Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Información religiosa; El cardenal Jubany, contra el "anticlerialalismo de derechas". 
 "Los que se consideran ostentores de la ortodoxia llegan a instigaciones contra la obediencia"     
 
 Informaciones.    05/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

INFORMACIÓN RELIGIOSA EL CARDENAL JUBANY, CONTRA EL «ANTICLERICALISMO

DE DERECHAS»:

«LOS QUE SE CONSIDERAN OSTENTORES DE LA ORTODOXIA LLEGAN A INSTIGACIONES

CONTRA LA OBEDIENCIA"

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 5.

¿Asistimos al crecimiento de un fenómeno nuevo e inquietante: él llamado

"anticlericalismo de derechas".

Actualmente, críticas muy duras y apasionadas. contra la Iglesia y sus pastores

provienen de algunos que se consideran los ostentares casi exclusivos de la

ortodoxia y de la fidelidad. Incluso se llega a instigaciones claras y precisas

contra la obediencia debida a los legítimos pastores por parte de quienes,

constituidos en jueces inapelables, pregonaban y velan hasta ahora en su propia

obediencia la prueba más firme de la razón que afirman poseer.»

Estas frases pertenecen a la última pastoral del cardenal arzobispo de

Barcelona, monseñor Jubany, hecha pública ayer por la tarde, que ha sido escrita

con motivo de la Pascua de Pentecostés y cuyo titulo es «El Espíritu Santo en

nuestra vida cristiana». La carta pastoral ve la luz cuando su autor se

encuentra ye en Boma —partió el domingo pasado—, a fin de recibir el próximo

Jueves, día 7, de manos de Pablo VI, las insignias cardenalicias. Recuérdese que

monseñor Jubany —dos años en la archidiócesis de Barcelona y administrador

apostólico de Gerona— no pudo acudir al consistorio en el que se crearon los

nuevos cardenales por bailarse enfermo de la vista con desprendimiento de

retina. Numerosos peregrinos de Barcelona y Gerona acompañarán al cardenal

arzobispo durante este importante acto, del que se esperan con creciente

curiosidad, y hasta expectación, los discursos, tanto del purpurado barcelonés

como del propio Papa.

Esta pastoral, que ocupa nueve folios, utiliza un lenguaje claro y accesible,

propio la mayor parte de los comunicados que hasta el momento ha publicado el

obispó de Barcelona. Este, después de su restablecimiento, ha intensificado su

actividad; destaca la reestructuración pastoral de la archidiócesis.

Precisamente estos días se esta procediendo a una consulta entre los sacerdotes,

e incluso se dice que entre diversas comunidades de seglares, para nombrar los

respectivos vicarios episcopales.

Otros dos peligros que amenazan a la Iglesia en España, según la pastoral —que

ciertos círculos de aquí han denominado la pastoral contra los extremismos—, son

el «cristianismo Jerárquico» y «la situación moral». En el primer apartado,

monseñor Jubany Incluye, entre otros, a quienes «bajo la apariencia de algunas

armas religiosas y aun sacramentales ocultan una profunda inseguridad en la fe,

cuando no su quiebra y abandono progresivo. Esos fenómenos que afectan sobre

todo a muchos Jóvenes, pero también a buen número de adultos, son realmente

graves y sintomáticos». Respecto a la situación moral, el documento acusa la una

cierta mentalidad para la cual el sentido y los valores de la vida radican casi

exclusivamente en el lucro, la ambición, el erotismo, la potencia del dinero,

del poder y del prestigio, aunque ello suponga la violación de los derechos

de los demás y, en particular, de los más pobres. Es obvio que para semejante

mentalidad —explicable en parte por el cambio social acelerado y el progreso

económico—, para muchos son incomprensibles y carecen de sentido las virtudes

cristianas que nacen del amor a Dios y a los hombres: la Justicia, el espíritu

de servicio y entrega, la abnegación, la piedad, la renuncia al lujo y a la

ostentación, la pureza, etc.».

A continuación, monseñor Jubany estudia la acción del Espíritu Santo en la

Iglesia y sus exigencias actuales: espíritu de verdad —«la auténtica libertad de

los hijos de Dios es la aceptación gozosa de la fe»—, espíritu de fortaleza —

«que nada tiene que ver con ciertos fanáticos de unos y otros"—, espíritu de

renovación-—«gran parte del contenido del Concilio tiene todavía que ser llevado

a la prática».

¿La hora de la justicia social no queda, al margen de este esfuerzo», dice

también.

de estas conversaciones. Lo» portavoces oficiales se limitan a decir que se

trata de cuestiones exclusivamente religiosas. En los medios Informativos

portugueses y en los círculos católicos del país, la visita del cardenal de

Madrid está despertando gran expectación. Las Iglesias de Portugal y España

tratan de concordar juntas su puesta al día, al compás de las exigencias

conciliares.

 

< Volver