conferencia, el cardenal Tarancón defendió el derecho de la Iglesia &

tía denuncia profética». que e» una misión ¿e la Iglesia que debe ser asumida

con una responsabilldnd particular, Los obispos y los sacerdotes no hacen

política cuando en virtud de su misión pastoral Juzgan los hechos, las

situaciones o las obras de la sociedad civil desde el punto da vista, de la fe.

El «llénelo debido a una falsa prudencia o a un deseo de comodidad o a temor de

reacciones adversas DOS harta cómplices de lo» pecados do los otros.»

Da todas formas, pora entender la situación de la Iglesia española, hay qu«

tener bien en cuenta la realidad de •un pasado histórico determinado —vino a

señalar el cardenal Tarancón—t donde lo religioso y lo social estaban

estrechamente ligados. (La religión tenía un alcance politico, i 1» política, un

alcance religioso, de tal manera, que a veces sí ha confundido mudad nacional

con unidad católica, j todo ello pesa todavía ahora sobre la Iglesia española.»

Pero todo ello está tiendo reconsiderado * la lux del Concillo Vaticano II.

Monseñor Enrique y Tarancón habló asi de la, libertad religiosa del Concordato —

que algunos consideran como denunciado de hecho—, el privilegio de la

presentación da obispos, etc. Este último problema no afecta A la calidad de los

obispo» Individualmente ni a la conducta de la Conferencia Episcopal, que obran

siempre lealmente y en conciencia, fuera de toda injerencia exterior. En cuanto

a los problemas pastorales, el arzobispo de Madrid señaló que en España el

sector del apostolado obrero esta practicamente desguarnecido por muchas causas

diferentes: una de ellas es «que no existe mas que un sindicato y que no se

ofrecen posibilidades de participación politica». Prácticamente ello ha hecho

Imposible un movimiento do apostolado obrero Importante, como lo reclamarian las

actuales circunstancias Porque existo el peligra real de que algunos busquen en

estos grupos de apostolado el medio do Intervenir en el orden, temporal, que no

encuentran en otra pane. Y existo otro peligro no menos real: que toda

Intervención, aun netamente, apostólica en esta terreno, parezca a otros una

Intervención política.»

Los criterios de independencia mutua y de tranca colaboración son los que deben

regir, según directrices del Concilio, las relaciones entro Iglesia y Estada, en

algunos países, la unión entro Iglesia y Estado fue rota por Iniciativa del

Estado. En España, esta unión —y na hablo de una colaboración legitima y

necesaria, sino d« una unión que encerraba cosí una enfeudación— se rompe por

iniciativa de la Iglesia, según las orienta clones conciliares.

Por Rafael CONTE

 

< Volver