Información religiosa; Declaración de la Comisión Episcopal de acción caritativa y social:. 
 "La promoción de los derechos humanos es el verdadero camino hacia la paz"     
 
 Informaciones.    07/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

DECLARACIÓN DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE ACCIÓN CARITATIVA Y SOCIAL:

LA PROMOCION DE LOS DERECHOS HUMANOS ES EL VERDADERO CAMINO HACIA LA PAZ»

MADRID, 7.

(INFORMACIONES.)

«La promoción de los derechos del hombre es el verdadero camino hacía la paz.

Esta paz, profunda e integral, es fruto de la justicia.» Estas afirmaciones

pertenecen a una declaración de la Comisión Episcopal de Acción Caritativa y

Social con motivo del Día Nacional de la Caridad.

"Seremos totalmente hombres nuevos —dicen los obispos— cuando juntos consigamos,

día a día, y en conexión de esfuerzos, la realización de un mundo más fraterno,

más evangélicamente hermanado y feliz.

A esto nos inclina el amor de Dios. Esto se logra mediante actos concretos,

capaces de generar un clima permanente de caridad fraterna.

Ante el Día Nacional de Claridad, queremos recordar y pedimos sean tenidas en

cuenta, a la hora de Juzgar nuestra acción caritativa, estas realidades

fundamentales: Primero: Celebramos este año el décimo aniversario de la

encíclica "Pacem in Terris. La carta del Papa comienza señalando que la paz en

la Tierra, suprema aspiración de toda la Humanidad a través de la historia, es

indudable que no puede establecerse ni considerarse si no se respeta fielmente

el orden establecido por Dios. Inmediatamente detecta "el contraste que con este

orden maravilloso del mundo ofrece el desorden que reina entre los individuos y

entre los pueblos.

Lógicamente nos hacemos eco de esta aspiración y de este aviso y esperamos que

cuantos apostólicamente desarrollan su actividad en este campo de acción que

Caritas instrumenta, sepan buscar vías, trabajar, sufrir con esperanza,

construir modelos y pautas de acción para que todos y cada uno sepan y puedan

llegar al logro y realización! de estos derechos y prerrogativas que el amor de

Dios les ofrece y el excesivo egoísmo humano les quita.

El verdadero ejercicio de la caridad no puede, pues, confundirse ni mezclarse en

la creación, mantenimiento o manifestación de realidades ajenas o contrarias a

la realización de la verdad, de la Justicia, del amor y la libertad ´fundamentos

de la convivencia humana.

Esta promoción de los derechos del hombre es el verdadero camino hacia la paz.

Esta paz, profunda e integral, es fruto de la Justicia. Esta paz lleva, como

causa y como fruto, el ejercicio de la caridad, el amor mutuo universal,

responsable y sacrificado para que la realización de la Justicia produzca

situaciones estabilizadoras del equilibrio personal y social que los hombres

necesitan para su completa realización.

Reconocemos la labor de Caritas y de su acción en este sentido, pero pensamos

que queda mucho camino aún por recorrer y que el dinamismo de la institución

quedará asegurado en la medida en que cada día logre con mayor eficacia y

competencia su colaboración a estos Ideales frecuentemente postergados y hasta

traicionados con engaño y perjuicio de grandes sectores y grupos que continúan

sufriendo en demasía y soportando males e injusticias que no produjeron.

Segundo: También la doctrina de la Iglesia continúa Insistiendo en éstos últimos

años con especial urgencia en la necesidad de trabajar para la realización de la

Justicia, como fruto del amor.

Tercero: Finalmente, queremos reafirmar, en conexión con la misma doctrina, el

esfuerzo a que, en nombre de la fe y de la misma caridad, los hijos de la

Iglesia deben vivir."

 

< Volver