Los hombres de hoy necesitan y exigen otra forma de presentación de las verdades eternas más a tono con los medios actuales  :   
 Hace falta una reeducación de los sacerdotes -añade- y aun de los apóstoles para ganarse la atención en la predicación y catequesis. 
 ABC.    30/05/1973.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

A B C. MIEROLES 30 DE MAYO DE 1973.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

LOS HOMBRES DE HOY NECESITAN Y EXIGEN OTRA FORMA DE PRESENTACIÓN DE LAS VERDADES

ETERNAS MAS A TONO CON LOS MEDIOS ACTUALES

Exhortación pastoral del cardenal arzobispo de Madrid ante la próxima Jornada

de las Comunicaciones Sociales

HACE FALTA UNA REEDUCACIÓN DE LOS SACERDOTES -AÑADE— Y AUN DE LOS APOSTÓLES PARA

GANARSE LA ATENCIÓN EN LA PREDÍCACíON Y CATEQUESIS

Madrid.

(De nuestra Redacción.)

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales es uno de los acontecimíentos

más importantes, pastoralmente hablando, de la Iglesia posconciliar. Viene

celebrándose desde hace siete años —1967— y en España, ha recogido toda la

tradicion de los «días de la Prensa». Este año, la VII Jornada se presenta «al

servicio de los valores espirituales del hombre» como la mejor manera para

profundizar en la filosofía y en la técnica de los modernos medios de

comunicación, según la instrucción, pastoral «Communío et progressio», que

recomienda a las Conferencias Episcopales una concreta acción pastoral en este

sentido.

«Una de las más grandes bendiciones —ha dicho Pablo VI en su mensaje de este

año— cíe nuestro tiempo es el progreso tecnológico y el gran avance conseguido

en las comunicaciones sociales. Ahora, como nunca había ocurrido, las valores

espirituales pueden ser afirmados y difundidos entre los confines de la Tierra.»

Y más adelante añade: «Lo que hoy pedimos es una acción postura per parte de los

católicas, y especialmente de aquéllos comprometidos profesionalmente en los

medios de comunicación social para difundir en toda su plenitud ios ratares del

mensaje vivificante de Cristo hacíendo resonar el universo con sus convicciones,

con la voz de su fe y con la palabra de Dios.» El Secretariado Nacional de

Medios se afana, por su parte, por conseguir un camino ascendente. El presidente

de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicacion Social, monseñor Cirarda, ha

explicado ante la próxima celebración de la Jornada, el día 3 de junio), que

«para bien o para mal, los M. C. S. con tiran mucho en el empeño de hacer un

mando mejor, porque los valores espirituales sean alma y vida de todo el vivir

humano».

El Episcopado viene comentando, en una gran mayoría, el interés de esta

celebracion, al principio dejada, al juicio del Ordinaria» por los padres

conciliares y que Fabio VI, secundada por su Comisión Pontifícia, ha

transformado en acontecimiento clave en el desarrollo y evangelización del mundo

de hoy.

En su exhortación pastoral, el cardenal-arzobispo de Madrid ha subrayado la

ímportancia de los valores espirituales. Ofrecemos de ella un amplio extracto:

«dos medios de comunicacion social Informan, educan, distraen, sirven de

intercambio de ideas y noticias y sucesos entre los hombres. Recogen la opinión

pública a la vez que influyen en ella. Quiza nuestra palabra resulte lejana y

casi sin temido —añade en su exhortación monseñor Tarancón—para muchos, porque

para mantener la integridad de la fe nos hemoa creído obligados a mantener la

Inmutabilidad de las formulas de expresión o hemos seguído con nuestros

conceptos un tanto abstractos —creíamos asegurar mejor la ortodoxia, de esta

manera— perdiendo nuestra. palabra la inmediatez con el hombre de hoy —trabajado

insistentemente por los medios de comunícacíon social— y carecíendo, por tanto,

de fuerza para captar su atencion y despertar su entusiasmo.

