Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Información religiosa. 
 Monseñor Jubany intenta democratizar la archidiócesis de Barcelona  :   
 Esta mañana ha recibido los distintivos de cardenal de manos del Papa. 
 Informaciones.    07/06/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MONSEÑOR JUBANY INTENTA DEMOCRATIZAR LA ARCHIDIOCESIS DE BARCELONA

ESTA MAÑANA HA RECIBIDO LOS DISTINTIVOS DE CARDENAL DE MANOS DEL PAPA

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 7.

El estilo pastoral de quien esta mañana ha recibido de manos de Pablo VI las

insignias de su dignidad cardenalicia ;—la birreta, el solideo y el anillo— se

está reflejando paulatinamente, en la archidiócesis de Barcelona. Monseñor

Jubany —cuya recientísima acusación contra «el anticlericalismo de derechas» ha

sido subrayada aquí por diversos comentaristas— ha introducido ahora una cierta

democratización par anombrar los nuevos catorce vicarios episcopales

correspondientes a las zonas en las que, como se sabe, ha quedado distribuido el

arzobispado.

Confirmando lo apuntado en mi crónica del martes sobre las consultas que se

vienen efectuando a tales efectos, la oficina de Prensa de la archidiócesis ha

distribuido una nota en la que se resalta qué tales sondeos no solo se realizan

a nivel de sacerdotes, sino también de seglares. El cardenal de Barcelona

manifiesta así el deseo de que los vicarios reúnan ,una serie de

características, entre los que su entronque con los problemas reales de cada

zona es una de las más importantes. Por ello, a través de la referida consulta,

el arzobispo barcelonés podrá detectar las necesarias sincronizaciones entre

quienes han de gobernar y los fieles que han de recibir directamente la acción

pastoral adecuada.

Las condiciones genéricas exigidas merecen también subrayarse: «Capacidad de

diálogo y cualidades de integrador y animador pastoral, sensibilidad hacia la

problemática social de la zona y capacidad para captar los condicionamientos

colectivos que afectan a grandes conjuntos humanos, experiencia pastoral y

cierta especialización.»

El hoy erigido, oficialmente cardenal ha venido desarrollando su tarea al frente

de la Iglesia de Barcelona con prudencia y tacto, pero extremando

progresivamente un acercamiento a sectores de opinión peligrosamente

desvinculados de la Jerarquía. El prestigio de este prelado es cada vez mayor y

su sentido combinado de la moderación y el cambio ha sido ampliamente captado

entre los católicos y los no católicos de la Ciudad Condal.

Todo ello se refleja en los documentos y pastorales hechos públicos hasta la

fecha, valientes en ocasiones, siempre apoyados en la doctrina, pragmáticos y

realistas, como es propio de las gentes de esta tierra.

He aquí, pues, la nota de Prensa, exacta síntesis de la forma de proceder del

arzobispo Jubany, cardenal ya esta mañana:

«El señor arzobispo ha de proceder próxima mente al nombramiento de vicario

episcopal en cada una de las 14 zonas pastorales creadas hace unas semanas.

Los sacerdotes llamados a desempeñar este cargo habrán de ser los iniciadores de

la actividad pastoral propia de la zona pastoral en cada una de éstas. Para

realizar debidamente este servicio necesitan unas condiciones especiales,

enumeradas en la ponencia que sobre las zonas pastorales fue elaborada por el

Consejo Episcopal: Capacidad de diálogo y cualidades de integrador y animador

pastoral, sensibilidad hacia la problemática social de la zona y capacidad para

captar los condicionamientos colectivos que afectan a grandes conjuntos humanos,

experiencia pastoral y cierta especialización, según las zonas.

Para un mayor acierto en el nombramiento de estas personas, cuyo cargo tiene

Indudable importancia para cada una de las zonas y para el conjunto de la

archidiócesis, el arzobispo está realizando una consulta a todos los sacerdotes

y religiosos. Parece también conveniente —siguiendo asimismo el parecer

expresado sobre esta cuestión por el Consejo Presbiterial—que las religiosas y

los seglares intervengan, si es su deseo, en esta consulta.

Por ello, mediante este comunicado, el doctor Jubany ruega a todas las

religiosas y seglares de cada una de las zonas pastorales, que, en grupo o en

particular, a través de los Consejos pastorales arciprestales o parroquiales que

estén ya constituidos, así como por medio de entidades o grupos semejantes o

individualmente, le comuniquen mediante carta personal el nombre de los

sacerdotes que consideren más aptos para el cargo de vicario episcopal en la

zona en que estas religiosas o seglares de hecho pertenecen.

Pueden proponerse cinco nombres. Las respuestas a esta consulta pueden enviarse

a la siguiente dirección: Calle Obispo Irurita, 5. Barcelona-2. El señor

arzobispo agradece a todos esta colaboración, que ha de redundar en bien de toda

la comunidad diocesana.»

 

< Volver