Los jesuitas pasan a la acción     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LOS JESUÍTAS PASAN A LA ACCIÓN

Los jesuítas, tras la profunda transformación surgida en la Orden de San Ignacio

a raíz del Vaticano II, han pasado a la acción. Mientras el padre Arrupe,

superior general de la Compañía, declaraba ayer en Valencia: «Existen hoy

injusticias evidentes, frente a las cuales la Iglesia jerárquica no puede

permanecer en silencio, no puede tomar una postura neutral», el jesuíta

norteamericano Robert Drinan (en la foto), miembro de la Cámara de

Representantes, pedía el procesamiento de Nixon.

«Necesitamos —dijo el padre Arrupe—canales y estructuras concretas que faciliten

la unión de nuestras fuerzas en la lucha contra la injusticia, una acción

planeada y concretada». Manifestó el general de los jesuítas que «la injusticia

se encuentra encarnada en estructuras e instituciones injustas que oprimen y

esclavizan» y que. «no hay duda que para cambiar estas estructuras la acción en

el campo político es una de las más necesarias y más efectivas».

Mientras el general de la Compañía de Jesús revelaba estos propósitos de acción

en Valencia (España), en Washington un sacerdote jesuíta, representante

demócrata por Massachusetts, los ponía en práctica y pedía —como decimos— en la

Cámara de Representantes de los Estados Unidos, por primera vez, formalmente, el

proceso de destitución ,—«impeachment»— del Presidente Nixon. La razón no está

en el caso Watergate, sino en los bombardeos secretos de Camboya descubiertos

hace unos días, tras revelarse que el Pentágono había falseado deliberadamente

informes militares.

 

< Volver