"La Prensa, la radio, la televisión, el cine —continua el cardenal-arzobispo)—,

han buscado y han logrado encontrar un lenguaje directo, espresivo, intimista

que no sólo es entendida y aceptado gustosamente por la inmensa mayaría de los

hombres, sino que casi les la incapacitado para entender y aceptar el lenguaje

tradicional que hemos usado nosotros hasta ahora y las verdades más sublimes y

humanas que nosotros solemos exponer resbalan muchas veees sobre nuestros

oyentes por esa falta, de adaptacion de nuestro lenguaje a las exigencias del

hombre moderno, fomentadas por ese estilo que suele llamarse periodístico.

"La iglesia habra de utilizar—añade Monseñor Tarancón— también los medios de

comunicacion social para su tarea evangelizadora. Y es evidente gne los

encardados de esos medios, teniendo la suficiente formacion teológica, habrán de

ser, ante todo y sobre todo, buenos periodistas si alteremos ene esos medios

resulten eficaces.

"Pero es necesario, además, que todos tengamos en cuenta que, como efecto de los

medios de difusión cada día, más masivos y mas insinuantes, los hombres de hoy

necesitan y exigen otra forma de presentacíon de las verdades eternas, un

lenguaje más a tono con el que les sirven los distintos medios de comunicacion

social. Hace falta una reeducación de los sacerdotes y san de los apostóles

segares para que acierten a ganarse la atencion y facilitar la comprension de

quienes han de escuchar nuestras predicaciones y nuestra catequesis.»

Monseñor Enrique y Tarancón continúa diciendo que el lema de la Jornada de este

año, que nos habla de la afirmación y promocion de los valores espirituales —lo

cual debe referirse, ante todo, a los propios periodistas para que ellos sepan

hacer de los medios que utilizan un servicio a esa afirmación y promoción-—,

dice con bastante claridad cuál ha de ser el talante de los periodistas y cual

el clima de los medios de comunicación social.

Y al hablar de valores espítírituales no se refiere el lema a los valares

religiosos exclusiva y ni aun principalmente, como alguien podría suponer. Hay

una gama maravillosa de valores humanos —el hombre no es sólo cuerpo es espíritu

también— que debieran, cultivar con especial esmero los periodistas y que

debieran promocionar decididamente todos los medios de comunicación social y que

son, al fin y a1 cabo, el fundamento de una convivencia racional y pacifica y la

base más segura para conseguir, despues, una autentica dimension religiosa.

La sinceridad, la honradez, la lealtad, la tolerancia, el honor, la

responsabilidad, la delicadeza. etc., son valores humanos, valores espirituales

que dignifican y engrandecen al hombre, valores, al menos teoricamente,

apreciados por todos, índependintemente de su confesión religiosa.

MAYOR MADUREZ EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Los que trabajan en los medios de comunicacion social se sienten presionados por

distintas fuerzas, lo sé. Y en multitud de ocasiones han de trabajar contra

reloj sin poder remansar suficientemente las impresiones que algunas realidades

les producen. Por eso misma necesitan una mayor madurez en esas cualidades

espirituales a fin de que aun sin suficiente reflexión, les salve el hábito, que

casi se hace instinto, de la práctica de esas virtudes.

Se corre el riesgo —puntualiza— de que los medios de comunicación social, por

razones materiales —por tener una mayor aceptación, y hasta prestigio—,

silencien o olviden esos valores espirituales, fomentando entonces cada día mas

esa erosion del clima humano que va presentando, en algunas partes,

caracteristicas graves.

La técnica, aun sin pretenderlo, fomenta la comodidad, el materialismo.El

desarrollo económico, si no va acompañada del desarrollo social y cultural,

fomenta la agresividad. La misma unidad económica, a que tiende con fuerza

Europa y aun el mundo, seria peligroso sin una unidad espiritual; sería una

economía sin alma, propicia a las mayores injusticias y hasta a las mayores

crueldades.

 

< Volver